Valioso empate para Irlanda

Robbie Brady Irlanda Focus

Uno suele mirar la alineación titular y los partidos previos para entender las intenciones del entrenador, y en el caso de la República de Irlanda y Martin O’Neill no fue difícil de averiguar: la única novedad no forzada del once fue la inclusión de Hoolahan, a menudo suplente a domicilio, con el objetivo de sacar un buen resultado de Zelina en la ida de la repesca contra Bosnia. Los visitantes introdujeron a su mejor jugador en la reciente victoria contra Alemania porque marcando un gol, consiguiendo perforar la portería de Begovic, sumaban doble de cara al partido de vuelta en Dublín. Hoolahan, mediapunta, es el nexo de todas las jugadas ofensivas de los irlandeses, el que conecta el primer pase del centro del campo con el área del oponente. Sin embargo, Hoolahan pasó desapercibido durante la hora que estuvo sobre el campo. Las bajas de Shane Long, O’Shea, Walters o Given implicaban más cambios en el once de O’Neill, que visitaban a una selección local que también introdujo una importante novedad de inicio: Cocalic, central o centrocampista defensivo, empezó en el doble pivote junto a Pjanic, que retrocediendo metros se quedaba muy lejos de la portería rival y del mayor peligro bosnio, el delantero Edin Dzeko.

¿Era un intento de Irlanda de sacar algo positivo de Bosnia y, por lo tanto, una alineación de los locales para intentar no recibir un gol en casa? ¿Por qué O’Neill confiaba en Hoolahan de inicio jugando lejos de Irlanda? Nada más lejos de la realidad, el combinado de Bazdarevic no tuvo rival durante todo el primer tiempo. Con Pjanic en el centro del campo y la selección de Irlanda incapaz de combinar con precisión, el balón fue de Bosnia, que a pesar de todo sólo consiguió llegar arriba gracias al juego de espaldas de Dzeko, aunque las dos ocasiones más claras las tuvo el lateral zurdo Zukanovic. Los bosnios tuvieron tiempo y espacio para manejar el balón ante la ausencia de presión rival, siendo invitados a un acercamiento hacia el área de Randolph. Irlanda, en cambio, demostró su ausencia de creatividad: Whelan no conseguía iniciar con criterio, McCarthy no es un organizador sino un apoyo y Murphy, delantero titular, no es un futbolista para jugar en velocidad sino para jugar más directo. Los irlandeses, inoperantes en ataque, aguardaban su momento.

ALINEACIONES TITULARES

Ireland vs Bosnia - Football tactics and formations

Éste llegó a falta de 8 minutos, en medio de la niebla que apenas dejó ver el segundo tiempo, cuando Brady se lanzó al ataque por la banda derecha (entró McClean por la izquierda), recortó hacia dentro para chutar con la izquierda y la puso al palo corto de Begovic. Era un 0-1 muy valioso para Irlanda, pero no fueron capaces de aguantar la última embestida bosnia, que llegó tres minutos después por obra de Edin Dzeko, rematando a placer un centro lateral. ¿Creerá Irlanda que es un buen resultado? Ciertamente lo es. Un 1-1 les da la garantía de un gol a domicilio, pero habiendo tenido la victoria a tan poco tiempo del final, queda un sabor amargo que Bosnia intentará enmendar en el Aviva Stadium el próximo lunes.

Dzeko marcó el gol del empate (Foto: Focus Images Ltd)
Dzeko marcó el gol del empate (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*