A gusto bajo asedio

Douglas_Silva_Bacelar Dnipro - Foto: Станіслав Ведмідь

Lo más probable es que, hace 10 meses, no conocieras a Douglas Silva Bacelar. Este central brasileño, titular indiscutible en el eje de la zaga del Dnipro, era uno más entre los jugadores sudamericanos que militaba en el fútbol del este y, además, gozaba de un rol residual en el conjunto ucraniano cuando lo dirigía Juande Ramos. Hasta hace un año, solamente había jugado con regularidad a lo largo de dos temporadas: con el Juventude en Serie B, en 2009, y con el Vasco Da Gama en el Brasileirao de 2012. Si seguías el fútbol brasileño, quizás conserves algún recuerdo de esa temporada en la que Vasco terminó cuarto y Douglas compartió equipo con Juninho Pernambucano y Dedé, el defensa más mediático de ese equipo. En enero de 2013 llegó el Dnipro, lo fichó y se perdió su pista hasta la llegada de Myron Markevych al banquillo del club situado a la orilla del Dniéper. Nadie podía sospechar entonces que el Dnipro jugaría una final europea y que Douglas Silva se convertiría meses después en uno de sus principales protagonistas.

Ante todo, Douglas es un central de área, corpulento y algo pesado. Sus 190 centímetros de altura intimidan a los delanteros rivales, no rehúye el choque y de hecho hasta lo disfruta. Cuanta más fricción se produzca en el área, mejor se lo pasa Douglas, que goza de más oportunidades de dominar su territorio. Cuando juega arropado, cerca de su portería, con los mediocentros pocos pasos por delante del eje de la zaga, Douglas exhibe su mejor versión. El central brasileño impone su implacable físico y tiraniza todas las batallas aéreas con su capacidad para neutralizar centros frontales y laterales. En este contexto, el ex de Vasco da Gama supone una garantía de resistencia. Este es uno de los principales motivos por los que al Dnipro no le importa sufrir cerca de su área. Varios equipos han encerrado a los ucranianos en su campo durante largas fases de distintas eliminatorias, y en estos escenarios el poderío aéreo y la contundencia de Douglas se han convertido en activos importantísimos para imponerse y desesperar al oponente. Y, en los peores días, Boyko ha firmado partidos brillantes bajo palos para evitar goleadas, como en la semifinal frente al Nápoles.

Myron Markevich Dnipro Metalist

La llegada de Markevych ha cambiado la carrera de Douglas Silva. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, el portentoso físico de Douglas también supone un arma de doble filo. Si bien es cierto que gana en las batallas que implican contacto y que domina el juego aéreo como pocos, su altura y peso merman la agilidad del central brasileño. Así pues, cuando no está protegido, cuando se le encara a campo abierto, Douglas sufre. Por un lado goza de una zancada importante, pero le cuesta arrancar y alcanzar su máxima velocidad en carrera. Además, también es vulnerable si el delantero logra arrastrarlo fuera de su posición, enviarlo a ayudar cerca de la banda u obligarlo a correr hacia su portería. Cheberyachko, su compañero en el eje de la zaga, es algo más ágil y rápido -y también más bajito- y se complementa bien con él. Pero en choques abiertos en los que el Dnipro se vuelca, la espalda ucraniana es frágil y se diluye el escenario propicio para el brillo del defensa brasileño.

Ante Ajax, Brujas y Nápoles, Douglas se comportó como uno de los mejores zagueros de la Europa League 2014-15. Se mostró contundente en su área, despejó todos los centros habidos y por haber y fue el líder de varios tramos de resistencia épica en múltiples y memorables asedios. Si la final de la Europa League se decide en un acto de resiliencia, el Dnipro estará preparado para afrontar el reto. No es favorito, ni lo era en rondas anteriores, pero no le asustará replegarse, tapar el carril central y obligar al Sevilla a jugar por fuera. Hasta intentar que los de Unai Emery se desesperen y empiecen a colgar balones al área de todas las formas posibles. Si el Dnipro provoca este escenario, generará el contexto propicio para que Douglas Silva Bacelar exhiba su mejor versión, desgaste anímicamente a los hispalenses y los ucranianos estén un poco más cerca de completar su gesta.

Foto: de portada Станіслав Ведмідь

Related posts

3 comments

Según parece ya los tiene los 25, al ser de abril.Una buena mole este tío, supongo que si el Sevilla entra por bandas, deberá entrar mediante paredes y buscando por bajo a Bacca o los hombres de Segunda línea. No creo que el factor Iborra sea una carta a jugar hoy a priori

Deja un comentario

*