Aduriz tuvo la última palabra

Aritz Aduriz of Athletic Bilbao celebrates his goal during the UEFA Europa League match at Mestalla, Valencia
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
17/03/2016

Doce minutos tardó el Valencia en igualar la eliminatoria, treinta y siete en decantarla a su favor, y setenta y cinco pasaron hasta que vieron cómo se les volvía a escapar. Parecía que el conjunto ché iba a clasificarse a los cuartos de final hasta que un gol de Aritz Aduriz en el tramo final del encuentro puso el 2-1 en el marcador. Una última vuelta de tuerca al guión de esta eliminatoria que implicaba el pase del Athletic Club de Bilbao, pues los leones habían ganado por 1-0 en la ida. No podía ser otro el verdugo del Valencia. Aduriz, que fue futbolista blanquinegro durante dos temporadas, marcó —no sin polémica— el gol decisivo. En líneas generales, este duelo español a doble partida no decepcionó. En la ida, una pelea de tú a tú en el barro; en la vuelta, un apasionado enfrentamiento que se mantuvo abierto hasta el final. Del mismo modo que el Athletic pudo haber marcado más de un gol en el primer partido, el Valencia pudo haber ampliado su ventaja en el segundo. Mas finalmente sólo pudo quedar uno.

Gary Neville se mostró satisfecho con la actuación de su equipo a pesar de la eliminación. Foto: Focus Images Ltd
Gary Neville se mostró satisfecho con la actuación de su equipo a pesar de que cayeran eliminados. Foto: Focus Images Ltd

Cuando jugando bien estás irreconocible significa que no vienes de haber firmado tus mejores actuaciones. Y eso es precisamente lo que le sucedió al Valencia en la ida de dieciseisavos ante el Rapid de Viena (partido que ganaron por un amplísimo 6-0) y en esta ocasión ante el Athletic. Los de Gary Neville llegaban a esta importante cita después de haber dejado mucho que desear el pasado fin de semana en el derbi ante el Levante, el cual perdieron por 1-0. Pero en la vuelta contra el Athletic salieron con toda la intensidad y la entrega que habían echado en falta anteriormente y su buen ritmo de juego les permitió hacerse con el partido en el primer tiempo. Alineó Neville a Álvaro Negredo y a Santi Mina arriba, puso a Rodrigo Moreno en la banda derecha, a Danilo y a Javi Fuego en el centro del campo y a André Gomes escorado a la izquierda, aunque fue José Luis Gayà el dueño y señor del carril zurdo. Y qué dueño. Y qué señor. Gayà hizo una gran labor tanto en el plano defensivo como en el ofensivo, siendo dos centros suyos clave en los dos goles de su equipo. Santi Mina —que ya lleva tres goles y tres asistencias en tan sólo dos partidos de Europa League— abrió el marcador y Aderlan Santos duplicó distancias con un formidable testarazo. A nivel colectivo, el cuadro local estuvo a la altura de las circunstancias y no se lo puso nada fácil a su rival. “Cuando llegué quería hacer del Valencia un equipo contra el que fuese difícil jugar y hoy eso es lo que hemos sido” declaró Neville en rueda de prensa. Mestalla se había venido arriba. El ambiente de las calles de la ciudad ya era caluroso de por sí, puesto que este encuentro coincidía con la festividad de las Fallas. Los aires de celebración se trasladaron al estadio aunque finalmente se diluyeron y dieron lugar a un híbrido de sensaciones entre la afición valencianista: la satisfacción fruto de cómo había jugado su equipo y la evidente decepción que suponía el caer eliminado de la única competición que podía aportar ilusión a una amarga temporada.

Foto: Focus Images Ltd
Fue el tercer partido entre el Valencia y el Athletic en menos de tres semanas. Foto: Focus Images Ltd

A Aduriz se le resistió el gol en la ida pero lo encontró en la vuelta. El delantero de 35 años consiguió anotar su trigésimo primer tanto en lo que va de temporada, el octavo gol que marca en nueve partidos de Europa League. La polémica en la jugada del gol reside en que el balón había entrado en contacto con el brazo de Susaeta —que entró en sustitución de un lesionado Iker Munían en el primer tiempo— antes de que la posesión llegara a Raúl García y de que seguidamente éste sirviera en bandeja a Aduriz. Lo intentó pero no logró responder con un gol el Valencia. En los últimos instantes de los cinco minutos de descuento, Santi Mina cayó derribado en los aledaños del área y el árbitro señaló falta a favor de los de Neville. Mientras que el estadio coreaba su nombre, Dani Parejo se disponía a efectuar el lanzamiento. Parecía un final de película, pero el disparo del ’10’ del Valencia no encontró portería y poco después el partido llegó a su fin. No fue la mejor actuación de los hombres de Ernesto Valverde, de hecho perdieron el partido, pero el pase a los cuartos de final no deja de ser un merecido premio dado que los bilbaínos están realizando una gran temporada. “Creo que hemos hecho una buena eliminatoria y el Valencia también” afirmó Valverde y después añadió: “Tenemos nuestras virtudes y nuestros defectos, pero ante todo somos un equipo competitivo”.

Foto portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*