Defour se impone a Marin y el Porto gana por las bandas

oporto003

El FC Porto ha ganado por 1-0 al Sevilla FC en la ida de los Cuartos de Final de la UEFA Europa League. La escuadra de Luís Castro se adaptó a la perfección a un Sevilla replegado, no posesivo y que cerró mal las bandas durante la primera hora de juego. El belga Steven Defour se erigió el líder del equipo abasteciendo continuamente a los hombres de banda, tanto laterales como extremos. Una situación parecida (aunque mucho menos continua) sucedió con el mediocentro Fernando en el costado izquierdo, banda por la cual llegó la asistencia de Quaresma en el tanto de Eliaquim Mangala. Esa acción, propiciada por un saque rápido de falta, le da una buena ventaja a unos dragões que pudieron ampliar el marcador utilizando siempre los mismos mecanismos.

Los primeros instantes de partido fueron una fidedigna declaración de intenciones por parte del Sevilla. El Porto de esta temporada está acostumbrado a adaptarse y a actuar de formas muy sistematizadas según qué hagan sus rivales, por lo que el partido quedaría marcado por la decisión de Emery sobre qué Sevilla desplegar (de las muchas versiones patentadas por el vasco). Daniel Carriço estuvo físicamente dispuesto y el preparador de Hondarribia le dio la titularidad en el doble pivote junto a Vicente Iborra, dejó a Ivan Rakitić en la media punta y colocó a Fernando Navarro de central por la sanción de Fazio. La pareja Iborra-Carriço –dos mediocentros puros– con Rakitić por delante se tradujo en el decepcionante renacimiento del “Sevilla del desplazamiento largo”, el más dependiente de Rakitić y el menos posesivo de todos. El Sevilla no quiso nunca tener el balón en Oporto y optó por un repliegue de dos líneas de 4 con Carlos Bacca suelto junto a Rakitić, como pasase en la recepción del Real Madrid CF hace una semana. En este caso, el Porto de Luís Castro no le imponía a los de Nervión echarse atrás. No es un equipo con clara preferencia por tener o no tener balón como sí lo es el equipo blanco. El Porto es un equipo que se adapta (con mayor o menor éxito) a sus oponentes, con lo que, con las cartas de los andaluces sobre el tapete, el conjunto blanquiazul empezó a funcionar como acostumbra en estos casos.

Al igual que en los últimos partidos ante equipos replegados, cuando Fernando recibía desde los centrales se apreciaba que los interiores Carlos Eduardo y Steven Defour estaban demasiado alejados. La intención de ambos era estar en altura para recibir y dañar en la zona entre Iborra y los centrales, pero el Porto no tolera esta premisa y sus interiores siempre tienen que retroceder cuando toca poseer. Como es habitual, Defour fue el primer interior que bajó a ayudar a Fernando y empezó a ceder el cuero a la banda derecha a sabiendas de que es improductivo buscar a Carlos Eduardo por dentro. Este circuito lleva al éxito cuando el oponente no cierra bien las bandas, y es lo que ocurrió. Marko Marin, mediapunta adaptado, estaba en la banda izquierda, y en su zona Defour contactó fácilmente con todo aquel que estuviese en ese costado (a una altura considerable). El alemán mostró más que ningún otro día que su posición natural es la de ’10’, porque no es capaz de cumplir con éxito las tareas defensivas propias de un volante. Su poca cultura defensiva quedaba evidenciada en sus mejorables retrocesos hacia campo propio, así como en los espacios que le dejaba a Danilo y a Silvestre Varela. Estos dos futbolistas, junto a Jackson Martínez (que caía al costado derecho), fueron capaces de recibir sin dificultad pases de un Defour que, incluso, se atrevía a profundizar cerca de la línea de banda (desde esa zona disparó al travesaño al borde del descanso). Alberto Moreno y Carriço no daban a basto en los constantes 4 para 2 que forzaban los dragões y no conseguían frenar sus variados ataques en esa zona. Menos aún cuando Ricardo Quaresma, conocedor de esta circunstancia, se cambiaba la banda con Varela y prolongaba su buen momento personal con centros siempre peligrosos.

Rakitic Mangala www.sevillafc.esRakitić y Mangala, protagonistas por motivos opuestos en Do Dragão. Foto: www.sevillafc.es.

El Porto se hizo con el control del partido y generó peligro con el balón casi siempre gracias al mismo circuito: Fernando-Defour-Danilo/extremo derecho. No obstante, no fue el único recurso ofensivo porque José Antonio Reyes también estuvo difuso en el repliegue. En ocasiones, mientras retrocedía, permitía conexiones entre Fernando y Quaresma, y al estar por delante de Coke y por detrás de Iborra, bloqueaba a ambos e impedía que llegasen a tiempo para evitar el centro del extremo y la ocasión de peligro. La jugada del 1-0, aunque naciese en una falta (balón parado), es el ejemplo más claro de esta situación en la banda izquierda del Sevilla, la cual supo recorrer Alex Sandro –aunque con menos trascendencia que su homólogo Danilo–. Las réplicas del “Sevilla del desplazamiento largo y del doble mediocentro” eran escasas y fallidas. La disposición táctica y el estilo inherentes a esta versión del equipo necesitan de un Rakitić preciso, porque todo el ataque gira en torno a sus balones aéreos. El croata, envuelto en una nube de rumores sobre su futuro, estuvo especialmente difuso en la noche portuguesa. No acertó ningún desplazamiento largo de los pocos que dio y eso provocó que los únicos argumentos ofensivos del Sevilla fuesen el escaso balón parado y el juego directo sobre Carlos Bacca (neutralizado por un muy buen Mangala). A la hora de partido, Emery cambió el esquema y cambió el cierre de bandas. Marin e Iborra entraron por Diogo Figueiras y Kévin Gameiro. El 4-4-2 tenía a Carriço en el perfil izquierdo del doble pivote, con lo que Rakitić, a su altura por el doble ‘9’, se ofrecía a los centrales y se quedaba atrapado como en los peores momentos del Sevilla de esta temporada, en los que fue incluso colista de La Liga. No se dio el mecanismo del “Rakitić lateral” en salida y no hubo generación de peligro, pero al menos el cierre de bandas mejoró.

Luís Castro, que había introducido poco antes a Juan Quintero, cambió el esquema de su equipo y pasó a presionar con él y con Jackson, dejando dos líneas de 4 vigilantes por detrás, ya poco interesadas en presionar por el minuto y el resultado. Los colombianos se echaban encima de un Rakitić desorientado, y los balones largos enviados por él y por Carriço eran siempre ganados por el Porto. La entrada de Víctor Machín por Reyes no solo hizo que siguiese mejorando el cierre de bandas (Quaresma y Varela decayeron en el tramo final de partido), sino que fomentó que hubiese algo de presión a Fernando y a los laterales en la salida de balón blanquiazul. El mediocentro, que no lleva nada bien la presión, tuvo pérdidas de las que nacieron infértiles y deficientes transiciones del Sevilla. Lo más positivo que sacó el conjunto de Emery de esta circunstancia fue la expulsión del brasileño, pues es el único ‘5’ puro de la plantilla y se va a perder –al igual que Jackson por acumulación de amarillas– la vuelta en el Ramón Sánchez-Pizjuán. La diferencia en el marcador es escasa y los defectos de los sevillistas parecen localizables. Se prevé una vuelta abierta y emocionante en la capital de Andalucía.

Foto de portada: www.sevillafc.es.

Related posts

3 comments

La baja de Fernando es muy sensible, tuve la oportunidad de viajar para visualizar el cotejo y además de todo lo que apuntas, me pareció que Mangala va muy sobrado; tanto que en una jugada se quiso adornar, se la robaron y casi se convierte en fallo catastrófico de no ser el balón enviado a córner. Lo seguí durante todo el partido y además de gol, es una barbaridad como gana en los balones altos y como anuló a Bacca anticipándose siempre. También defendió de forma excelente el juego a las espaldas de Alex Sandro, y el auxilio continuo al mexicano Reyes. Fue un espectáculo!!!

El duelo de 9 colombianos fue empate, Bacca anulado y un Jackson que solo pudo pivotear y girarse en dos ocasiones en todo el encuentro.

Saludos David!!

Es interesante esto que comentas. A mí Fernando esta temporada no me ha transmitido buenas sensaciones. Lo comentaba en la previa: noto que es fácil saturarlo, que bascula demasiado y que con balón hace casi siempre las mismas cosas una y otra vez. Pero aunque no esté bien, tácticamente es una pieza clave y no va a ser fácil sustituirlo (no hay más ‘5’ puros en el primer equipo).

En lo del empate Bacca-Jackson estoy de acuerdo. En lo de Mangala, casi. Comento que anula a Bacca en el texto, pero su solvencia defensiva es cuestionable a veces por ese exceso de confianza, digamos. En esa acción que mencionas creo que es Diego Reyes el que le salva yendo a corregir. No lo puse en el texto porque en el resultado no influyó en el resultado (el Sevilla exigió poco a la zaga), pero en Europa Estación Central Carlos Rosende hizo bastante hincapié con esto, y con razón. Las ayudas a Alex Sandro y a Danilo, por lo que he visto para documentarme de cara al duelo, es un poco variable. Suele hacerlas, pero a veces no las hace. Bien sea porque no sale o porque los laterales, asimétricos, se quedan a diferentes alturas.

¡Un saludo, Nicolás!

Estoy muy de acuerdo en el tema Fernando, pasó de ser el jugador clave a un rol secundario, pero aún así, su juego táctico es irreemplazable.

Hace un tiempo -Fonseca era el entrenador- fui a ver al Porto desde mi lugar de residencia (A Coruña), específicamente a disfrutar de Mangala, y no jugó en aquel 1-1 ante Nacional de Madeira… Esta vez no solo jugó sino que también me hizo feliz, creo que sus laterales lo hacen aún mejor; quizás si jugase en un equipo con dos laterales solventes y disciplinados, sería un central muy correcto y fiable, pero no destacaría constantemente…

Saludos!!!!

Deja un comentario

*