Una victoria agridulce a pesar de la exhibición de Williams

Stephan Auer of Rapid Vienna and Inaki Williams of Athletic Bilbao during the UEFA Europa League match at Allianz Stadion, Vienna
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
08/12/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-PUC-161208-0094.jpg

A pesar de la superioridad local, plasmada en el fútbol exhibido sobre el terreno de juego y a la postre también en el marcador, el APOEL llegó tres veces al área del Athletic y le bastó para marcar dos goles y obligar a Gorka Iraizoz a firmar una parada antológica para evitar otro. El tanto de Gianniotas en el minuto 89 deja un regusto agridulce en el paladar de la hinchada de San Mamés, que vibró con una emocionante remontada de los Leones pero que casi se atraganta en el descuento. El encomiable desempeño de los locales careció de la pegada necesaria para transformar un porcentaje más significativo de ocasiones, lo que resulta particularmente frustrante dadas las facilidades concedidas en la línea defensiva. En un contexto en el que prima el control de los detalles, el Athletic cedió dos dolorosas dianas en casa mitigadas por la victoria parcial. Las celebró el APOEL, que priorizó la calidad de sus jugadas de peligro a la abundancia de las mismas, aunque asimismo caerán en el olvido si los vascos superan el cruce.

Athletic 3 (Merkis pp. 38′, Aduriz 61′, Williams 72′)
APOEL 2 (Efrem 36′, Gianniotas 89′)

Athletic vs APOEL - Football tactics and formations

El 3-2 resulta más amargo por la sensación de que el Athletic podría haber cerrado la eliminatoria que por su significado puramente objetivo. Los de Valverde generaron muchísimas ocasiones de gol, con Muniain desatado para jugar entre líneas y una sobresaliente actuación de Iñaki Williams desequilibrando por la banda derecha. El extremo rojiblanco castigó sin piedad a su par. Nicholas Ioannou, lateral izquierdo formado en la cantera del Manchester United durante ocho años de su carrera, vivió una pesadilla ante la potencia del extremo local, mucho más poderoso que él en carrera. Cada vez que se medían en velocidad, Williams ganaba la línea de fondo y disponía de una buena ubicación para poner un centro peligroso al área. Entre el desnivelado duelo individual en esta banda y el juego interior de Muniain, que partía desde el flanco zurdo pero ejercía de facto de mediapunta, el Athletic encontró constantemente los resquicios en el muro chipriota.

Sin embargo, el Athletic merodeó el área de Waterman durante muchos minutos pero sin abrir la lata. El arquero neerlandés detuvo un centro de Raúl García que se envenenó tras un desvío en un zaguero, Muniain perdonó en un cabezazo cercano y en reiteradas ocasiones apareció el gigantón Yambéré para poner cualquier parte de su cuerpo para despejar los centros y disparos rojiblancos. El eje central de la zaga se sintió seguro cerca de Waterman y en la primera oportunidad en la que el APOEL pudo correr, Vinicius encontró a Efrem a la espalda de De Marcos y el ‘7’ adelantó al campeón chipriota con una definición preciosa al segundo palo.

Valverde. Foto: Focus Images Ltd.
Ernesto Valverde. Foto: Focus Images Ltd.

El 0-1 enmudeció a San Mamés, pero la victoria visitante apenas se mantuvo en el marcador durante un par de jugadas. La reacción del Athletic fue inmediata, gestada en una combinación en la banda derecha entre Muniain e Iñaki Williams y culminada por un disparo de Balenziaga desviado por Merkis al fondo de la red. El empate calmó los ánimos del Athletic, que salió con mayor temple en el segundo tiempo, convencido de que el susto ya había pasado, y sometió con incluso mayor claridad al APOEL. El Athletic movió mejor la pelota, se instaló aún más arriba, recuperó cerca del área de Waterman y generó más ocasiones de gol. Ahogó al APOEL hasta que encontró el 2-1, originado en una pérdida incomprensible de Yambéré en la frontal del área.

Con este error, el mejor defensa del APOEL se desmoralizó y el APOEL fue incluso más frágil. El elenco chipriota se derrumbó anímicamente y el Athletic aprovechó su momento para destrozar al adversario mediante el poderío físico de Iñaki Williams, que cabeceó al fondo de la red un centro de Raúl García. Tal era el empuje rojiblanco que Thomas Christiansen introdujo a un tercer central a falta de un cuarto de hora para el final. El mensaje era cristalino: el APOEL quería sumar un nuevo efectivo en su área para mantener un resultado que todavía le permitía soñar con la remontada bajo el rescoldo de su afición. Lo que no se podía esperar Christiansen era que Gianniotas tiraría una pared tan rápida como perfecta en el minuto 89 para superar a toda la defensa del Athletic en dos toques y anotar el 3-2 que mantiene viva la incertidumbre hasta el partido de vuelta.

Ike Munian of Athletic Bilbao during the La Liga match at Mestalla, Valencia Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 28/02/2016
Iker Muniain jugó un buen partido jugando entre líneas. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*