El Athletic salva su match ball

Aritz Aduriz se perderá la vuelta si es amonestado. Foto: Focus Images Ltd.

El Athletic salvó su match ball ante el Östersunds. El conjunto vizcaíno logró una sufrida victoria por la mínima ante el conjunto sueco que le permite seguir vivo en la competición. Su mérito residió principalmente en que lograron llevar el partido a su terreno. Al contrario que en la ida, en San Mamés se jugó a lo que ellos quisieron. Y ahí, como era lo más probable, se impusieron. Aunque el cuadro visitante vendió cara su piel.

Las ausencias de Iker Muniain y Beñat limitaron mucho las opciones de Ziganda de optar por un juego más raseado y elaborado. Entre que las urgencias por ganar apremiaban y que sus futbolistas más delicados estaban de baja, Kuko decidió apostar por el camino clásico que ha supuesto la identidad de este equipo en los últimos años. El Athletic que saltó ayer a La Catedral fue ese equipo que juega a un ritmo altísimo y que hace del balón lateral su principal recurso ofensivo.

San Mames asistió a la primera victoria de la temporada de su equipo. Foto: Guillermo Valverde/Todos los derechos reservados
San Mames asistió a la primera victoria de la temporada de su equipo. Foto: Guillermo Valverde/Todos los derechos reservados

Quizá Potter se temía una presión mucho más agresiva que en Suecia, y por eso alineó esta vez tres centrales. Lo cierto es que el Östersunds tuvo más problemas para desplegarse en campo contrario que en la ida. El Athletic mordía y la sensación es que con su cambio de sistema estaban algo desnaturalizados (al comienzo de la segunda parte, volverían al 4-3-3 de la ida). El delicioso Brwa Nouri no se sintió tan cómodo para dirigir el juego de su equipo, aunque cuando el balón le llegaba a los exuberantes Sema y a Gero, se sentía el peligro. Unai Nuñez, fantástico yendo a las anticipaciones, supo lidiar bien con ellos y conseguir que la cosa no fuera mayores.

El Athletic logró encerrar al Östersunds contra la portería de Keita y convirtió el encuentro en un bombardeo de centros. Un gran Córdoba en la izquierda e Iñaki Williams por el sector derecho lograron volcar el campo hacia la meta rival. Sin embargo, el conjunto sueco supo sobrevivir bien. Los tres centrales del Östersunds conseguían mantener todo lo a raya que se puede mantener a Raúl García y a Aduriz cuando el balón vuela. La impresión fue que este conjunto sueco no es un equipo unidimensional, y que cuando no consigue dominar el partido también es capaz de competir. En una jugada algo fortuita, Aduriz cazó un rechace y mediante un brinco espectacular sin apenas carrerilla consiguió meterlo de un cabezazo en la portería rival, logrando el tanto que a la postre les dio la victoria. De esta forma, consiguió que su equipo siguiera con vida en la competición y apretó mucho más un grupo J que se pone apasionante. Los cuatro equipos en 3 puntos.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*