Motivos de un sentimiento

Diego Costa of Atletico Madrid (2nd right)  celebrates scoring their first goal to make it Atletico Madrid 1 Arsenal 0 during the UEFA Europa League Semi-Final match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
03/05/2018

El Atlético avanzó hasta su quinta final europea de la etapa Simeone (dos de Liga de Campeones, dos de Europa League y una de Supercopa), y lo hizo rescatando para el presente todo lo bueno de la obra pasada del ‘Cholo’: orden, adrenalina y eficacia en las áreas. Con una energía desbordante, espoleados por el mejor Diego Costa de la temporada y sostenidos por una afición entregada por completo a la causa rojiblanca, los colchoneros redujeron a la mínima expresión a un Arsenal incapaz de disparar dos vez entre los tres palos durante los 90 minutos de juego. El Atlético no mostró fisuras, protegió a Oblak, eligió por dónde quiso ser atacado, repelió cada una de las previsibles acometidas inglesas y tuvo claro desde el inicio cómo, dónde y cuándo hacer daño al contrario. Sin balón, los hombres de Arsène Wenger padecieron las perennes arrancadas de Griezmann y Costa, dos estiletes en el ataque madrileño. La sociedad formada por los dos puntas funcionó a las mil maravillas: la inteligencia del delantero galo le dio sentido a cada salida al espacio y el hispanobrasileño martilleó sin descanso a un Arsenal superado por las elevadas pulsaciones locales. La derrota es cruda para los gunners: Wenger dice adiós para siempre a su aventura europea con la entidad londinense, y lo hace estrellándose contra su opuesto. Este Atlético pétreo, organizado, fiable y exuberante en las inmediaciones de las dos porterías sí sabe vivir sobre el alambre. Así entiende el fútbol.

Costa pronto se convirtió en principio y final para sus compañeros, sabedores del buen hacer del ‘9’ contra el Arsenal, a quien ya había atormentado en el pasado cuando vestía la camiseta azul del Chelsea. La prematura lesión de Koscielny privó a los aficionados neutrales de observar un duelo particular entre el día y la noche, aunque el central francés sería reemplazado por Chambers y la batalla entre el inexperto defensa inglés, secundado por Mustafi, y los hombres de ataque rojiblancos satisfaría a los paladares más exigentes. Porque ninguno se achicó, todo lo contrario: los zagueros gunners supieron convivir con la tortura. En defensa, los londinenses resistieron como pudieron la temporada de huracanes colchoneros; en ataque, el equipo directamente no estuvo a la altura de las circunstancias. Özil, Welbeck, Wilshere, Lacazette… ninguno supo salirse del camino previsto por Simeone. Aunque el partido hubiese durado una hora más, nadie habría apostado por un gol visitante.

Diego Costa of Atletico Madrid (left) celebrates scoring their first goal to make it Atletico Madrid 1 Arsenal 0 during the UEFA Europa League Semi-Final match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 03/05/2018
Diego Costa, protagonista del partido en el Wanda Metropolitano (Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd).

El Atlético atrae a su presa y la deja maniobrar a su antojo, haciéndole ver que está jugando cómoda cuando en realidad está siendo manejada como una marioneta. Es un arte disfrutable cuando la solvencia defensiva se equilibra con el talento ofensivo del que dispone esta plantilla. Anoche, el balance entre proteger la mínima ventaja adquirida en Londres y buscar un premio superior en la portería defendida por Ospina resultó perfecto.

Atlético de Madrid 1 (Diego Costa 45+2′)
Arsenal 0

Atletico de Madrid vs Arsenal - Football tactics and formations

El Arsenal se hartó de jugar en horizontal. Xhaka para Wilshere, Wilshere para Ramsey, Ramsey para Özil. Hasta ahí. Y de nuevo vuelta a empezar de Özil a Ramsey, de Ramsey a Wilshere y de Wilshere a Xhaka. Un dominio mentiroso por estéril e infértil. Los gunners intentaban agilizar sus posesiones pero las mismas acababan con regularidad en los pies de Bellerín y Monreal, incorporados al ataque por los dos carriles. Los laterales insistieron una y otra vez con envíos al corazón del área, defendidos sin apuros por Giménez y Godín, una pareja de titanes en el juego aéreo. Wenger no lo veía claro desde el banquillo, pero sus jugadores no se salían del librillo: combinar por dentro y acabar por fuera. El Atlético no permitió ni un solo pase interior comprometido. La actividad inglesa alrededor del área se topó con el rigor de Gabi al corte y la contundencia de Godín en el cuerpo a cuerpo. El uruguayo ha completado una eliminatoria de matrícula de honor: asumió el liderazgo del equipo de Simeone en el Emirates, en una situación límite, y de nuevo se erigió como el líder de la zaga en el Metropolitano.

Arsenal manager Arsene Wenger during the UEFA Europa League Semi-Final match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 03/05/2018
Arsène Wenger, técnico del Arsenal, en el Wanda Metropolitano (Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd).

Fiable atrás, el Atlético aprovechó ese extra de confianza para dar un paso al frente: un par de acciones a balón parado y sendos disparos desde la frontal activaron a la caballería madrileña. En uno de esos arreones, Thomas encontró a Griezmann y el francés localizó a Costa en el segundo palo, quien batió a Ospina sin pensárselo dos veces. Diego le ganó medio metro a Bellerín a escasos cinco pasos del guardameta colombiano, y no malgastó una oportunidad de oro. Su zapatazo se coló por encima del arquero cafetero para desesperación de un Arsenal sabedor de la facilidad del rival para manejarse en este tipo de contextos: marcadores cortos, combate en la medular y pocas ocasiones de gol claras en ambas porterías.

El tanto llenó de energía al representante español. Pletórico, el Atlético arrancó el segundo tiempo subiendo la altura de todas sus líneas. El bloque presionó, robó y nutrió de balones al omnipresente Diego Costa. Fácil de decir, pero no tanto de implementar ante un equipo plagado de buenos peloteros como el Arsenal. La medida funcionó de inmediato y atascó todavía más al centro del campo londinense. Tratando de zafarse de ese dominio territorial y, al mismo tiempo, de buscar nuevas soluciones, Xhaka puntualmente probó fortuna desde lejos, pero su disparo fue detenido por Oblak sin apuros.

El golpeo del suizo abrió una recta final del partido en la que Torres tendría en sus botas el 2-0. Le faltó puntería. Y nada más. El Arsenal murió preso de su propia incapacidad y de la suficiencia atlética, dos obstáculos imposibles de superar para Wenger y compañía. «Las historias las hacen estos partidos, y los estadios ganan fortaleza a partir de triunfos importantes, y este lo fue», comentó Simeone al término de la contienda. El técnico colchonero, castigado por su expulsión en el Emirates, celebró el pase a la final de Lyon agitando una bufanda rojiblanca en un palco VIP del Metropolitano. La imagen, icónica, servirá para comenzar a dotar de identidad a un recinto sin historia, huérfano de las grandes noches vividas en el Calderón. La semilla de una nueva era sostenida por el mismo sentimiento.

Héctor Bellerín of Arsenal is distraught following their defeat by Atletico Madrid pictured ahead of the UEFA Europa League Semi-Final match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 03/05/2018
Héctor Bellerín, la imagen de la frustración en el Arsenal (Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Muy buen artículo. Pero a mí los primeros 20 minutos del Atleti no me gustaron. Hubo un par de pseudo sustos y un poco de desorden (me pareció que incluso en la presión), el resto del partido sí que estuvieron casi perfectos, sólidos y, como bien has dicho, sin olvidar el ataque…que muchas veces lo echamos de menos. Quizá sea que yo esperaba los primeros 15 minutos de otros partidos europeos del Atleti en casa en los que sale a comerse al rival y a asediarlo…
Por otro lado, en la prensa se ha hablado mucho del ambiente de anoche en el Wanda, dicen que era muy parecido al que solía haber en el Calderón…no me lo creo del todo…ojalá sea verdad…yo todavía no he ido al Wanda pero, desde luego, por la tele el ambiente que se intuye es muy diferente a lo que se percibía del Calderón…habrá que ir al campo a comprobarlo…

El Arsenal no solo necesita un tecnico mas moderno en cuanto tactica y estrategia, tambien en cuanto a motivación. Ademas, si se quisieran hacer las cosas bien y empezar a volver a ser un equipo de elite, deberia deshacerse de practicamente 3/4 partes del plantel, que ayer, en una noche importante para el equipo, deambulo durante casi todo el partido. La gran mayoria de los jugadores del Arsenal son mediocres por mas que muchos quieran hacer creer lo contrario (veo casi todos los partidos del arsenal desde 1998) por lo que por mas que traigan al mejor D.T. del mundo, dificilmente puedan mejorar mucho lo que ya hacen, ademas de que varios jugadores ya estan acostumbrados a esta forma displicente de jugar y dificilmente puedan cambiar.

Rosende, ¿crees que el Arsenal, con un nuevo entrenador que les de un poco de vida, pueden volver a ser top-4? Yo, incluso con eso, tengo algunas dudas. Les veo de alguna forma en un bucle del que no terminan de salir, y cada día los de arriba son mejores.

Deja un comentario

*