Banega para Gameiro

Head coach, Unai Emery pictured during Sevilla training ahead of the Europa League final at St. Jakob-Park, Basel
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
17/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-FEI-160517-0137.jpg

Nada es casual en el recorrido del Sevilla hasta su tercera final consecutiva de la Europa League. Muchas son las razones que se podrían presentar para explicar el porqué de este logro del conjunto hispalense, empezando por el acierto de la dirección deportiva dirigida por Monchi, siguiendo por el trabajo táctico de Unai Emery o las virtudes de futbolistas como Grzegorz Krychowiak o Vitolo.

Pero existen dos nombres que seguramente han ocupado muchas horas entre los responsables del Liverpool dedicados a analizar al rival y observar videos suyos. Dos futbolistas que deben preocupar sobremanera a Jürgen Klopp por dos motivos. Primero, por su propio talento. Segundo, por la sensación de inestabilidad que puede transmitir en algunos momentos en la parcela del campo que ocupan esos futbolistas (ese duelo con Kolo Touré). Son Éver Banega y Kevin Gameiro. Cuesta imaginar un Liverpool triunfador en Basilea si no limita la influencia de Banega en el juego y las incursiones de Gameiro en el área.

 

El curso de Gameiro está siendo descomunal. Su regularidad (28 goles entre todas las competiciones) no está exenta de otro atributo muy valioso: apariciones en momentos decisivos. Así es como Kevin ha hecho olvidar a un ariete de la talla de Carlos Bacca. De ese modo, el internacional francés (no incluido entre los 23 de Deschamps) se ha unido a una gran nómina de puntas que marcaron diferencias -y goles- en el Sevilla de la última década: Frédéric Kanouté, Luis Fabiano, Álvaro Negredo, Carlos Bacca o el propio Kevin Gameiro.

Fue precisamente la venta de Negredo al Manchester City lo que propició una decisión por parte del área deportiva que comanda Monchi: invertir 15 millones de euros en dos delanteros (en lugar de firmar un ‘9’ de 15 M €). Así llegó un suplente del Paris Saint-Germain (a la sombra de Zlatan) y un colombiano del Brujas. Así comenzó a triunfar Bacca en el Sevilla. Y así llegó la oportunidad de Gameiro para afianzarse como titular cuando el club traspasó al Milan a Bacca, condicionado también por el decepcionante rendimiento de Fernando Llorente procedente de la Juventus de Turín.

Gameiro, que no ha fallado, está firmando el mejor año de su carrera profesional. Sin levantar la voz, sin que su repercusión mediática sea grande, sin que Deschamps le entregue un papel importante. Un gol decisivo en Basilea sería la guinda a un notable año.

No estará solo en esta aventura. La vida del ‘9’ es más fácil cuando tienes la seguridad de disponer de la capacidad pasadora de un mediapunta con el talento de Éver Banega. Aunque corras y te desmarques sin seguir con tus ojos el balón, sabes que Éver encontrará la rendija para colar el esférico entre los defensas y tu cuerpo.

Es más fácil imaginar a un Sevilla campeón en Basilea si surge la conexión. Ese “Banega para Gameiro…”

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*