Coentrao contra el toque de Praet y el esfuerzo de Okaka

Gol Anderlecht

Leonardo Jardim alineó a seis defensores en el debut del Mónaco en la Europa League. Sorprendió el preparador portugués con un once bastante conservador en el que costaba colocar las piezas antes del inicio del encuentro, con Moutinho y Coentrao de inicio como grandes novedades. Fue precisamente el jugador cedido por el Real Madrid el que desempeñó un rol más desconcertante y al mismo tiempo interesante, pues fue una de las múltiples pruebas de Jardim en el Constant Vanden Stock: actuó de extremo izquierdo, como en sus primeros pasos en el profesionalismo.

Coentrao donde empezó

Así pues, Jardim volvió a apostar por Fabinho como mediocentro ante la baja de Toulalan y dotó a la banda izquierda de un carácter más defensivo con Elderson como lateral y Fabio Coentrao situado unos metros por delante en su primera titularidad desde que se incorporó a la disciplina monegasca. Pese a lo extraño que se hace ver a la flamante incorporación del Monaco en esa demarcación, terminó siendo uno de los futbolistas más destacados de su equipo porque participó en el juego y demostró que su zurda le permite poner buenos centros para sus compañeros, lo que inquietó a Proto en varias ocasiones. Además, el Monaco también agradeció el regreso de Joao Moutinho, sobre todo en la primera mitad, cuando le duró el combustible. El centrocampista portugués mejoró a los de Jardim en la base de la jugada y aportó criterio en una zona donde en las últimas semanas el equipo ha ido algo corto de calidad.

Cuando Tielemans y Praet se juntan

Sin embargo, el partido lo controló el Anderlecht, que durante más minutos dominó la pelota, la hizo circular con mayor fluidez y generó más oportunidades para marcar en las distintas fases del encuentro. Tielemans y sobre todo Praet escondieron el balón con inteligencia, lo movieron con criterio y a menudo esperaron a que se le acercaran los rivales para atraer su atención para luego soltar el esférico a tiempo y dejar así a un compañero solo. Praet se mostró especialmente participativo pese a partir desde uno de los flancos (primero en la izquierda, luego en la derecha) y participó en el gol que abrió la lata, pues puso un balón perfecto para Gillet, que remató completamente solo en el segundo poste. Es una temporada importante para el joven belga, que sonó a finales del mercado como un posible sustituto de De Bruyne en el Wolfsburgo, y tiene en la Eurocopa que se asoma en el horizonte una motivación extra si completa una campaña extraordinaria en el Anderlecht.

El esfuerzo de Okaka

Mención especial también merece la actuación de Okaka como delantero centro, en solitario. El ariete italiano colaboró indirectamente en el gol de su equipo con un desmarque que arrastró al lateral zurdo Elderson y liberó la zona donde remató Gillet, y también se impuso en a los dos centrales monegascos, Wallace y Raggi, en múltiples duelos individuales. Se fajó con los zagueros contrarios, descargó con acierto de espaldas a portería y cayó a bandas, pero le faltó intimidar a Subasic y castigar algunos de los errores que cometió un dubitativo Wallace. Pese a los esfuerzos del ex de la Sampdoria, el Anderlecht no pudo llevarse los tres puntos porque Deschacht resbaló en una acción desafortunada que dejó solo a Bernardo Silva, que asistió a El Shaarawy en una jugada que terminó definiendo Lacina Traoré después de varios rebotes. Anderlecht y Monaco empataron en el debut, pero dejaron destellos de calidad e insinuaron detalles que pueden resultar relevantes a medida que avance la temporada.

Okaka Anderlecht www.rsca.be
Okaka.
Fotografías: www.rsca.be

Related posts

Deja un comentario

*