Welbeck rescata al Arsenal en Moscú

Danny Welbeck of Arsenal warming up before the Third Round FA Cup match at the City Ground, Nottingham
Picture by James Wilson/Focus Images Ltd 07522 978714??
07/01/2018

El Arsenal se clasificó para su primera semifinal europea en nueve años al dejar en la cuneta a un correoso CSKA de Moscú. El conjunto ruso creyó en sus posibilidades con el paso de los minutos, perseveró y fue superior al representante inglés durante una hora y cuarto de juego, pero acabó sucumbiendo en la recta final de un choque marcado por el oportunismo de Danny Welbeck, el salvavidas de Arsène Wenger. En el VEB Arena, los gunners mostraron muchas de sus tradicionales carencias cuando no poseen la pelota: la falta de tensión defensiva en las marcas, continuos errores en el posicionamiento de su retaguardia y la recurrente dificultad para mantener la compostura cuando el rival aprieta. Si la situación se torna peliaguda, los jugadores pierden el norte, y desde el banquillo tampoco se encuentran respuestas para despejar el camino. Se fía todo a la calidad individual, vía que en ocasiones es suficiente para salir a flote, porque talento tiene, y mucho, el conjunto del norte de Londres. Así ocurrió en Moscú, donde el Arsenal se empeñó en caminar sobre la cuerda floja y acabó saliendo ileso de un momento crítico que podría haber tenido consecuencias severas para su entrenador. La renqueante espalda de Wenger no hubiese soportado otro varapalo humillante ante un oponente inferior sobre el papel.

CSKA de Moscú 2 (Chalov 39′, Nababkin 50′)
Arsenal 2 (Welbeck 75′, Ramsey 90′)

CSKA de Moscu vs Arsenal - Football tactics and formations

El choque arrancó como deseaba el Arsenal, con más ruido en la grada que sobre el césped. El CSKA llevó la manija del partido pero no encontró la manera de meterle mano a un rival cómodo jugando a contracorriente. Tan solo la velocidad de Ahmed Musa ponía en aprietos a la zaga inglesa hasta que se produjo uno de esos errores tan característicos del equipo británico: un fallo coral en el que todos y cada uno de los futbolistas que intervienen en la jugada se encuentran fuera de posición o toman malas decisiones. Nada especialmente sorprendente si uno recurre a la hemeroteca. En el 39′, Héctor Bellerín llegó tarde a cerrar su banda y Konstantin Kuchaev lo aprovechó para colocar un centro arqueado al segundo palo, buscando la aparición por sorpresa de Kirill Nababkin. El carrilero derecho local superó en el salto a Nacho Monreal y cabeceó a la derecha de Petr Cech. Carente de reflejos para despejar la pelota, el veterano guardameta checo se sacó de encima el esférico como pudo, rifándolo dentro de su propia área pequeña. Y por allí apareció el más listo de la clase, Fedor Chalov, favorecido por la inoperancia de Shkodran Mustafi, para meter a su equipo en la eliminatoria.

Arsène Wenger: «El CSKA hizo latir mi corazón más rápido de lo que esperaba».

El tanto animó al CSKA y castigó la apatía gunner. Jack Wilshere no marcaba diferencias con el balón en los pies, Mesut Özil apenas pesaba en campo contrario, Alexander Lacazette vivía aislado en la delantera y Danny Welbeck se mostraba errático en la toma de decisiones cuando lograba profundizar por la banda izquierda. Ese fue el pobre bagaje visitante hasta el descanso, al que se llegó sin un solo disparo de los visitantes a portería. Minutos antes, el mediocentro croata Kristijan Bistrovic había estado a punto de subir el 2-0 al marcador al enviar unos metros desviado un potente zapatazo desde la frontal. Un mal presagio de cómo se iniciaría el segundo tiempo, pues a las primeras de cambio Aleksandr Golovin, la individualidad más destacada en el equipo dirigido por Viktor Goncharenko, probó fortuna desde 35 metros; el desvío de su remate desembocaría en el segundo gol de la noche. Cech no tuvo en cuenta la posición de Nababkin a la hora de rechazar el esférico y le brindó la oportunidad de colocar al CSKA a las puertas de la clasificación.

El Arsenal se había caído a la lona y Wenger trató de reactivarlo retrasando la posición de Mohamed Elneny en fase defensiva. El mediocentro egipcio se colocó como tercer central, formando así una línea de cinco zagueros para contener las acometidas rusas. Con balón, el ex del Basilea se incorporaba de nuevo al medio del campo. La medida no frenó la sangría, porque Golovin estuvo a punto de anotar el tercero de libre directo y Sergei Ignashevich también dispuso de una buena oportunidad golpeando desde lejos, pero ninguno de los dos disparos superó a Cech. Abandonado a su suerte, el aspirante inglés tiró de anarquía hasta que brotó de la nada la semilla del talento individual. Welbeck encaró a su par en una acción ofensiva aislada, se apoyó en el propio Elneny, que había acompañado la jugada hasta el balcón del área, y éste le devolvió de primeras una pelota medida entre los centrales moscovitas. El delantero de Manchester se plantó delante de Akinfeev para perforar la meta del CSKA y reducir a cenizas el sueño de la remontada.

De golpe, el castillo de naipes construido por los rusos se había derrumbado. Posteriormente, Ramsey aprovecharía el KO local para culminar la reacción gunner en un contragolpe de manual (2-2). El Arsenal de anoche fue el Arsenal de siempre, para lo bueno y para lo malo; ¿le bastará para llegar a la final de Lyon? Pronto saldremos de dudas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Otra casi remontada, vaya semana más extraña las eliminatorias que parecían cerradas en el partido de ida han resultado ser muy emocionantes con partidos que no han sido meros trámites.
Sobre la preguntas que lanzas de si llegara a Lyon, me cuesta verlos pero…. Esto cambia en días, equipos en principio eliminados como el Salzburgo estarán en el bombo

Deja un comentario

*