De Europa a la desaparición

Murska Sobota se queda sin su principal equipo (Foto: Janos Korom Dr)

El año pasado el Mura 05 esloveno completó una de las historias más llamativas de las previas europeas de verano. El club de Murska Sobota, una localidad de menos de 12.000 habitantes, se quedó a una sola ronda de la fase de grupos de la Europa League. Lo más sorprendente, no obstante, fue que lo hizo en una situación institucional muy delicada. Sin los que demostraron ser los futbolistas de mayor potencial el año anterior (Rep y Lotric, por ejemplo) y a menudo con convocatorias de circunstancias. El entrenador Simudza, con el que habían alcanzado la tercera posición en liga, también había abandonado la institución.

Además, fue una aventura europea plagada de anécdotas y contratiempos. En la primera ronda el Mura tuvo que enfrentarse al FC Bakú de Azerbaiyán. Un equipo donde jugaba una leyenda como Maris Verpakovskis y un par de futbolistas con pasado en la liga eslovena como Juninho o Leon Horvat, ambos ex del Domzale. Sin embargo, el Mura no completó la ruta adecuada para ir a Bakú. Viajó hacia Zagreb para volar desde allí hacia la capital de Azerbaiyán, pero luego se dieron cuenta que el vuelo que debían coger salía desde Ljubljana. Tuvieron que viajar hasta Turquía para finalmente llegar a su destino. Allí jugaron con la segunda equipación de su rival. Sólo habían viajado con los uniformes de locales y al no aceptarlos el árbitro tuvieron que buscar una alternativa.

 

Empataron a cero en el partido de ida y el Mura se impuso en la vuelta por 2-0, con goles de Eterovic y Fajic, su pareja de delanteros. En la siguiente ronda esperaba el CSKA de Sofía, otro rival de un nivel similar pero a priori algo mejor. El Mura sacó un empate sin goles del partido de ida, en Eslovenia, pese a jugar durante más de la mitad del partido con uno menos. En el partido de vuelta, cuando parecía que el 1-0 daría el pase a los búlgaros, Fajic empató el partido en el minuto 76. Ese tanto en Bulgaria clasificó al Mura para la tercera ronda previa, mejorando así el registro del Olimpija de Ljubljana, que había caído ante el Tromso noruego en esa misma ronda.

El Arsenal de Kiev parecía el final de la aventura europea. “No estaba tan mal”, debieron de pensar los eslovenos. Al fin y al cabo, de los conjuntos eslovenos, sólo el Maribor había mejorado su actuación en competiciones europeas. Perdieron el partido de ida en Ucrania por 3-0, lo cual certificaba el final del camino. Era imposible remontar ese resultado en Murska Sobota. No obstante, una sorprendente revelación hizo que los papeles se invirtieran. El Arsenal de Kiev había alineado al defensor camerunés Eric Matoukou, que arrastraba una suspensión con el Genk en otra edición europea y que todavía no había cumplido. Su alineación supuso que el Mura pasara de perder por 3-0 a llevar un 0-3 en Kiev de cara al partido de vuelta. Precisamente Matoukou había anotado uno de los tres goles de su equipo en el partido de ida.

El Mura perdió en Murska Sobota, pero supo conservar la ventaja ganada en los despachos. El Arsenal de Kiev se adelantó a los dos minutos, pero jugó durante una hora con un futbolista menos por la expulsión de Symonenko. Pese a anotar el segundo gol a falta de media hora para el final, el Mura resistió y no encajó un tercer tanto. Ni siquiera Dominic Adiyiah, máximo goleador del Mundial sub-20 de 2009, batió al portero Drakovic, que fue uno de los héroes en la eliminatoria anterior contra el CSKA de Sofía.

Y llegó el último corte, la última eliminatoria antes de la fase de grupos. Allí estaría el Maribor, que se enfrentaba al Dinamo de Zagreb en la última ronda previa de la Champions League, por lo que tenía asegurada esa plaza en la Europa League en el peor de los casos. La Lazio no tuvo piedad y derrotó a los eslovenos por 0-2 en Maribor (el campo de Murska Sobota no reunía los mínimos exigidos por la UEFA) y los remató en Roma (3-1 final). Sin embargo, el Mura se marchó habiéndole marcado un gol a la Lazio en Roma. El afortunado fue Jure Travner, un futbolista con pasado en Watford, St. Mirren o Ludogorets.

Unas semanas más tarde el Maribor se enfrentaría a la Lazio en la fase de grupos de la Europa League. En sus dos duelos se repitió el 5-1 global favorable de los italianos. En cualquier caso, unos meses después el Maribor se volvería a alzar con la liga y con la Copa eslovena mientras que el Mura certificaba su descenso a la segunda división. La eliminación europeo hizo regresar al Mura a la realidad que lo rodeaba.

Murska Sobota se queda sin su principal equipo (Foto: Janos Korom Dr)
Murska Sobota, sin representación en la Prva Liga 2013-14 (Foto: Janos Korom Dr)

Varios de los protagonistas durante la experiencia europea fueron abandonando la inestable institución. El portero Drakovic se desvinculó de su equipo en noviembre para volver más tarde, Eterovic y Fajic firmaron por el Rudar y el Maribor en el mercado invernal y Bohar jugará con este último equipo esta temporada. Además, otro de los pilares, Marusko, ya ha confirmado que fichará por el Spartak Trnava eslovaco. Las distintas bajas fueron debilitando al equipo, desestabilizado por las deudas y los cambios de entrenador. La delicada situación institucional acabó con el equipo en la 9ª posición (de 10) y sin licencia para competir en la Prva Liga esta temporada. Tampoco podrá hacerlo en la segunda división. Ni en Tercera. Todo esto ha acabado llevando a la disolución del Mura 05, un simpático equipo que hace cerca de un año estaba sorprendiendo a Europa a base de varios episodios afortunados.

1 comments

Me encantan estos artículos tan “underground”,que me hacen mirar la clasificación de la liga eslovena y sacar mi lado más friki-fútbol jeje Una lástima el desenlace final, pero si no fuera por estas historias el fútbol no sería lo mismo.

Deja un comentario

*