De Guzmán e Insigne bastan

Insigne Napoles focus

Uno, dos y tres. Jonathan de Guzmán buscó la cámara más cercana mientras se dirigía hacia el banderín de córner. Rochat le acababa de regalar su tercer gol de la noche con un mal despeje que cayó en las piernas del internacional neerlandés. Una diana de esas que sólo hay que empujar a la red, como la segunda del partido, después de que Duván Zapata dejara en ridículo a la defensa del Young Boys con una soberbia jugada individual. Más mérito hubo en el gol que abrió la lata, poco antes del descanso. O fortuna, según se mire. Un centro desde fuera del área -o un disparo, según se mire- se terminó envenando y se coló en la portería defendida por Mvogo. El joven guardameta del Young Boys responde a la perfección al perfil de portero saltarín. Sus potentes piernas le permiten realizar paradas increíbles, pues salta en cualquier dirección y parece tapar todas las esquinas de su marco. No obstante, se le ve parar tantísimo tras brincos espectaculares porque en ocasiones no está bien colocado y necesita saltar más de la cuenta. Que tampoco está tan mal para un chico de 20 años. El caso es que un centro aparentemente inofensivo se terminó colando por la escuadra mientras Mvogo saltaba para intentar evitar el gol partenopeo. Entonces terminó la resistencia de un Young Boys ordenado.

De Guzmán fue el gran protagonista del choque porque pesó en el marcador como nadie, pero en el desarrolló del juego fue tanto o más trascendente la participación de Insigne. Como ya ocurrió el pasado sábado contra la Roma, el extremo napolitano desequilibró constantemente por el flanco izquierdo. Encaraba y regateaba a los adversarios con suma facilidad. Centraba, chutaba y se asociaba. Causaba estragos en la zaga suiza. No marcó porque Mvogo saltó mucho y bien. Como ocurrió el pasado sábado contra la Roma, se marchó sustituido antes del final del encuentro tras no anotar. Pero su producción ofensiva no merece caer en el olvido, del mismo modo que tampoco hay que obviar al que seguramente ha sido el mejor futbolista del Young Boys en el doble enfrentamiento contra el Nápoles: Sekou Sanogo Junior. Este mediocentro costamarfileño, de 25 años, rindió a un nivel bastante bueno. Su potente físico impone en la parcela central y le permite chocar y recuperar balones. Pero, además, sabe usar su cuerpo proteger la pelota ante la presión rival y soltar el esférico a tiempo. No supera líneas rivales a menudo con sus envíos, pero tampoco pierde balones en zonas peligrosas. Algunos pensarán a partir de hoy que es el Sanogo bueno.

Insigne Napoli Focus

Insigne jugó a un buen nivel, pero se quedó sin marcar. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*