El día que Peter Bosz comió con Johan Cruyff

El Borussia Dortmund de Peter Bosz se estrenará en la DFB Pokal contra un equipo de la sexta división. Foto: Focus Images Ltd.

Cuentan en Amsterdam que uno de los días más felices de Peter Bosz fue cuando pudo comer durante unas horas con Johan Cruyff. Fue en Tel Aviv. Jordi, el hijo de Johan, había decidido fichar como entrenador del Maccabi a Bosz, pues en Holanda le hablaban maravillas de su forma de trabajar. En las primeras charlas, Bosz no quiso ocultar a Jordi su condición de fan de Johan. Jordi, un tipo tranquilo, sonrió y le dijo que un día comerían todos juntos. Y así fue. “Fue como leer muchos libros en pocas horas” recordaba después de esa comida Peter Bosz. Johan pasó una semana en Tel Aviv con su hijo y presenció dos partidos del Maccabi de Bosz. Charló con él. Le dijo que era un buen entrenador. Y Bosz cree que eso le abrió las puertas del Ajax.

En un club controlado por antiguos jugadores del Ajax, Bosz es una de las excepciones, pues nunca jugó en el Ajax. Fue un buen futbolista. Incluso llegó a la selección, aunque jugó poco, y ganó títulos con el Feyenoord, el eterno rival del Ajax. Aunque ya en esos años Bosz hacía cosas raras, como intentar ir de incógnito a los entrenos del Ajax, y no para poder espiar, sino para aprender. Bosz era un gran admirador de la escuela del club de Amsterdam, del cruyffismo, pero como jugador nunca llegó esa oferta y brilló en otros sitios. En Rotterdam, cuando volvió como director deportivo, en ocasiones lo acusaron de eso, de ser demasiado parecido al Ajax. Él se defendió afirmado que eso era el estilo del fútbol holandés, aunque no todo el mundo pensaba igual. Solamente había que ver la selección del 2010, finalista contra España, aunque criticada por Bosz.

Finalmente, el Ajax fichó a Peter Bosz. La decisión la tomaron exjugadores, como Marc Overmars, director técnico, quien charló con los diferentes exjugadores que controlan el primer equipo o el fútbol base, como Bergkamp, Winter o Jonk. Aunque las palabras de Cruyff sobre Bosz tenían peso. O eso piensa el entrenador, al que le consta que fue elogiado por Cruyff en Amsterdam. La propuesta fue trasladad a el CEO del club. O sea, el tipo que manda en los despachos: Edwin Van der Sar. Y este firmó el contrato con Bosz. A Van der Sar, el legendario portero que brilló en Ajax, Juve o Manchester United, lo fichó Cruyff cuando este trabajó como asesor del Ajax. Cuentan que Cruyff, charlando con Bergkamp, insistía en que el futuro del Ajax era ser diferente, era su estilo, era el fútbol base. “No podemos fichar como los ingleses, no tenemos ricos detrás. ¿Qué tenemos? El estilo, tenemos eso” decía Johan. Y llegaron a la conclusión de que debían tener un exjugador en el despacho principal. Uno listo. Uno que conociera clubes aún más grandes, como el Manchester United. Uno que conociera el mercado global y también el fútbol base local. O sea, Van der Sar. Y este ha trabajado con esmero, permitiendo que lleguen nuevos patrocinadores chinos, que los ingresos suban, la imagen sea más fuerte, y todo con una idea: cuidar el estilo. Por eso eligieron a Bosz. Pues él cree en ese estilo.

Marc Overmars, Technical Director of Ajax (L) and Edwin van der Sar, CEO / Director of Ajax (R) before the Dutch Eredivisie match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 12/03/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Marc Overmars y Van der Sar forman parte del equipo directivo del Ajax. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando Bosz llegó al Ajax, llegó con el libro de Martí Perarnau sobre el primer año de Guardiola en el Bayern. Bosz lo devoró y aprendió de memoria muchas de sus ideas. Cuando llegó al Ajax encontró un club con un fútbol base maravilloso. El dinero que consigue Van der Sar se utiliza en fichar ojeadores y jóvenes talentos. Por eso su Ajax en ocasiones juega con una media de edad de 22 años. Un fútbol base en el que se debate, se reflexiona sobre el estilo, sobre el fútbol. Bosz se puso manos a la obra. Bergkamp le entrena los delanteros, pues en Ajax tiene métodos de entreno especializados por líneas. Visitó las categorías inferiores, aprendió cómo se rotan entrenadores para evitar que un chico que no guste a un entrenador no tenga oportunidades. ¿Y si otro entrenador le saca provecho? Escuchó charlas de atletas olímpicos, le contaron cómo expulsaron a jóvenes de la cantera por mala conducta, y debatió largo y tendido sobre una de sus obsesiones: cómo presionar después de la pérdida de balón.

La cosa no empezó del todo bien, pues el Rostov goleó al club y lo eliminó de la Champions. Pero Van der Sar le dijo a Bosz que no se preocupara, que la idea era defender un estilo y que siguiera mejorando. Un día, le mostró la grada y le susurró: “Si esta gente está orgullosa, no importa ganar. Y si tienes dudas, piensa en qué haría él”. Y señaló una bandera gigante con la cara de Cruyff. En el estadio que será bautizado con el nombre de Cruyff, mandan los antiguos futbolistas. Quizás el futuro depare que todos los jóvenes talentos se marchen una temporada después de su debut, pero el presente vale la pena. Este Ajax vale la pena, gane o pierda.

Justin Kluivert of Ajax (M) after the Dutch Eredivisie match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 02/04/2017 ***NETHERLANDS OUT***
La juventud es una de las señas de identidad de la plantilla del Ajax. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*