El Athletic perdonó la puntilla

Ernesto Valverde head coach of Athletic Bilbao during the La Liga match at Mestalla, Valencia
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
28/02/2016

Pese a que el Athletic logró un valioso triunfo por la mínima (1-0) ante el Valencia en San Mamés y por lo tanto afrontará el choque de vuelta en Mestalla con la tranquilidad de no haber encajado, lo inusual en la única eliminatoria de octavos de final de la Europa League entre equipos españoles resultó ser la incapacidad de encontrar portería de Aritz Aduriz, uno de los delanteros más productivos del concierto futbolístico europeo a lo largo de los últimos meses.

En una noche marcada por las condiciones adversas del terreno de juego, un lodazal que atascaba la circulación de la pelota por la parcela central, el juego directo primó sobre cualquier intento de trenzar jugadas bajo la intensa lluvia. En ese contexto, Raúl García, Abdennour, Mustafi y el mencionado Aduriz representaron una función en la que la garra, la fuerza y los contactos cobraron un papel protagonista como pocas veces se recuerda en un duelo entre estos dos clubes. El mediapunta, ex del Atlético de Madrid, se llevaría a la postre la gloria al abrir el marcador con un testarazo impecable tras conectar con acierto un buen servicio de Beñat a balón parado. El golpeo con rosca del organizador de los bilbaínos fue cogiendo efecto poco a poco, superó a la defensas ché e impactó con la frente de Raúl García, que solo necesitó acomodar la cabeza para darle la dirección adecuada a la pelota. El tanto inaugural parecía un mero aperitivo, pero terminó convirtiéndose en toda la fiesta porque ni el Valencia logró sacarle rédito a sus contragolpes, siempre con Rodrigo Moreno siendo parte activa de los mismos, ni Aduriz consiguió ponerle la puntilla a los hombres de Gary Neville cuando tuvo todo de cara para hacerlo: el veterano delantero donostiarra marró un disparo a bocajarro a escasos tres metros de la línea de gol antes del descanso y disparó desviado –con todo de cara para batir a Ryan– después de pegarse una buena carrera pugnando con Mustafi en el tiempo de descuento de la segunda mitad.

Ernesto Valverde: “Creo que en la vuelta, para pasar la eliminatoria, tendremos que marcar”.

De la propuesta inicial del Valencia, Danilo y Parejo acompañando a Javi Fuego en el centro del campo, se pueden extraer pocas conclusiones para el futuro, porque la titularidad del mediocentro brasileño –interior en esta ocasión– en lugar de André Gomes se antoja más propia de quien se adapta al medio que de quien cree en ese plan como una vía para crecer en el mes de marzo. En el Athletic, Valverde se vio obligado a prescindir de San José como eje –la mujer de Mikel se encontraba dando a luz– e Iturraspe, su sustituto, cumplió con creces sin complicarse en exceso con la pelota, soltándola rápido y yendo al corte con vehemencia cuando la ocasión así lo requería. Sin embargo, más allá de la falta de acierto de Aduriz, de cómo solventó el Athletic la ausencia de su ancla junto a Beñat o incluso de cómo Neville buscó competir contra un equipo más acostumbrado a salir victorioso de los duelos individuales y de los balones divididos, el enfrentamiento quizá sea recordado dentro de unos meses por los 90 minutos completados por Abdennour. El central tunecino, por quien la entidad presidida por Peter Lim realizó un gran desembolso en verano, firmó su partido más completo y por momentos pareció disfrutar en el fango en el que acabó convertido San Mamés. Manejándose como pez en el agua entre los numerosos charcos que bañaban el césped y con la lluvia empapando su rostro, Aymen mostró su mejor versión: la que lo catalogaba como uno de los centrales más interesantes del continente después de liderar la retaguardia del AS Monaco en la pasada edición de la Liga de Campeones. Si esto sirve para que Abdennour recupere el nivel ofrecido hace tan solo 12 meses, Neville puede dar por bueno un 1-0 que a ciencia cierta le sabrá más amargo al Athletic.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*