El drama de Eindhoven

PSV Philips Stadion Lennart Tange

PSV Eindhoven y Chernomorets Odessa se ven las caras en el Philips Stadion para jugar el último partido de la Fase de Grupos de la UEFA Europa League. Este duelo es uno de los pocos de la jornada que enfrenta directamente a un segundo y a un tercer clasificado de grupo por una plaza en los Dieciseisavos de Final. Ambas escuadras llegan empatadas a puntos (7) en el grupo del Ludogorets Razgrad, de tal forma que quien gane el duelo directo de esta última fecha pasa de ronda. El empate le vale a los neerlandeses. Por si ese fuera un aliciente menor, el choque enfrenta a dos equipos de dinámicas opuestas. Mientras que en Eindhoven el proyecto de Cocu agoniza, el club de Odesa se consolida en la clase media-alta del fútbol ucraniano y continúa la línea ascendente que empezó a dibujar la temporada pasada.

PSV Eindhoven

El vigente subcampeón de la Eredivisie atraviesa una grave crisis de juego y de resultados. La escuadra dirigida por Phillip Cocu acumula 2 meses sin ganar en liga –donde es décimo tras 16 jornadas–, una eliminación temprana en copa y 3 derrotas consecutivas en todas las competiciones. Además, llega a este encuentro después de caer de forma esperpéntica (2-6) ante el Vitesse Arnhem, actual líder de la liga neerlandesa. El equipo de la Philips emplea de forma habitual un 4-3-3 muy ofensivo, y tiene problemas serios a la hora de sacar el balón jugado, dominar encuentros y defender.

Habitualmente es el interior sueco Oscar Hiljemark quien ejerce de mediocentro posicional, con jugadores como Maher, Schaars o Toivonen (mediapuntas) en las demarcaciones de los interiores. Cuando Hiljemark baja a recibir, sus acompañantes, atacantes puros, no retroceden con él. Encontrar una línea de pase, sin haber siquiera presión rival, se convierte en una tarea muy complicada por el comportamiento de estos jugadores sin balón. El PSV se parte, pierde el balón en zonas sensibles y los rivales lo dañan con facilidad, pues el nivel de su línea defensiva no es muy elevado (Bruma, ‘Zanka’ Jørgensen, Hendrix, Rekik). La mejor manera de hacerles llegar el balón a los jugadores de ataque es con un balón largo desde la zona defensiva, porque los laterales (Arias, Willems, Tamata) tienen problemas para iniciar la jugada por la banda. No obstante, cuando los atacantes del PSV aparecen, su calidad técnica queda demostrada. Especialmente la de Maher y la de los volantes (Depay, Narsing, Bakkali).

Para este encuentro, Cocu no dispone del central Jeffrey Bruma por sanción (fue expulsado ante Ludogorets Razgrad). Tampoco estarán, por lesión, los mediapuntas Georginio Wijnaldum y Stijn Schaars y el delantero Tim Matavž. El lateral zurdo Jetro Willems es duda, pues afronta el último tramo de recuperación de una lesión.

Chernomorets Odessa

El club marinero llega a la última jornada de esta Fase de Grupos con buenas sensaciones. A pesar de irse al parón invernal con una derrota en casa ante el Shakhtar Donetsk (0-1), el equipo portuario ha completado un muy buen primer tramo de temporada: es 5º clasificado –última plaza europea– en una apretada zona alta de la Ukrainian Premier League. Su posición engaña, pues tiene los mismos puntos (35) que el Dnipro Dnipropetrovsk y solo uno menos que los perseguidores del Shakhtar, el Dynamo Kyiv y el Metalist Kharkiv (36). Su técnico, Roman Grygorchuk, ayudó con la imposición de su estilo asociativo y vistoso a que el club portuario regresase a la clase media-alta del fútbol ucraniano. Llegó en 2010, tras el descenso a la segunda categoría, y en 3 años lo ha llevado desde abajo hasta partidos europeos trascendentes como este de Eindhoven.

Precisamente por ese estilo posesivo y asociativo el Chernomorets Odessa fue uno de los equipos revelación de la pasada temporada en el país exsoviético. Le causó dificultades a los equipos grandes y ocupó puestos europeos prácticamente todo el curso. La principal pega del equipo era la definición. Politylo (comprado en verano por el Dnipro), Sito Riera, Dja Djedjé y Bobko combinaban y se asociaban a buen ritmo, pero a la hora de atravesar defensas o buscar portería el equipo bajaba de nivel, y su ‘9’, Burdujan (ahora en el Tavriya Simferopol), no respondía pese a su movilidad. Este curso, Kyrylo Kovalchuk se ha erigido como el mediocentro protector y a la vez creativo de un 4-3-3 flexible y variable que proyecta a sus interiores (Bobko y el ex del Shakhtar Oleksiy Gai) en ataque y que le permite a los volantes (Riera, Dja Djedjé, Léo Matos) introducirse en el área. Además, esta temporada el punta es el cumplidor Aleksey Antonov, que llegó procedente del desaparecido Kryvbas Kryvyi Rih y ya lleva 10 goles entre todas las competiciones.

Grygorchuk viaja a los Países Bajos con la única ausencia del central austriaco Markus Berger, que se perderá el encuentro por acumulación de tarjetas. Probablemente sea Petro Kovalchuk quien lo sustituya y acompañe al argentino Fontanello en el eje de la zaga. Las dudas del once están en los laterales. Por la izquierda pueden jugar Anderson Santana y Kutas, que juega a pie cambiado para dejarle el lateral derecho a Zubeyko.

Posibles alineaciones del PSV Eindhoven – Chernomorets Odessa.
Foto de portada: Lennart Tange.

3 comments

Cuando había previa de la Champions, en la previa PSV-Milán, pensaba que el PSV pasaría, preveyendo que el Milán iba a estar mal (como realmente está), por lo que me sorprendió que eliminara al PSV. Ahora entiendo por qué… El PSV también está fatal! Hoy derrota y eliminación contra el Chernomorets de Sito Riera!

Yo también pensaba que el PSV apearía al Milan, más todavía viendo el nivel de juego de los lombardos. Yo veo en el PSV 2 problemas esenciales: por un lado, que en un 4-3-3 tendría tanto a Maher como a Toivonen jugando en la delantera, en banda, y no como interiores. Por otro lado, es un equipo muy joven, sin cuajar, y aunque en la Eredivisie no sirva como excusa (véase el Vitesse, que parece un filial del Chelsea), es una razón de peso para ser pesimistas en la E.League.

Por ejemplo, para mí serían fijos Schaars como interior izquierdo, Maher en banda izquierda (mediapunta, falso extremo o como se quiera decir), y Toivonen en la derecha (extremo o segundo punta, buscando ser incisivo). Pero bueno… luego miro el resto de la plantilla, y no hay mucho que destacar, salvo al talento belga Bakkali, y con 17 años recién cumplidos poco más se le puede pedir a lo que ya da.

Deja un comentario

*