El Freiburg sueña con puntuar en el Sánchez-Pizjuán

Sánchez-Pizjuán, Gabri1987

El SC Freiburg, equipo revelación de la pasada Bundesliga, visita el Ramón Sánchez-Pizjuán de un Sevilla FC que está empezando a asentarse después de un irregular comienzo de temporada. Los de Christian Streich, muy debilitados en el mercado veraniego, sueñan con obtener al menos un punto en la cancha del equipo más duro del grupo para poder refrendar su condición de favoritos para la segunda plaza y para olvidar la rocambolesca remontada que el Slovan Liberec protagonizó en su estadio en la jornada inaugural (2-2).

Sevilla FC

El Sevilla FC de Unai Emery ha variado ligeramente su estilo de juego como local en las últimas semanas. La pretensión de ser el equipo dominante con balón se mantiene, pero ahora para conseguir tal empresa ante equipos atrevidos y posesivos que pretenden quitarle el esférico –como el Rayo Vallecano hace una semana o el propio SC Freiburg– presiona de forma intensa y a mucha altura. El 4-2-3-1 base del técnico vasco se convierte en un 4-4-2 que “lanza” al mediapunta y al delantero sobre los centrales y a los dos volantes sobre los laterales hasta que el físico empieza a poner limitaciones o hasta que el marcador es favorable. El Sevilla FC consigue así no solo robos a buena altura sino también un cierre de todas las vías de salida que fuerza al rival a jugar en largo. Además, con marcadores a favor, los sevillistas últimamente muestran una faceta contragolpeadora aparentemente muy trabajada por Emery este verano. Para ello mantienen el esqueleto del 4-4-2 de la presión pero lo utilizan para replegarse en campo propio.

Lo habitual es que en el Ramón Sánchez-Pizjuán el Sevilla FC mande con la pelota. Ahora bien, el qué hacer con ella está dando problemas al conjunto nervionense. Hasta el partido ante el FC Barcelona en el Camp Nou (3-2), el colectivo acusaba el extraño nuevo rol de Ivan Rakitić, que pese a haber sido comprensiblemente retrasado al doble pivote (llegada de Marko Marin y de muchos volantes en verano), jugaba como mediocentro sacando la pelota desde atrás pero junto a otro mediocentro puro como Iborra o Mbia, que no tiene tanta calidad ni nivel técnico como para profundizar o, simplemente, dar continuidad al juego. Esto, junto con la entonces escasa aportación defensiva de los volantes, que apenas se ofrecían cuando el Sevilla FC tenía la posesión, provocaba una partición constante del equipo. Desde el choque en Estoril, los de Nervión han mejorado ambas cuestiones. Rakitić tiene llegada desde atrás y está liberado de dar el primer pase. Eso sí, como interior, pues solo juega de mediapunta por delante de un doble pivote de dos ‘5’ puros cuando Marin descansa (como ante la Real Sociedad el pasado sábado). Esta distribución lógica de roles en el doble pivote permite que el mediocentro puro pueda jugar como mejor sabe: Cristóforo roba y va al suelo y Mbia e Iborra se imponen físicamente al oponente y ejecutan buenos desplazamientos en largo. Los volantes se ofrecen más y el equipo defiende y ataca mejor por las bandas, especialmente desde la inclusión de un atrevido Jairo Samperio que ataca muy bien los espacios y realiza buenos desmarques. El equipo está mejor interconectado y el punta, ya sea Gameiro o Bacca, pueden moverse e interactuar con los centrocampistas en la creación del peligro.

El nivel del equipo hace que el lado rojo y blanco de Sevilla mantenga aún el optimismo pese a la decimocuarta plaza y al registro de una única victoria en La Liga. La plantilla es profunda y está pensada para disputar tres competiciones pese a los traspasos de futbolistas como Navas y Negredo, salidas que han cambiado la manera de entender el juego por fuera y la verticalidad del equipo. Para este encuentro causan baja Fernando Navarro (cuádriceps), Mbia (primer dedo del pie izquierdo), Víctor Machín (muslo) y José Antonio Reyes (rodilla), además de Cicinho (rodilla) y Cheryshev (bíceps femoral), lesionados de larga duración. Además, es duda y se espera que no tenga minutos Diego Perotti. Daniel Carriço y el cada vez más en forma Raul Rusescu todavía no están al 100% y no han entrado en la convocatoria. Federico Fazio ha recibido el alta y se espera que sustituya a Juan Cala en el eje de la zaga. Unai Emery ha anunciado que hará varios cambios con respecto al once que empató en Anoeta el sábado (1-1), por lo que es difícil anticiparse a las decisiones del técnico vasco.

SC Freiburg

La escuadra del suroeste de Alemania llegó a la última jornada de la pasada Bundesliga con opciones más que reales de acceder por primera vez en su historia a la Champions League. Los de Baden-Wurtemberg dependían de sí mismos en el partido como locales ante el FC Schalke 04 para jugar en la máxima competición continental. Sin embargo, la experiencia se impuso al desparpajo jovial y los pupilos de Christian Streich se tuvieron que conformar con un buen premio: la tercera participación de la historia de la entidad en la segunda competición continental. Durante el verano, pilares maestros del equipo aprovecharon su revalorización y el rendimiento exhibido para salir de la Selva Negra. Principalmente, el equipo perdió a sus atacantes de primer orden: el interior Cédric Makiadi, el volante Daniel Caligiuri y los delanteros Max Kruse y Jan Rosenthal. Del once ideal de la temporada pasada solo quedan de la medular hacia delante dos hombres: el capitán Julian Schuster y el volante derecho Jonathan Schmid.

Esas trascendentales pérdidas han llevado a Streich a cambiar parte de su idiosincrasia. Sigue dándole protagonismo e incluso prioridad a los jóvenes, con los que se ha formado como técnico, pero su mentalidad es más defensiva que la temporada pasada. La verticalidad, la asociación y el ritmo están ahora supeditados a un buen rendimiento defensivo. Así se justifica, por ejemplo, la titularidad indiscutible esta temporada del mediocentro suizo Gelson Fernandes, que aporta solidez a un doble pivote de dos mediocentros en el que Schuster se dedica a crear (que no profundizar) y a sobresalir por su técnica, precisión y golpeo de balón. Al no haber interiores, el delantero cedido por el Dynamo Kyiv Admir Mehmedi es quien se descuelga en el 4-4-2 base (que casi es más un 4-4-1-1) para orientar hacia la portería rival todo lo que se crea por dentro. Por las bandas, volantes como Schmid, Sebastian Kerk o el polivalente Francis Coquelin, cedido por el Arsenal FC, juegan constantemente hacia dentro para acompañar a los que llegan por el carril central y al otro punta del esquema, que suele ser Mike Hanke.

Como local, el SC Freiburg pretende dominar a partir de la posesión de balón. Si no la tiene, presiona de forma considerablemente adelantada y no cesa de hacerlo ni siquiera cuando se queda con 10 jugadores, como ante el Slovan Liberec en la primera jornada de la Europa League. Sin embargo, fuera de casa rigidiza su 4-4-2 y se repliega en campo propio. Intenta contragolpear, jugar directo sobre los hombres más adelantados y, en el mejor de los escenarios, pretende que Schuster se despegue de Fernandes para hacer daño con pases precisos. De momento, ni en el Mage Solar Stadion ni fuera de él las cosas han ido bien para los sureños, que son penúltimos en la Bundesliga sin ninguna victoria en su haber y con solo 3 puntos (aunque uno fue obtenido contra el FC Bayern).

Para este partido causan baja por lesión Vladimir Darida (tobillo), Mensur Mujdža (rodilla), Václav Pilař, Hedenstad y Marco Terrazzino. También se pierde el partido por sanción el interior internacional eslovaco Karim Guédé. El alto central checo Pavel Krmaš, que sale de una lesión, es duda, pero no se le espera en la formación inicial. No solo porque no pueda estar al 100% sino porque su sustituto, Fallou Diagné, no podrá jugar en Bundesliga este fin de semana tras su expulsión en la derrota del pasado sábado ante el Borussia Dortmund (5-0), y la Europa League es su única vía de mantener el ritmo competitivo.

Posibles onces en el Sevilla FC – SC Freiburg
Foto de portada: Gabri1987.

Deja un comentario

*