El pie de Denis

Denis Suarez of Villarreal CF during the La Liga match at Estadio El Madrigal, Villarreal
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
30/01/2016

Un golpeo de balón delicado, preciso y con intención puede marcar la diferencia en una eliminatoria tan competitiva y pareja como la que enfrenta al Villarreal y al Nápoles. Denis Suárez se acercó al esférico a pocos minutos del final e hizo aquello que alguna vez vio realizar al capitán del equipo: el Villarreal derrotó al Valencia (1-0) con un gol de falta de Bruno Soriano. Denis ‘imitó’ al mediocentro con una ejecución cuyo valor es difícilmente calculable: da la ventaja al Villarreal en un partido de ida en el que durante una hora tuvo serias dificultades para generar ocasiones y en el que se topó con un Nápoles muy preparado pese al once inicial alternativo de Maurizio Sarri.

La mezcla entre titulares habituales (Reina, Hysaj, Koulibaly, Hamsik o Callejón) y suplentes (Chiriches, Strinic, Valdifiori, David López, Mertens o Gabbiadini) de Sarri tuvo un impacto positivo en el juego de los italianos. Solventes en defensa, ordenados en el mediocampo, procurando que la pelota pasase por los pies del ‘regista’ Valdifiori, buscando el uno contra uno de Dries Mertens y las diagonales de José Callejón.

No hubo síntomas claros de mejoría ofensiva en el Villarreal hasta que Cédric Bakambu se levantó del banquillo, se quitó el chandal, se puso las botas, el traje de delantero y salió al campo dispuesto a complicar la vida a los centrales del Nápoles. El congoleño, al que tan solo le faltó acierto en el remate, lo consiguió. Bakambu, con sus movimientos, dio otro aire al ataque de un equipo que durante muchos minutos careció de profundidad y desborde. Ni siquiera la entrada de Samu Castillejo -por el lesionado Jonathan Dos Santos- ayudó a que ganase velocidad e imprevisibilidad el conjunto local. La aparición de Bakambu, sin embargo, sí mejoró las prestaciones del Villarreal en un tramo de la segunda parte en el que el Nápoles, reforzado por la entrada de Gonzalo Higuaín en el minuto 67, se acercaba con mayor peligro al área de Alphonse Aréola.

El elevado nivel competitivo de ambas plantillas -por algo unos son segundos en el Calcio y los otros ocupan el cuarto puesto en España- hace que pequeños detalles sean los que separen a uno y otro equipo en este tipo de eliminatorias o partidos. Pequeños detalles como el contacto que hizo el pie derecho del mediapunta gallego con el balón en el Madrigal. La clase de Denis Suárez, uno de los principales artífices del notable curso que sigue firmando el Villarreal, inclina la balanza en un choque de muchos quilates, a la altura de las expectativas y con un segundo episodio todavía pendiente de ser rodado en San Paolo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*