El Sevilla se estrella y el Betis golpea

SEV-BET019.JPG.700x380_q85_crop-center

Una hora antes del encuentro, los onces iniciales desvelaron las intenciones de ambos técnicos. La primera de Emery fue controvertida al decantarse por Beto en lugar de Javi Varas, habitual titular bajo palos en los encuentros europeos. El de Fuenterrabía también decidió dejar en la suplencia a Gameiro para jugar con solo un punta (Bacca), con Rakitic de enganche, protegiendo así a Iborra -que no jugará la vuelta por amonestación- junto a Cristóforo. Decisiones que no resultaron acertadas y que al descanso deshizo por ineficacia. En el bando verdiblanco, la ‘sorpresa’ que preparaba Calderón en los días previos fue la incursión de Caro en lugar de Salva Sevilla. Esto dio para muchas lecturas previas. La duda radicaba en si el Betis iba a salir con tres centrales y dos carrileros -recurso habitual con el argentino-, si el canterano iba a actuar de lateral derecho y Juanfran más adelantado o incluso que el de Estepa jugara en la medular para frenar a Rakitic. Al final sucedió lo segundo y pese a que Caro no es lateral, sino central, acabó cuajando un excelente encuentro.

A los diez segundos de empezar se vino la jugada que marcaría el devenir. Para el Sevilla porque sería la primera de muchas en que se estrellaría con la misma piedra. Para el Betis, la seguridad de tener un salvavidas atrás que evitara otro sonrojante resultado. Lo cierto es que si Adán no hubiera sacado de manera prodigiosa con el pie la definición de Bacca, posiblemente hablaríamos de otro desenlace. Un auténtico ‘dejà vú’ -por tercera vez- que en este caso el meta verdiblanco evitó de manera providencial. Adán se erigió como uno de los héroes del Betis con hasta tres paradas de gol. Además, el madrileño transmitió seguridad en sus salidas y marcó el ‘tempo’ en favor de su equipo. Porque el partido arrancó con mucho ritmo y la tensión no tardó en llegar al césped.

sevbet1(2)

Adán salvó una ocasión de Bacca a los diez segundos de partido (Foto: www.sevillafc.es)

Con seriedad y balón largo, el Betis se sacudió el inicio dominador de un Sevilla que no consiguió tener la continuidad deseada. Rakitic no recibió con espacios ni comodidad para ejercer aquello a lo que nos acostumbra. Mérito del conjunto de Calderón, quien acumuló mucho trabajo en espacios interiores con el siempre acertado Lorenzo Reyes y un omnipresente N’Diaye. Sin embargo, el croata tuvo un par de conexiones con Bacca y José Antonio Reyes provocadas por desajuste del senegalés. Éste salía de posición para presionar la salida de balón y desguarnecía la medular, ofreciendo tiempo y espacio al cerebro sevillista para pensar y ejecutar pases tan brillantes como fugaces. La anticipación del chileno Reyes en un error de contundencia en la zaga del Sevilla empezó a fraguar el primer tanto bético. Juanfran se sacó un centro medido para que Baptistao ganara ante Fazio la disputa aérea que tanto preocupaba en el seno verdiblanco (0-1). La respuesta sevillista fue seguir aglutinando balón (71% de posesión) y acechar por los costados, preferiblemente por el izquierdo. Las ocasiones se sucedían pero la respuesta era la misma: Adán, el férreo dispositivo defensivo o el desacierto propio.

Emery creyó detectar el problema y aprovechó el descanso para hacer un doble cambio. Gameiro y Figueiras sustituyeron a Cristóforo y Coke. El portugués para frenar las incursiones de Cedrick, poco acertado pero siempre peligroso en velocidad. Mientras que la entrada del atacante francés provocó que Rakitic retrasara su posición al medio centro, algo más habitual, y tener así más protagonismo con el balón. Parecía que por momentos lo lograba. Los cambios tenían lógica. Una lógica que podría haber sido desde el inicio, pensaría alguno. El Betis no se salió del guión aunque cada vez se aculara más. Seriedad, orden y contundencia en las dos áreas. Baptistao avisó nuevamente en un contragolpe mal definido entre las piernas de Beto. El jugador brasileño hizo mucho daño tanto en el aguante de espaldas como en la conducción individual por el centro, pese a que en ocasiones abusara en exceso.

Pocos minutos bastaron para ver que, al final, los cambios no acababan de surgir el efecto deseado. El croata siguió sin recibir cómodo a causa de la presión bética, la cual obligaba inteligentemente a que fuera Fazio el encargado de salir desde atrás. Producto de esta circunstancia, el Sevilla empezó a abusar del desplazamiento en largo, mientras el Betis empezaba a notar el cansancio y sus líneas cada vez se encontraban más atrás. La chispa podía llegar con la entrada de Marko Marin, que con el exterior de su bota derecha sirvió un balón de gol que Gameiro remató fuera incomprensiblemente. Calderón, por su parte, se hizo esperar con los cambios y volvió a sorprender. No porque sacrificara a un delantero para reforzar el centro del campo, sino porque el sustituido fue Rubén Castro -menos brillante pero solidario al servicio del equipo-, que dejó su lugar a Salva Sevilla. El almeriense se encargó de sentenciar tras una gran maniobra en la frontal ante la pasividad de la zaga rival. El Sevilla siguió insistiendo excesivamente -y sin precisión- en el juego directo. Por lo que la ventaja en esos balones, casi siempre fue para una cobertura bética que ofreció su mejor versión en lo que llevamos de temporada.

SEV-BET032.JPG.380x212_q85_crop-center

Los jugadores del Betis entorno a Salva Sevilla, autor del segundo tanto (Foto: www.realbetisbalompie.es)

Bacca tuvo en sus botas el tercer delirio sevillista de forma consecutiva en un inicio ante el eterno rival en el Pizjuán. La bota que Adán sacó para que la historia cambiara y no se volviera a repetir. El planteamiento del Betis fue inteligente aunque sin brillantez. Brillantez que tampoco tuvo el Sevilla en su juego pero sí por el mayor número de ocasiones, todas ellas estrelladas bajo el lamento por la actuación de Adán o el propio desacierto ante el marco. Los verdiblancos golpearon mejor y se impusieron por mayor contundencia en ambas áreas. El resultado les otorga medio billete a Cuartos aunque la sentencia del Euroderbi se servirá en el Villamarín con todavía mucha tela que cortar.

Foto de portada: www.realbetisbalompie.es
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a unpodcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

Related posts

3 comments

Coincido con lo que dijo Salinas una hora después del partido: al Betis le ha venido como agua de mayo el mercado invernal. El club apostó por un entrenador prácticamente desconocido, Calderón, que de momento le funciona. No ha hecho grandes cambios… simplemente ha conseguido adaptar un sistema de juego a los jugadores que tiene, y se ve un cambio de actitud determinante en ellos. Los fichajes de Adán, N’Diaye y Baptistao son un acierto total, y se unen a la recuperación de lesionados, principalmente de Castro.

El resultado, a mi juicio, es demasiado abultado para lo que se vio en el Pizjuán. El Betis defendió con intensidad, trabajó a destajo y aprovechó sus ocasiones… pero el mejor del partido fue Adán. La eliminatoria está todavía abierta, y habrá que esperar a la vuelta en el Villamarín.

En cuanto al Sevilla, sigue sin convencerme Emery. A lo largo de la temporada ha hecho demasiados cambios de sistema táctico y también en las posiciones de jugadores clave. Anoche no entendí que dejara en el banco a Varas (muestra una falta de confianza en él tremenda), y me chirría ver a Fernando Navarro como central y a Reyes como titular. Puedo entender que ponga al lateral zurdo en el centro de la zaga cuando hay bajas, como al inicio de temporada, pero ahora carece de sentido. En cuanto al de Utrera, si juegas con dos delanteros, Gameiro y Bacca son mejores, y si juegas con extremos o mediapuntas en las bandas… Vitolo, Marin, Trochowski y Jairo aportan más.

No sé… para el Sevilla veo 2 sistemas tácticos posibles, que pueden alternarse según el rival y la trascendencia del partido:

4-4-2: Beto, Alberto, Fazio, Carriço, Diogo, Iborra, Rakitic, Trochowski, Marin, Gameiro, Bacca.

4-2-3-1: Beto, Alberto, Fazio, Carriço, Diogo, Cristóforo, Iborra, Rakitic, Vitolo, Marin, Bacca.

La titularidad de Reyes responde simplemente a la motivación especial que tiene el jugador cuando se enfrenta al Betis, y de hecho ayer filtró dos buenos pases de gol aunque no tuvo tanta chispa como en anteriores ocasiones.

Creo que el planteamiento del Betis se basa en el miedo que le hemos cogido al Pizjuan tras las dos últimas humillaciones. Se prefirió apuntalar el equipo defensivamente y salir a la contra aprovechando la velocidad de los de arriba.

Mención especial a Adán. Ha encontrado un lugar donde le quieren por sus paradas y no por su pasado y está respondiendo con actuaciones sobresalientes. Aparte del beticismo, se ha ganado el respeto de muchos aficionados que le tacharon de marioneta de Mourinho.

Deja un comentario

*