El Villarreal cumple su plan

Cedric Bakambu of Villarreal CF scores the first goal during the UEFA Europa League match at Estadio El Madrigal, Villarreal
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
10/03/2016

El primer capítulo del choque de estilos entre el Villarreal y el Bayer Leverkusen ha tenido un vencedor claro. Los locales no acusaron en exceso la baja de Mateo Musacchio y, por el contrario, sí explotaron las debilidades del Leverkusen. El 2-0 no deja una eliminatoria resuelta por parte del Villarreal, pero sí buena parte del trabajo realizado, incluido el objetivo de mantener a cero la portería de Alphonse Aréola.

Tomó algunas decisiones de peso Marcelino García Toral para contrarrestar las ausencias de Musacchio y Jaume Costa en la línea defensiva. Optó el técnico asturiano por situar al rápido Eric Bailly en el eje junto a Víctor Ruiz, recurriendo a la experiencia de Antonio Rukavina a pie cambiado en el lateral izquierdo. Las buenas prestaciones del futbolista serbio en un rol que no es el suyo natural fue uno de los muchos detalles positivos que dieron forma al bloque tan sólido del Villarreal con su clásico 4-4-2, esta vez con un matiz: los volantes jugaron en sus bandas naturales. Samu Castillejo atacó por la izquierda y Denis Suárez partió desde la derecha en un intento de abrir el campo por los flancos y habilitar a los puntas (Soldado y Bakambu) con sus envíos.

Dos delanteros, el español y el congoleño, que han manifestado sobre el terreno de juego un entendimiento magnífico desde la génesis del curso: el 1-0 llegó tras una combinación suya. Cédric Bakambu (14 goles esta temporada) anotaría el 2-0 en un rápido contragolpe y una intervención de Bernd Leno en el tiempo de descuento evitó el 3-0 de Baptistao.

En uno de los duelos decisivos de la noche, Soldado y Bakambu se impusieron claramente a los centrales rivales, tanto a Tah como a Papadopoulos. Y eso es precisamente lo que no logró el Leverkusen: que sus mejores recursos ofensivos tuviesen incidencia en el desarrollo del choque. Rukavina frenó bien al velocísimo Karim Bellarabi, Julian Brandt no generó mucho peligro y los delanteros Kiessling y Chicharito Hernández no encontraron fórmula alguna con la que penalizar al Villarreal por la baja de Musacchio. Es en encuentros como el del Madrigal cuando uno refuerza la idea de que el peligro de Hakan Calhanoglu, que no es un organizador al uso, tiende a disminuir cuando el turco es alejado del área contraria. Por su importancia en el equipo y por sus condiciones, el Leverkusen echó en falta a Kevin Kampl (lesionado).

La decepción en el conjunto alemán es doble: no lograron disimular o reducir sus problemas defensivos y al mismo tiempo no explotaron su potencial ofensivo. A lo primero tendrá que dedicar muchas horas en los próximos meses Roger Schmidt. Independientemente de lo que suceda en la vuelta del Leverkusen-Villarreal, para el tercer año de Schmidt en ese banquillo se antoja imprescindible una mejoría defensiva. Porque el Bayer ha recibido doce goles en sus últimos cuatro partidos y porque la evolución del equipo se ha frenado.

Antonio Rukavina of Villarreal CF and Karim Bellarabi of Bayer Leverkusen during the UEFA Europa League match at Estadio El Madrigal, Villarreal Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 10/03/2016
Karim Bellarabi no pudo con Antonio Rukavina / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Que el Leverkusen marque 3 goles a la roca amarilla parece complicadisimo y mas complicado cuando sera casi seguro que el Villarreal marque un gol en casa del Leverkusen.. Casi sentenciada esta serie.

Deja un comentario

*