El Villarreal está muy vivo

Marcelino Garcia, head coach of Villarreal CF celebrates the second goal during the UEFA Europa League match at Estadio El Madrigal, Villarreal
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
10/03/2016

Cuatro años después de bajar a Segunda División, el Villarreal está 4º en la liga y entre los cuatro mejores de la Europa League. El regreso del club castellonense a ese nivel competitivo ha sido ciertamente veloz, considerando que Giuseppe Rossi, Nilmar, Borja Valero, Marco Ruben, Diego López, Jefferson Montero, Iván Marcano o Gonzalo Rodríguez abandonaron la entidad aquel verano de 2012, el año del descenso a Segunda.

Seis meses más tarde, ante las dificultades para navegar por la categoría, el Villarreal contrató a Marcelino García Toral, cuyo debut llegó el 19 de enero de 2013, una fecha relativamente cercana en el tiempo. Aquel día Álvaro Morata, Jesé, Denis Cheryshev, Pedro Mosquera y Borja García firmaron un 5-0 a favor del Real Madrid Castilla en el debut de Marcelino como responsable del banquillo del Villarreal. La situación requería trabajo y mejoría. Primero, para alcanzar el ascenso en junio (se logró). Segundo, para consolidarse de nuevo como uno de los conjuntos más competitivos del fútbol español, paso que también se dio. Además, el Villarreal de Marcelino ha añadido un elemento: también compite muy bien en Europa.

“Todos tenemos la ilusión de mejorar. El proyecto está muy vivo”, aseguró el técnico asturiano cuando compareció en el mes de noviembre junto a Fernando Roig para anunciar su ampliación de contrato hasta el año 2019.

El Nápoles, el Bayer Leverkusen y el Sparta de Praga han sucumbido frente al Villarreal, que estará presente este viernes en el sorteo de Nyom de las semifinales de la Europa League, competición en la que Cédric Bakambu lucha por ser el máximo goleador. El ariete congoleño, que firmó cuatro tantos en esta eliminatoria contra el Sparta, acumula ya 9 en el torneo (y 22 en la temporada).

Entre la liga y la Europa League, el Villarreal ha perdido dos veces en los últimos 30 partidos de esas competiciones. Números solo al alcance de un equipo muy fiable, bien trabajado y sin apenas altibajos en su rendimiento. Su regularidad no es en ningún caso casual.

Es un equipo que no vive únicamente de los fogonazos de su gente de ataque -que también pueden ofrecerlos Denis Suárez, Roberto Soldado, Bruno Soriano o Manu Trigueros-, sino del trabajo grupal, la concentración, el trabajo táctico, la motivación y la ilusión por perseguir sus sueños. Uno es en forma de trofeo: la final de la Europa League en Basilea. El otro es en forma de billete: el que otorga la cuarta plaza liguera para la próxima edición de la Champions League. Se han ganado un enorme respeto por parte de los otros tres clubes presentes en el sorteo del viernes. Y el ‘agraciado’ tendrá trece días para estudiar a fondo las virtudes que han llevado hasta aquí al Villarreal de Marcelino.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*