El Wigan europeo

Wigan Athletic Powell

Los jueves y viernes el periódico local de Manchester es gratis. Lo reparte gente por la calle, suplementos incluidos. El resto de la semana cuesta 55 céntimos. Por la mañana me llevé un ejemplar del Manchester Evening News esperando algo parecido a una previa del partido del Wigan, pues comarcalmente le corresponde cubrirlo, aunque no tenga prioridad absoluta. Todo lo que había era una columna muy estrecha en la tercera página de deportes que hablaba de la rueda de prensa de Owen Coyle del día anterior. Decía que el Rubin Kazan era favorito y se mencionaba la lesión de Maloney, que tendrá que operarse y va a estar varios meses de baja. Poco más, como si fuese algo muy secundario. En realidad lo era, un día antes habían jugado y ganado el City y el United en la Champions League. En Manchester vive gente del Wigan porque en tren hay tres cuartos de hora y se llega con facilidad. En la estación, un par de horas antes del partido, se podían averiguar camisetas blanquiazules con destino al estadio.

El partido contra el Rubin era el más difícil que tiene el Wigan en su aventura europea. Tras haber empatado contra el Zulte y haber conseguido una contundente victoria ante el Maribor por 3-1, si el Wigan conseguía plantar cara a los rusos existían opciones de creer en pasar de ronda. El DW Stadium es lo que es y la afición del Wigan, igual: una afición que no llena jamás su estadio porque no son suficientes. No van pocos aficionados, van todos los que son.

Mucho ha cambiado este Wigan con respecto al del año pasado, del que apenas queda el recuerdo de su tipo de fútbol: ahora prima el balón largo, el choque y los duelos físicos. Es lo que pide Coyle. Con esa idea, lo más destacable del once inicial era el debut europeo de Holt, quien se había perdido los dos primeros partidos por lesión. Su titularidad fue decisiva.

Wigan Athletic PowellNick Powell, futbolista del Wigan (Foto: Focus Images Ltd) 

La entrada de Holt suponía que Nick Powell, que venía ejerciendo como delantero, iba a jugar más atrasado, de mediapunta, con mucha influencia en el centro del campo. Ahí es donde se formó en el Crewe y donde mejor rinde, como pudieron comprobar los aficionados del Wigan. Su gol fue la muestra más clara: se movió de un lado al otro, tiró una pared con un compañero, cogió ángulo para disparar a portería y la clavó en la base del poste con un latigazo típico suyo. En zona mixta lo dejó claro, por si había dudas: no quiere jugar de delantero.

Antes del 1-1 de Powell, el Rubin Kazan había visto puerta por medio de Prudnikov. El Wigan perdió el balón en la medular, Mavinga lanzó un buen pase desde la banda izquierda y Barnett se comió el fuera de juego dejando a Prudnikov delante de Forster. No falló ante el meta inglés. Durante el resto del encuentro fueron los locales quienes llevaron la iniciativa y tuvieron las ocasiones más claras, como una de Fortuné pasado el tiempo reglamentario que sacó muy bien Ryzhikov. El central español Marcano fue titular en el centro de la zaga y después del encuentro puso énfasis en el estilo de juego del Wigan: balones largos. Siempre.

Con el empate entre Wigan y Rubin y la sorprendente victoria del Maribor ante el Zulte (1-3), los ingleses tienen muy de cara la clasificación sólamente con ganar al Maribor a domicilio, a quienes ya vencieron en la ida por 3-1. Están en segunda división y la próxima jornada, después de volar a Rusia contra el Rubin un jueves, jugarán el sábado contra el Yeovil. La vida del Wigan europeo tiene esos contrastes. De momento no lo llevan nada mal.

Related posts

5 comments

El partido contra el Yeovil puede ser un infierno, no se si reservarán jugadores en Kazan pensando que sus duelos clave serán contra Zulte y Maribor…. pero un viaje tan pesado y jugar dos días después… puff

Gradi, yo quiero pensar que Powell acabará triunfando con los red devils y con Inglaterra, pero la verdad es que a día de hoy lo tiene muy complicado.

Moyes, y antes Ferguson, suelen jugar con esquemas que no incluyen un mediapunta al uso, sino con dos mediocentros bastante estáticos y jugadores en banda. La prueba está en que jugadores como Kagawa o el recién llegado Fellaini no están dando todo lo que se esperaba de ellos… pero porque no juegan donde mejor rinden.

Si no están “triunfando” jugadores de esa talla mundial… Por muy bueno que sea Powell, que lo es, difícil difícil…

Deja un comentario

*