Emery se empeña en ganar

Unai Emery Sevilla www.sevillafc.es

José Antonio Reyes abandona el campo con cara de pocos amigos, mientras el público del Pizjuán pita el cambio de Unai Emery. Entra Diogo Figueiras, defensa, centrocampista, chico para todo, y últimamente autor de algún que otro golazo. Un cambio defensivo, o no ofensivo, en un momento en el que el Sevilla no acababa de controlar el partido, y el 0-0 parecía el destino compartido.

Un inicio confuso

El Sevilla FC y el Borussia Mönchengladbach son equipos de un nivel parecido. Su enfrentamiento seguramente sea el de más nivel de esta ronda de la Europa League, y ambos conjuntos salieron al campo sabiendo que el partido se decidiría por detalles.

Granit Xhaka Borussia Mönchengladbach Focus

Granit Xhaka fue uno de los más destacados del partido. Foto: Focus Images, Ltd.

El comienzo del partido fue dominado por la genial pareja que forman Kramer y Xhaka. El alemán y el suizo dominaban el balón y el espacio, sumando a sus capacidades técnicas y físicas un evidente trabajo táctico. Nunca se situaban en paralelo, facilitando líneas de pase al compañero y permitiendo las apariciones por sorpresa en área rival. Cuando uno quería descolgarse, y buscar el remate, el otro se ubicaba en el mediocentro, evitando un posible contraataque.

Contra ello poco podía hacer el Sevilla, que replegaba sin tapujos, defendiendo con los once hombres en campo propio, y buscando algún amago de ataque al espacio por medio de Vitolo y Bacca.

En esa primera media hora pudo adelantarse el equipo alemán, especialmente en un mano a mano de Johnson, tras un gran pase filtrado por Raffael, que sacó Sergio Rico con una parada muy buena.

Iborra no es Michu, ni Kanouté

No es la primera vez que vemos actuar a Iborra de segundo delantero. Allí empezó su carrera, hasta que Luis García lo reconvirtió a mediocentro, y últimamente se está convirtiendo en un recurso utilizado por Emery, que aprovecha la superioridad física del jugador valenciano, especialmente en el juego aéreo. Colocar a Iborra de mediapunta te permite salir en largo, aguantar el balón arriba y buscar la segunda jugada. Solo hay un pequeño problema: Iborra falla muchísimos goles. Los falló, por ejemplo, en el partido ante el Madrid en el Bernabéu, y los falló hoy, enviando a las nubes varios rechaces que llegaron a sus botas.

Pero Unai no se deja llevar por las apariencias. Unai cree que Iborra puede ser su segundo delantero. Nunca tendrá esa magia para aparecer en segunda línea como el Michu del Rayo o el Swansea, ni la calidad en la definición y el regate de Frédéric Kanouté, pero aporta una salida alternativa ante equipos superiores técnicamente en el centro del campo. Sobre todo cuando no está M’Bia.

Reyes Sevilla www.sevillafc.es

La sustitución de Reyes no gustó al público del Pizjuán. Foto www.sevillafc.es

El cambio

La segunda parte empezó más alocada que la anterior, ambos equipos perdieron el control del juego y llegaban a las áreas con facilidad. Oscar Wendt estuvo muy cerca de anotar después de recibir casi en el área pequeña, pero su disparo su marchó cruzado.

Llegó el momento del cambio. Se va Reyes, siempre un aviso de lo que pudo haber sido, y entró Diogo. Aleix Vidal, hasta entonces lateral, se situó de centrocampista derecho. Por primera vez, el Sevilla, se hizo dueño del partido. El catalán y el portugués empezaron a encontrar espacio en la banda, y Wendt se olvidó de pisar el área rival.

Quince minutos después llegó el gol. La jugada fue de Figueiras, que consiguió llegar a la línea de fondo y centrar. Al remate esperaba Vicente Iborra, la tozudez de Unai. Remató mal, dio en el palo, y fue gol. Iborra señalaba a Diogo.

Hay entrenadores que buscan el aplauso del público, la complicidad emocional, incluso confían en el cambio demagógico para impulsar a su equipo. Y muchas veces les sale bien. Unai Emery prefiere confiar en su conocimiento del juego. Pocas veces ha coreado un estadio su nombre y pocas veces un entrenador no lo menciona cuando te habla de sus técnicos referentes. El Sevilla ganó 1-0, un gran resultado ante un rival de un nivel similar. Cuando se vaya Unai, o lo echen, o no renueven su vinculación de mutuo acuerdo, lo echarán de menos.

Foto de portada: www.sevillafc.es

Related posts

6 comments

Desde que Emery está poniendo a Iborra en punta están los cutre-periodistas deportivos sevillanos criticándole. Por fin leo a alguien recordar que ahí empezó su carrera.

Entre eso y que la asistencia fuera de Diogo lo de hoy ha sido un buen guantazo a todos los entrenadores que comen pipas sentaditos en la grada o sentencian en una cabina de retransmisión.

El final del articulo es un palito a la aficion o algo similar cuando aqui a pesar de que la gente muchas veces acabe un poco desesperada con el, lo queremos y no queremos que se vaya.. no lo entiendo la verdad y mas cuando ha habido varias jornadas seguidas hace no mucho que ha salido coreado del campo.

Yo no lo veo asi, yo creo que es más una critica a aquellos entrenadores “veletas”, que por tener a la gente(periodistas,aficionados,directiva…)contenta, realiza cambios que,o no se adaptan a la filosofia del equipo,rompe el vestuario..etc. Alaba a Emery en ese aspecto cabezón, por seguir con sus ideas hasta el final

No pretendía ser un palo a la afición, sino un elogio a los que son coherentes con sus ideas, por encima de las corrientes mayoritarias.

Deja un comentario

*