Empate para seguir líder de grupo

Unai Emery Sevilla www.sevillafc.es

El Sevilla sigue líder de su grupo de la Europa League. Quizá, esa sea la mejor noticia tras el empate (0-0) en el feudo de un Standard Lieja que, por empeño y esfuerzo, mereció ganar en el tiempo de descuento. El delantero brasileño Vinícius Araújo, ex del Valencia, no acertó a empujar el balón cuando los poco más de 10.000 aficionados que se dieron cita en el Maurice Dufrasne ya celebraban el triunfo.

El choque fue de menos a más. La primera mitad, con un empuje inicial de los sevillistas, estuvo igualada. Diogo Figueiras y Aleix Vidal se compenetraban bien por banda derecha. El polaco Grzegorz Krychowiak, omnipresente durante los noventa minutos, se hizo el amo de la medular bajo sus dotes de mando. Y el galo Kevin Gameiro, con más ganas que acierto, se movía por su zona de influencia para facilitar las cosas a los jugadores que llegaban desde segunda línea. Los de Unai Emery, sin apretar demasiado, eran superiores a un equipo deprimido por unos malos resultados que desencadenaron con la dimisión – el pasado lunes – del técnico israelí Guy Luzon. Mediado el primer acto, empezó a surgir la figura de Paul-José M’Poku. Con el dorsal 40 a la espalda, este congoleño de 22 años aparecía por derecha e izquierda con suma facilidad. De sus botas nacieron las jugadas más peligrosas de los belgas en el último tramo de la primera parte.

Krychowiak www.sevillafc.es

Krychowiak fue uno de los jugadores más destacados del Sevilla. Foto: www.sevillafc.es

En la reanudación, más de M’Poku. Fernando Navarro, con amarilla desde el 51′, sufría con sus innumerables internadas por banda. Fueron los mejores minutos del Standard. Un cabezazo de Ricardo Faty y un disparo del propio M’Poku hicieron creer a la hinchada local en un posible triunfo. Pero el Sevilla supo sufrir. Y lo hizo gracias, una vez más, a Krychowiak. Un centro medido del internacional polaco y rematado – al poste – por Gameiro, silenció al estadio. Gerard Deulofeu, Denis Suárez y Carlos Bacca – que entraron de refresco en la segunda mitad – aportaron algo de chispa al ataque hispalense aunque no con la fuerza necesaria para marcar un gol.

Viendo las ocasiones (a pares) de Trebel y Vinícius en el tiempo extra, los de Unai Emery se pueden ir bastante satisfechos de su visita a la Valonia. El próximo domingo (19:00), los de Nervión afrontarán ‘otro duelo de Europa League’ ante el Villarreal. En esta ocasión, sin embargo, los puntos contabilizarán para el campeonato de Liga.

Foto de portada: www.sevillafc.es

Related posts

2 comments

Empate que sabe a poco si nos atenemos a la primera parte, o quizá a la primera media hora, y punto que sabe a gloria si valoramos el partido entero. El Sevilla empezó de lujo, dominando, controlando el tiempo del partido y combinando de forma precisa en ataque. Después, dejaron estirarse al Standard, que poco a poco y animado por su afición se vino arriba y creó peligro por rachas.
Interesante la posición de Iborra, y por ende, la de Banega. Emery quizá debería haber quitado antes al primero para meter a Denís, y posteriormente dar entrada a Bacca y Deulo por Reyes y Aleix (fundido).
Muy buen partido de Carriço, Krychowiak y Aleix Vidal. El central portugués estuvo fino al corte, y limpio y seguro en la salida de balón. El polaco hizo un partidazo, robando y distribuyendo a placer. El ex del Almería, por último, se fajó en ayudas defensivas y combinó a la perfección en ataque con Diogo, que también cuajó un partido muy completo.
Bacca fue individualista en exceso, le vi dos jugadas claras en las que había arrastrado a toda la defensa con él, sólo tenía que dejarla al compañero, y se obcecó.
Por parte del Standard, poco que decir, salvo que M’Poku tiene buena pinta, siempre que lo coja un entrenador que lo ponga en su sitio y le explique que al fútbol juegan 11.. y a Bia, no sé por qué, lo veo adaptable al lateral, por físico, y porque se le consideraría técnico. Como extremo lo veo tosco y limitado.

¿Creéis que Mpoku podría funcionar como punta del ataque? Me refiero a una reconversión al estilo Messi y CR, pasar de jugar escorado en la banda a ser el referente arriba.

Deja un comentario

*