Eto’o rescata un punto en Krasnodar

Eto'o Everton Focus

El Everton cosecha mejores resultados que sensaciones en sus dos primeros encuentros de la fase de grupos de la Europa League. Si ante el Wolfsburgo se impuso en gran parte por su efectividad en ambas áreas, ante el Krasnodar supo resistir en un partido duro, incómodo, de desgaste, para llegar vivo al tramo final del encuentro. Entonces apareció Eto’o, que remató un centro de Baines para que su equipo rescatara un punto que empezó a reclamar en los últimos 20 minutos.

Fue superior el Krasnodar, que salió mejor, mordió arriba e incomodó el juego del Everton, que muchas veces no pudo salir jugando desde atrás con comodidad. Se alternaban Gibson y Barry a la hora de asistir a los centrales y en ocasiones Stones intentaba salir en conducción, pero el balón no llegaba a Eto’o, Atsu y McGeady. Si bien es cierto que el Everton pudo adelantarse en la primera mitad con un par de buenos disparos lejanos de McGeady y Barry que paró Dykan y con un buen remate de cabeza de Stones que se marchó fuera, su fútbol fue irregular. El Krasnodar era agresivo sin balón y una vez lo recuperaba atacaba de forma vertical. Entonces demostró que goza de atacantes de notable calidad técnica, capaces de combinar a gran velocidad en espacios reducidos. Izmailov y Laborde trazaban profundos desmarques partiendo desde los costados, Akhmedov y Pereyra sorprendían llegando desde atrás y Gazinski sostenía a sus compañeros desde la posición de mediocentro. Aunque sobre todo rindió especialmente bien Ari, fino en la asociación y dañino cada vez que recibía, pues sacó a los centrales toffes de su posición a menudo. De hecho, el gol del delantero brasileño al filo del descanso fue un premio merecido a su extraordinario primer tiempo: se coló entre los centrales y superó a Howard con una buena definición. En el lado visitantes brilló un ajetreado Barry, fiable con el balón en los pies y muy solidarios en las ayudas defensivas.

Atsu Everton Focus

Atsu jugó de inicio pero no estuvo fino ante el Krasnodar. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, Barry no bastaba para frenar los frenéticos ataques del Krasnodar ni para iniciar las posesiones del Everton. Le faltó ayuda en el primer tiempo, pues McGeady optó por la jugada individual demasiado a menudo y Atsu se mostró errático con el balón hasta el punto de que cada acción empeoraba la anterior. Así que se quedó en el vestuario tras el descanso y dejó su sitio a Lukaku. No obstante, el ariete belga tampoco mejoró la cara de su equipo. Los centrales locales, tanto Granqvist como Sigurdsson, controlaron bastante bien a Romelu, confirmando el buen partido de la zaga local, segura y sólida a lo largo de los 90 minutos. Los rusos también dominaron los primeros compases del segundo tiempo y la entrada de Wanderson vino acompañada de la mejor ocasión para los locales: el brasileño, tras una increíble acción individual, disparó al larguero en la primera acción en la que intervino. Hasta el minuto 70, era el Krasnodar quien empujaba. Entonces las piernas empezaron a pesar y el Everton, todavía vivo, resurgió. Apareció Osman, que participó más que en la hora anterior, y los de Roberto Martínez pudieron jugar mucho más cerca del área rival. Hasta que, por pura insistencia, casi por inercia, Eto’o cazó ese centro de Baines. Toca pensar en Old Trafford. Una visita que cerrará una semana dura antes del parón por el fútbol de selecciones.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*