Fabricado en Bélgica

Mousa Dembele (19) of Tottenham Hotspur celebrates after scoring with his team mates to make it 2-1 during the UEFA Champions League match at White Hart Lane, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
05/11/2015

El encuentro entre el Tottenham y el Anderlecht fue decidido por un gol belga, pero, en una novedad que nos recuerda la naturaleza global de nuestro juego, fue el equipo londinense el que triunfó, con Mousa Dembélé haciendo la contribución decisiva en la victoria por 2-1.

Cuando los equipos salieron al campo, la actitud de Mauricio Pochettino hacia una competición frecuentemente menospreciada en Inglaterra fue clara. Aunque el Tottenham se enfrenta al Arsenal este fin de semana, el argentino optó por un once y banquillo experimentados. Ignoró el clamor a favor de empezar con joven atacante, Josh Onomah, que impresionó a la hinchada del Tottenham en solo unos minutos en su debut en la Premier el lunes pasado. Poche seleccionó al trío establecido por Christian Eriksen, Erik Lamela y Harry Kane en ataque. En el banquillo rival, Besnik Hasi reaccionó a los éxitos recientes e incluyó a Frank Acheampong, que arrancó como suplente en la ida de este encuentro (otra victoria por 2-1 por el equipo local) y Andy Najar, que se ausentó en el partido en Bruselas por culpa de una lesión, pero anotó un doblete en el partido doméstico más reciente.

En las acciones iniciales, las decisiones del entrenador visitante parecían dar mayores réditos. El Anderlecht atacó con la confianza de un equipo que derrotó a su oponente hace solo dos semanas. Stefano Okaka, protagonista en la victoria del partido anterior, generó problemas a la defensa de spurs otra vez y tuvo una ocasión clara en los primeros minutos. Fue solo la decisión del delantero italiano de intentar cambiarse la pelota al pie derecho la que permitió que los jugadores de camiseta blanca consiguiesen recobrar su posición y evitar el peor inicio posible. El conjunto belga mantenía posesión con compostura, pero Hugo Lloris frustró el disparo de Steven Defour y Youri Tielemans y Najar no remataron con precisión suficiente.

Harry Kane abrió la lata. Foto: Focus Images Ltd.
Harry Kane abrió la lata. Foto: Focus Images Ltd.

Al otro extremo del campo, Harry Kane no mostró el mismo nivel de piedad ante la portería. Prácticamente anónimo hasta el 29’, el delantero inglés recibió el pase de Christian Eriksen y sin ni siquiera echar un vistazo al arco, marcó con un disparo potente a la esquina inferior. El instinto asesino del remate demostró que Kane anda recuperando su forma goleadora, y lo más importante para su equipo, su confianza. Como en Bélgica, el Tottenham se marchó al vestuario con una ventaja, pero su actuación no había alcanzado el nivel que le ha traído el éxito domestico esta temporada.

Tras el intervalo, el alto ritmo del partido partido parecía prometer más goles. Lamela y Tielemans pudieron alterar el marcador si hubieran disparado mejor desde posiciones favorables. Luego, Ben Davies estuvo cerca de marcar un gol del que Gareth Bale, otro zurdo galés que ha ocupado la banda izquierda del Tottenham, hubiera estado orgulloso. El exjugador del Swansea City controló y envió una volea al larguero desde el borde del área de penalti. Pero, unos minutos después, la madera favoreció más al equipo visitante. Defour centró desde la banda izquierda con el pie derecho y Imoh Ezekiel, llegando en el área al momento oportuno, envió la pelota al fondo de la red con la ayuda del poste. El nigeriano solo había entrado en el césped unos minutos antes por Tielemans, y como en el caso de la entrada de Acheampong en el partido anterior, Benik Hasi provocó un cambio significativo con una decisión desde el banquillo.

Con la velocidad vertiginosa del encuentro de capa caída, parecía que no habría esta vez un tercer gol, pero un cambio hecho por Pochettino desniveló el juego otra vez. Mientras el juego insinuaba un empate justo, Mousa Dembélé, que reemplazó a Ryan Mason, se agarró a un toque de Son Heung-Min, otro suplente, y envió un latigazo feroz más allá de Silvio Proto en la portería del Anderlecht. Fue un gol de alta calidad, del tipo que habría merecido decidir cualquier partido, pero esto no representará consolación alguna para un Anderlecht cruelmente golpeado por un compatriota en el último momento.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Pues de a poco Poche le esta dando mas continuidad a Dembele y este dos goles en una semana lleva.
Por cierto, Son estaba lesionado? Porque me parece muy extraño no haberlo visto en partidos anteriores…

Si Kane recupera la confianza (a base de goles) como parece por los ultimos partidos, el Tottenham tendría opciones de volver a Champions League. Un delantero soberbio, completisimo.

Deja un comentario

*