El Celta no deja de soñar

Hugo Mallo of Celta Vigo celebrates the second goal during the La Liga match at Mestalla, Valencia
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
20/03/2016

El Celta alcanzó los cuartos de final de la Europa League con menos sufrimiento del esperado, administrando la victoria mínima (2-1) lograda in extremis ante su público en Balaídos. Mirando a los ojos a un rival rocoso y aguerrido como el Krasnodar, los celestes supieron gestionar con acierto los momentos más críticos de la contienda hasta que la diferencia de talento brotó a la superficie y los celestes encontraron el modo de imponer su superioridad sobre el rival. Dos tantos de Hugo Mallo y Iago Aspas, piedras angulares del proyecto de Eduardo Berizzo, marcaron la diferencia. La calidad en los metros finales terminó por pesar en una balanza que siempre estuvo más cerca de caer del lado celtiña pese al esfuerzo del representante ruso por alterar el devenir de la eliminatoria. En ocasiones la voluntad no basta, y en este sentido la baja del prolífico punta Smolov condicionó en exceso la respuesta ofensiva de los toros, perdidos de nuevo sin su referente en ataque. Los hombres de Igor Shalimov lo intentaron por tierra, mar y aire, sin embargo no tardaron en toparse de bruces con su manifiesta incapacidad para perforar la portería defendida por Sergio Álvarez. El guardameta gallego demostró solvencia en los momentos más dubitativos del Celta ante un Krasnodar más agresivo y proclive al juego subterráneo que en el primer capítulo disputado en el coliseo vigués.

FC Krasnodar 0
Celta de Vigo 2 (Hugo Mallo 52′, Aspas  80′)

RC Celta vs FC Krasnodar - Football tactics and formations

“El plan era marcar y salir a ganar, necesitábamos marcar y salimos a jugar un partido valiente. Nos anticipamos en todos sus centros, estamos muy satisfechos de cómo jugamos”, explicaría a posteriori el ‘Toto’ en sala de prensa. “Creo mucho en el componente emocional de un equipo, de una persona. Somos un equipo así, de imaginar grandes noches como las de hoy. Somos mejores cuando nos emocionamos, cuando nos late el corazón y soñamos con grandes noches. Ahora el sueño es continuar”.

El Celta se resistió a encerrarse en las inmediaciones de su propia portería, tan solo se pertrechó en el área cuando el Krasnodar, voluntarioso como pocos, mostró signos de poderío a balón parado. Los golpeos tensos del uruguayo Pereyra amenazaron con darle brío a los rusos y servir de válvula de escape, porque en ataque estático las costuras resultaron manifiestas: Claesson esta vez no brilló y Wanderson directamente decepcionó. La incomodidad viguesa, más relacionada con la mínima ventaja en el global del cruce que con la capacidad de los hombres de Shalimov para generar un daño real en la zaga olívica, duró lo que tardó Mallo en aprovechar una buena incursión de Guidetti por la banda izquierda. El canterano irrumpió en el área con la autoridad que lo caracteriza en los últimos tiempos y aprovechó un rechazo a disparo de Aspas tras centro del sueco para colocar al representante español entre los ocho mejores de la presente edición de la Europa League. Justo premio a la valentía.

El 0-1 no contuvo las ansias de un Krasnodar ultracombativo. Con cierta dureza en sus formas, los locales apuraron todas sus opciones. El deseo desmedido en ocasiones provoca despistes defensivos y uno de ellos logró aprovecharlo Iago Aspas para acabar con las esperanzas de los de la orilla del río Kubán. Dos zarpazos le bastaron a un Celta sin grandes alardes con balón, más bien todo lo contrario, pero también capaz de tirar de brega y oficio cuando la ocasión lo requiere. Los centrocampistas celestes apenas tuvieron presencia con la pelota en los pies y el trío de delanteros vivió en su propia isla durante buena parte de los 90 minutos, pero el refuerzo anímico de las victorias grises en escenarios adversos supondrá una nueva vitamina para un grupo de futbolistas plenamente convencido de que el plan para alcanzar el éxito es el que dibuja con esmero su entrenador. Dieciséis años después de su última participación exitosa en Europa, el Celta cuenta con todos los mimbres para dar un paso hacia delante escribiendo su propia historia.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*