Gomis decide y el Betis se clasifica

Vadillo espera ser tan decisivo como en la ida (Foto: http://www.realbetisbalompie.es).

Ya lo explicábamos en la previa. Aun perdiendo el Betis podía certificar de manera matemática su pase a dieciseisavos de final de la Europa League. Y así ha sido. En un partido que venía etiquetado como puro ‘trámite’ por la larga lista de ausencias, ante un Lyon que salió con casi todo menos Gomis y Gourcuff. Decisivos a la postre. El equipo andaluz perdió pero Rijeka y Vitória empataron. Por lo tanto, los verdiblancos se quitan un peso de encima hasta febrero, aunque en la última jornada -si ganan a los croatas y el Lyon pierde en Portugal- todavía pueden ser primeros de grupo. Posición de la que se adueñan los de Gerland.

A ojos del espectador, el partido fue poco atractivo. Con una primera parte donde los hombres de Rémi Garde salieron a imponer su condición de local y el Betis asumir su papel al contra golpe. Lacazette y Briand incordiaron a la hoy sí contundente defensa bética, con el empuje de Gonalons, Fofana y Malbranque desde atrás. A Grenier se le vio bastante poco, desaparecido. De hecho, en la segunda mitad fue sustituido por Gourcuff y se oyeron silbidos por parte de la afición local. Y no daba la sensación que fuera por el cambio de Garde, ya que Gourcuff fue aplaudido en su ingreso. Un presagio de lo que iba a pasar posteriormente, asistiendo a un Gomis que entró a un mintuo del final del primer tiempo por la lesión de Briand.

Ni unos ni otros acabaron por imponer nada sobre el césped. Con el paso de los minutos, el Lyon perdió la intensidad en la presión y fue cedidendo la iniciativa a un Betis muy escaso de ideas con el balón. Plano, como nos tiene acostumbrados últimamente. No obstante, dentro de lo que cabe no estaba mal plantado el equipo de Mel. Logró sacudirse rápido el inicio dominador del Lyon pero le costaba un mundo combinar tres pases seguidos y arriba llegaba con muy pocos efectivos para crear peligro.

Primero quiso ejercer el rol de contragolpeador. En una de ellas, Salva Sevilla hizo trabajar por primera vez a Vercoutre con un disparo desde la frontal y en otra, Cedrick comandó un ataque por el centro. Sirvió una buena apertura para Chuli, que se descolgaba por la izquierda, pero al onubense se le hizo de noche. Controló mal, enseñó sus intenciones a un serio Bisevac y en el intento de rematar -todavía en posición franca- se resbaló.

En el ambiente se palpaba cierto nerviosismo francés. Ni el gol ni las ocasiones llegaban. Ahí apareció de nuevo Lacazette para intentar aprovechar un centro desde la derecha que Andersen midió mal y que finalmente Paulão acabó salvando bajo palos. El central brasileño cuajó un muy buen partido más allá de salvar la única ocasión clara – ya en las postrimerías- del equipo de Rémi Garde durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

La falta de pegada seguía lastrando al Betis. Bisevac y Umtiti mantenían fácilmente a raya a Chuli. Uno de los más destacados, Cedrick, se fue apagando con el paso de los minutos hasta ser sustituido. Si Grenier no apareció en el conjunto francés, tampoco lo hizo Verdú para los verdiblancos. O bueno, sí lo hizo. Se perdió la cuenta de los balones que llegó a perder durante los noventa minutos con poca intención de recuperar. Decepcionante una vez más.

Mientras el Lyon ganaba terreno en la reanudación, incluyendo el primer aviso de Gomis, el Betis buscaba salir ileso mediante el toque en espacio corto lejos de la portería rival y cerca de que una pérdida se convirtiera en peligro. Ahí si entró más en juego Salva Sevilla, mermado físicamente. ‘Lolo’ Reyes, que reaparecía tras su apendicitis, fue de más a menos aunque siguió desprendiendo buenas sensaciones tanto en la recuperación como en la entrega y oxigenación.

Gourcuff comenzó a adueñarse de la zona ancha en buena sintonía con Lacazette y aprovechando el peligro que ofrecía Gomis cada vez que tocaba el balón. Sin embargo, fue el Betis quien gozó de una ocasión inigualable. Nuevamente en botas de Chuli. El ex delantero del Recreativo se aprovechaba de una mala cesión de Bedimo para marcharse del veterano Vercoutre en boca de gol. Con éste ya batido, envió el esférico al palo izquierdo de la meta. Sin oposición. El frío que azotaba en Gerland se convirtió en escarcha.

Lo cierto es que esa jugada pudo cambiar el partido porque instantes después, Gourcuff avisó con un pase interior a Lacazette al que Andersen reacciona rápido para achicar. Hasta que al final, el ‘8’ y el ’10’ del Olympique superaron a la defensa bética con una gran pared que acabó en pase de la muerte hacia el ’18’. Bafetimbi Gomis sólo tuvo que empujarla para decidir.

Empresa harto complicada de la que los verdiblancos no desprendían fútbol para levantar. Había poco que perder ya y Mel se la jugó haciendo debutar al juvenil ‘Pepelu’. En los compases finales el empuje bético aculó a un Lyon concentrado en defender y cazar alguna contra. Mal, porque Gomis se marchó renqueante. Uno de esos arreones ocasiono un posible penalti por mano de Koné a disparo de Xavi Torres. Incluso la UEFA en su ‘Time Line’ comentó la jugada como: “parada de Koné”. André Marriner no se quiso mojar. Como tampoco en la última jugada del partido donde Chuli cayó rendido en el área.

Al final, el tanto de Gomis desniveló la balanza para aupar al Olympique al primer puesto del grupo. El Betis, por su parte, sigue inmerso en su particular racha acíaga aunque se toma al derrota con sabor dulce. Un billete a dieciseisavos con escala en Lyon para recobrar confianza y centrar los esfuerzos en la difícil tesitura liguera. Con muchos menos apuros está un Lyon que también deberá incrementar su rendimiento en la Ligue-1.

Documentos sonoros en zona mixta:

Nacho, el capitán del Betis, volvió a la titularidad en el lateral izquierdo

‘Lolo’ Reyes (Betis) reapareció en la medular con buen ritmo

‘Pepelu’ (Betis) y los nervios del debutante

Related posts

Deja un comentario

*