Birkirkara rompe corazones

Birkirkara Hearts final DavidFer

El Birkirkara ha hecho historia en Edimburgo al ganar por 1-2 al Heart of Midlothian en Tynecastle. Ese marcador, combinado con el 0-0 de la semana pasada en Malta, clasifica a los stripes para la tercera ronda previa de la Europa League 2016-17. Esto supone todo un récord para el Birkirkara y para el fútbol maltés. Nunca antes el Birkirkara había sido capaz de superar más de una ronda previa de cualquier torneo UEFA. Y desde que estas rondas existen, nunca antes ningún equipo de Malta había logrado sobrepasar tantas para llegar tan lejos. Los goles de Christian Bubalović y de Edward Herrera permiten a los stripes seguir soñando despiertos en este verano ya inolvidable para su entidad. Por otra parte, esos mismos tantos detonaron los abucheos de la frustrada afición del Hearts. Acudió en masa en pleno mes de julio para abarrotar Tynecastle, a excepción de la sección de visitantes. Confiaba en solventar bien la eliminatoria para seguir viendo a sus Gorgie Boys por Europa. Pero acabó contagiada del nerviosismo de su equipo, carente de suerte y de tino en los momentos clave del partido. El Birkirkara no solo les había marcado dos inesperados goles. No solo les estaba eliminando. Les estaba rompiendo el corazón. Tras el 0-2 y a falta de media hora para el final, muchos aficionados granates abandonaban el estadio. No entendían los fallos de sus jugadores en ambas áreas. No podían aguantarlo más. Alguno incluso se desprendió con rabia de su bufanda antes de salir. No era un buen día para tener al Hearts en el corazón.

Bufanda tirada Hearts Tynecastle DavidFer
Un aficionado del Hearts tiró al césped su bufanda tras el 0-2 del Birkirkara.

Las pulsaciones de la grada y de los futbolistas eran excesivamente altas desde el principio del partido. En el segundo minuto de juego, el Birkirkara tuvo la mejor ocasión del encuentro (goles aparte). La pareja de centrales del Hearts se quedó congelada ante un centro-chut del delantero esloveno Vito Plut. Nadie se movió más allá del portero maroon, un Jack Hamilton providencial en el despeje del servicio del Birkirkara y en la parada posterior a Shaun Bajada, que había recogido el rechazo con sorprendente facilidad. Esa jugada ya anticipó que no iba a ser la tarde de Igor Rossi ni del capitán Alim Öztürk, dos zagueros desatinados todo el partido en colocación y en los despejes.

Tras ese susto, el temor a la eliminación pudo con el Hearts. El Birkirkara, tercer clasificado de la pasada liga maltesa, pasó a dominar con el balón en Edimburgo. Ryan Scicluna, con el 21 a la espalda, se erigió líder del equipo. Como buen todocampista, sacaba la pelota desde atrás, se giraba, daba primeros pases y se animaba a conducir para llevar la pelota hasta tres cuartos de campo. El doble pivote del Hearts (Arnaud DjoumPrince Buaben), carente de mediocentros puros, no frenaba al joven maltés de 22 años a pesar de su evidente inferioridad física. Los jam tarts tenían serios problemas sin balón y eran frágiles. Con 0-0 en el global de la eliminatoria, estaban obligados a reaccionar y a cambiar el guion del partido.

HEA
Disposición inicial del Hearts ante el Birkirkara, sin mediocentro posicional. Infografía: Share My Tactics.

Ese cambio llegó, especialmente, por la banda izquierda. El joven volante Sam Nicholson (21 años) y el recién fichado lateral Fayçal Rherras empezaron a hacer continuos dos contra uno. El desborde del primero, persistente pese a empezar el partido con poca precisión, motivó al segundo para atacar continuamente por su carril. El escocés y el marroquí se compenetraron a la perfección y Nicholson fue mejorando sus jugadas fuera-dentro.

Sam Nicholson Fayçal Rherras Hearts DavidFer
Sam Nicholson (#11, izquierda) conduce la pelota y Fayçal Rherras (#3, derecha) empieza la carrera para hacer un dos contra uno.

Nicholson llegaba a la línea de fondo y servía buenos centros, algo que imitaba de un Callum Paterson colocado de extremo derecho y capaz de provocar un remate al travesaño de Jamie Walker. Nicholson también conducía desde la línea de banda hasta el corazón del área para intentar asistir o marcar. Y en una internada, Cain Attard lo derribó cometiendo penalti. Era el minuto 35 de la primera parte y el marcador podía cambiar para reflejar la buena reacción del Hearts. Pero Buaben le imprimió poca fuerza al balón y el portero del Birkirkara, el croata Miroslav Koprić, detuvo el esférico. Su parada en el poste izquierdo de su portería y la posterior resistencia a la segunda jugada empezó a consolidar la histórica sorpresa del Birkirkara. En Tynecastle aún se confiaba. Aún quedaba tiempo.

Miroslav Kopric Birkirkara para penalti Prince Buaben Hearts DavidFer
Koprić le para el penalti a Buaben.

Tras el descanso, en el que el Hearts presentó a su nuevo fichaje Tony Watt, los jam tarts salieron animados y en busca del negado 1-0. No obstante, la inseguridad de sus centrales y la poca contundencia de sus centrocampistas provocaron… el 0-1. En una falta lateral colgada por Srđan Dimitrov, el Hearts permitió varios rebotes y varios remates con despejes fallidos. En uno de esos remates, Bubalović desequilibró el marcador con un gol de valor doble en la eliminatoria. Al Hearts le quedaba poco más de media hora para marcar dos tantos. Convenía reaccionar rápido y Nicholson, el man of the match, lo sabía. En el primer ataque tras el mazazo del gol en contra, Nicholson sirvió un gran centro que Djoum mandó al travesaño. Esa falta de acierto en forma de dos travesaños frustraron a todo aquel vestido de granate en Tynecastle.

El técnico Robbie Neilson, consciente de lo dramático que era el marcador parcial, se arriesgó en busca de la remontada. El delantero español Juanma Delgado entró para ser referente puro en ataque, como lo había sido todo el partido el irlandés Connor Sammon (casi recién llegado del Nottingham Forest). Walker pasó a ser extremo y Paterson se apropió de la demarcación de lateral derecho, liberada por el sustituido Liam Smith. El Hearts se volcó, pero encontró el 0-2. En un contragolpe bien trenzado, Plut asistió a Herrera para anotar un gol demoledor. Quedaba solo media hora para marcar tres goles y, por mucho que Neilson dejara a Öztürk solo en defensa para mandar a todo el Hearts arriba, nada iba a resultar suficiente. Sammon marcó a falta de cuarto de hora, pero Tynecastle no vislumbró en ningún momento la remontada y se fue vaciando. Sus jugadores fallaban y se precipitaban una y otra vez. Condicionados por su frustración y su nerviosismo, se guiaron solo por el corazón y no tanto por la cabeza. Es en parte por eso por lo que el Heart of Midlothian está ya eliminado de la Europa League y por lo que el Birkirkara ha roto el corazón de Edimburgo.

Fotos: MarcadorInt/D.Fernández (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

se me cayo el mundo a los pies cuando vi que mis queridos jambos caian eliminados por un rival aparentemente muy inferior.

esperaba mucho mas de ellos, esto sino confirma el declibe paulatino del futbol escoces, por un celtic casi eliminado x un equipo amateur de gibraltar, y los dos equipos de edinburgo (uno en segunda!) eliminados de las rondas preliminares de la uefa (solo queda el aberdeen).

la unica nota positiva es que el hearts hace 2 años estaba en segunda, y en situacion de quiebra economica, subio y el año pasado quedo 3º…. algo es algo… pero el futbol escoces debe ser mas competitivo (mucho mas)

Deja un comentario

*