Konoplyanka liquida al Ajax

Konoplyanka - Dnipro - Focus

Don’t worry about a thing ‘cause every little thing gonna be alright. Cantaba el Amsterdam Arena al inicio de la prórroga. Cantaba Three Little Birds, de Bob Marley, en un llamamiento a la calma, del mismo modo que había cantado en los primeros minutos del segundo tiempo, aún con el 0-0 en el marcador. Cantaba la afición del Ajax consciente de que habían mantenido a raya el poderío ofensivo del Dnipro, no sin dificultades, pero que cualquier error en la media hora definitiva sería letal. Debían marcar un segundo tanto para evitar los penaltis, pero Konoplyanka restaba al acecho, agazapado cerca de la banda izquierda, para castigar al Ajax si se exponía más de la cuenta. Sin embargo, en el minuto 97 le dejaron conducir. La defensa del Ajax reculó en exceso y abrió la puerta de par en par a Konoplyanka, que completó la jugada de siempre. El extremo ucraniano dio las gracias al joven Bazoer, que le dejó tirar la diagonal para clavar el balón en la esquina inferior de la portería de Cillessen.

El gol obligaba al Ajax a anotar dos en los últimos 20 minutos para alcanzar los cuartos de final. El equipo de Frank de Boer no lo logró pese a dar entrada a Van der Hoorn para cabecear en el área rival, aunque el central ajacied justificó su cambio anotando el 2-1 cuando la esperanza ya estaba perdida, reanimando así a un Amsterdam Arena abatido tras la diana de Konoplyanka. Sin embargo, el gol de Konoplyanka no empaña una notable versión del Ajax, serio, maduro, frío y calculador durante la noche de jueves a la hora de gestionar el complicado dilema que siempre supone perder en la ida por 1-0 fuera de casa. Fue prudente y priorizó minimizar los errores propios pese al resultado, pues encajar un gol les condenaba a la eliminación, como finalmente sucedió.

El Ajax jugó sin prisa, pero siempre con intención. Sorprendió Frank de Boer prescindiendo de Serero para introducir a Sinkgraven, centrocampista mucho más fino que el sudafricano. Sorprendió, sobre todo, porque esta decisión implicaba la titularidad de Bazoer (1996), jugador de un perfil más similar a Serero. Sin embargo, la decisión fue acertada. Sinkgraven aportó pausa y calidad con el balón. Sumó técnica en el centro del campo ante un rival que esperó replegado, con las líneas bastante juntas y la defensa adelantada para acompañar a sus centrocampistas. El ex del Heerenveen dejó varios destellos de clase, regates útiles en un escenario así, pues eliminaban rivales, aunque en ocasiones se excedió y condujo demasiado la pelota. Pero quizás sorprendió más la actuación de Davy Klaassen como mediocentro. El “10” demostró que está listo para desempeñar ese rol, pues se mostró muy seguro sin balón, siempre ayudando en el lado correcto, siempre leyendo la acción rival. Sobre todo en la primera mitad, brillante para minimizar los riesgos del Dnipro a la contra. Si no llegaba Klaassen, lo hacía Veltman, que cuajó un partido sensacional y protagonizó una maravillosa pelea con Kalinic, una roca que terminó generando peligro pese a jugar muy aislado durante largas fases del choque.

Klaassen Ajax Eduardo Ferrer Alcover

Klaassen, nuevo mediocentro de De Boer. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Sin embargo, al Ajax le costó traducir su dominio de balón en ocasiones. El Dnipro se mostró como un equipo muy compacto pese a las bajas (especialmente sensibles Fedetskiy y Rotan en el apartado defensivo) y dificultó la progresión de un conjunto neerlandés que solo hizo cosquillas por las bandas (sobre todo a la espalda de Egidio). Douglas volvió a mostrarse muy seguro en el eje de la zaga y el trabajo de Kankava en el centro del campo fue fundamental. Mientras tanto, Kalinic se fajaba con los centrales del Ajax y permitía que sus compañeros saliesen de su campo junto con las conducciones de Konoplyanka, que siempre fue una amenaza para los locales, incluso si recibía a 60 metros de Cillessen. No obstante, los ucranianos no contaban con que una cadena de errores en el centro del campo terminaría marcando el rumbo del encuentro. Bazoer se anticipó para cortar un pase horizontal sin demasiado peligro en el centro del campo, ante la atenta mirada de Konoplyanka. Egidio salió a recuperarlo, pero Bazoer llegó antes y se quedó totalmente solo en el área para anotar el 1-0 que justificaba el planteamiento de Frank de Boer, con ganas de atacar pero sin exponerse, y la titularidad de Bazoer, pura fe y potencia en la acción del tanto. Sin embargo, los papeles se intercambiarían en la prórroga, cuando Bazoer se quedó mirando cómo Konoplyanka recortaba hacia dentro y daba al Dnipro su primer pase a los cuartos de final de la Europa League. Los ucranianos se unen a Steaua de Bucarest y Red Bull Salzburgo como recientes verdugos del Ajax en la Europa League. Algunas preocupaciones sí que tendrán en Amsterdam tras la eliminación europea. Aunque la base sobre la que regenerarse es bastante más ilusionante que en los casos anteriores.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Deja un comentario

*