Kovalenko para olvidar a Teixeira

kovalenko Shakhtar - www.rsca.be.

Si algo ha demostrado el Shakhtar Donetsk en la última década es una habilidad envidiable a la hora de encontrar recambios de futbolistas que han sido traspasados. El último -y más caro- ejemplo no es otro que Alex Teixeira, por quien el Jiangsu Suning desembolsó 50 millones de euros a comienzos del mes de febrero, en pleno parón invernal del Shakhtar. Teixeira, desde su rol de enganche en el 4-2-3-1 de Mircea Lucescu, había elevado sus prestaciones hasta ser la figura indiscutible del equipo: por talento, desequilibrio, gol y asistencias. Nadie marcaba tantas diferencias en la liga ucraniana como el brasileño Teixeira, que dejaba un hueco de importantes dimensiones.

El Shakhtar Donetsk recibió alrededor de 175 millones de euros por Teixeira, Willian, Fernandinho, Douglas Costa y Mkhitaryan.

El club por el que han pasado recientemente Willian, Douglas Costa, Fernandinho o Henrik Mkhitaryan se ha acostumbrado a esta dinámica de traspasar anualmente a alguno de sus mejores futbolistas, por lo que la transición post-Teixeira quizás no sea tan traumática. Para superarla se encomiendan al mayor talento joven del país: Viktor Kovalenko (1996), figura del Shakhtar juvenil en la anterior edición de la Youth League. Debutó hace algo más de doce meses con el primer equipo, aunque su consolidación como titular no se ha producido hasta la marcha de Teixeira. Kovalenko ha heredado responsabilidades en el mediocampo, donde puede desempeñar el rol de interior (como este jueves frente al Anderlecht) o de mediapunta (más habitual).

www.rsca.be.
Viktor Kovalenko está siendo uno de los motores del Shakhtar / Foto: www.rsca.be.

Hace poco menos de un año Kovalenko estaba exhibiéndose contra el Anderlecht en la semifinal de la Youth League. El mismo rival, esta vez en categoría absoluta, fue superado por el Shakhtar (3-1) en la ida de los octavos de final de la Europa League. Kovalenko acompañó a Maksym Malyshev, de 23 años, en el doble pivote de Lucescu. El 4-2-3-1 sigue siendo innegociable para el técnico rumano, como también es innegociable en su plantilla la velocidad de Taison, Marlos y sus amigos.

Kovalenko no responde al perfil del clásico mediapunta solo de highlights, tampoco es ‘más bonito que bueno’. De hecho, el dorsal número 74 de este Shakhtar, pese a situarse tradicionalmente como mediapunta, se muestra bastante involucrado en tareas defensivas, esfuerzo sin balón y recuperaciones. No se desentiende del juego cuando no tiene la pelota y no rehúye el contacto en balones divididos, situaciones de presión o intentos de robo. Por tanto, aunque no sea su mayor virtud, no es un cero a la izquierda en fase defensiva o transición defensiva.

No es un ’10’ clásico, no es un box-to-box al uso, ni tampoco un organizador puro, pero Kovalenko tiene virtudes asociadas a esos tres roles, siendo más enganche que otra cosa. En cierto modo, Viktor, de 20 años, puede acabar teniendo un papel similar al que desarrolló Mkhitaryan en Donetsk hasta su marcha en 2013: un mediapunta que llega muy bien al área ocupando el carril central, asegura goles y tiene buenos contactos con el balón. Protege bien el esférico, cometiendo pocas pérdidas. Uno de los aspectos más llamativos del fútbol del joven ucraniano es su facilidad para jugar a menudo al primer toque o empleando pocos toques. La suelta rápido si es posible y, en consecuencia, no ralentiza el juego. Porque Kovalenko encaja bien en el estilo dinámico y vertical con el que trabaja ofensivamente este Shakhtar.

viktor kovalenko Shakhtar - www.rsca.be.
El Shakhtar dio un paso importante para lograr el billete a cuartos de final de la Europa League / Foto: www.rsca.be.
Foto de portada: www.rsca.be.

Related posts

Deja un comentario

*