La octava oportunidad

Benfica y Chelsea pelean por la Europa League (Foto: PjotrP)

No es nada habitual que un club disponga de ocho ocasiones para conquistar un título en una misma temporada. Le ha ocurrido al Chelsea, como consecuencia del mayor logro de la historia de la entidad (la Champions League vencida en Munich en 2012), que ha permitido a los blues participar durante el presente curso en la Supercopa de Europa y en el Mundial de Clubes, así como en la Premier, la Community Shield, la FA Cup, la Capital One Cup, la Champions y la Europa League. Suman un total de 8 competiciones y esto convierte a la final de Amsterdam en la última oportunidad para evitar irse de vacío. El Amsterdam Arena es el punto y final de un curso en el que han ocurrido infinidad de cosas en Stamford Bridge y que será, además, la antesala de un nuevo proyecto.

La Europa League, aquello que en diciembre y enero sonaba a competición menor en el oeste de Londres, es ahora la salvación del Chelsea, un torneo que ha ido cobrando relevancia según eliminaban al Sparta de Praga, al Steaua Bucarest, al Rubin Kazan y al Basilea. Es esta una campaña en la que el Chelsea iba a por la Premier League y en la que acaba festejando una tercera o cuarta plaza en la liga; una campaña en la que el Chelsea defendía su condición de campeón de Europa y en la que acabará celebrando, si se produce, la victoria en la final de Amsterdam. Premios de consolación tras varios meses convulsos en los que se llegó a temer lo peor: no disponer de un billete para acceder a la edición 2013/14 de la Champions.

Rafa Benítez y su staff técnico siempre tuvieron claro que no renunciarían a la Europa League y así se lo transmitieron a los futbolistas. Ese mensaje caló en el vestuario desde principios de diciembre, fecha en la que el Chelsea fue eliminado de la Uefa Champions League.

Benfica y Chelsea pelean por la Europa League (Foto: PjotrP)
Benfica y Chelsea pelean por la Europa League (Foto: PjotrP)

Durante este tiempo Benítez ha encontrado respuesta a algunas incógnitas que se le presentaron: César Azpilicueta se consolidó como lateral derecho, Branislav Ivanovic lo hizo como central y David Luiz se convirtió en un habitual del puesto de mediocentro. En Radio Marca adelantamos, cuando Rafa llevaba 15 días en el cargo, que estaba probando insistentemente al brasileño en el centro del campo en los entrenamientos. Finalmente ha disputado casi una veintena de encuentros en esa posición, consecuencia de la pobre temporada de John Obi Mikel -extrañamente renovado- y de algunas ilusionantes actuaciones de Luiz como centrocampista. Pocos podían imaginar cuando arrancó la temporada que David Luiz sería el mediocentro titular en la última final del Chelsea 2012/13.

La peor noticia para el equipo es que quizás tuvo que pagar un precio demasiado caro por el triunfo en Villa Park: la lesión muscular de Eden Hazard le impedirá participar la final. El protagonista inequívoco de esa victoria en Birmingham, Frank Lampard, tendrá que esperar hasta la charla táctica del miércoles en el hotel para saber si será titular o si, por el contrario, empieza la final desde el banquillo. Es una leyenda y quizás el mejor futbolista de la historia del club, pero no indiscutible para Benítez.

Related posts

Deja un comentario

*