La puntualidad de Marcus Rashford

Marcus Rashford of Manchester United scores his team’s equalising goal to make it 1-1 during the FA Cup match at Ewood Park, Blackburn
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
19/02/2017

La segunda temporada de un joven talento en la élite a menudo es difícil de gestionar. La expectación del entrenador, de la hinchada, de los rivales e incluso de los medios de comunicación crece y la exigencia se multiplica. Ya no existe el factor sorpresa, el desconocimiento del adversario, e incluso el hambre y la ingenuidad juvenil se matiza: en mayor o menor medida hay un estatus que conservar, un punto de partida, la posibilidad de bajar varios escalones en la jerarquía de minutos si las cosas se tuercen. Del mismo modo que llegó la confianza del entrenador, esta puede desaparecer. Del mismo modo que llegó la ilusión de la afición, poco se tarda en etiquetar al joven talento de one hit wonder si parece incapaz de mantener sus prestaciones pasados unos meses.

Marcus Rashford está decidido a demostrar que llegó al Manchester United para quedarse en la primera plantilla de los red devils para muchos años y gritarle al continente que puede ser un futbolista importante en el fútbol inglés, también en la selección. Tras una irrupción espectacular en la recta final del curso anterior, con un debut con doblete ante el Midtjylland y varios goles en los últimos meses de campeonato que le valieron la llamada de Roy Hodgson de cara a la Eurocopa, el arranque del primer curso completo de Rashford como miembro de la primera plantilla del Manchester United no fue plácido. Llegaron futbolistas contrastados para ocupar su posición, fuese en la delantera (Zlatan Ibrahimovic) como en la banda (Mkhitaryan) y se marchó Louis van Gaal, el entrenador que confió en el joven canterano inglés.

La llegada de Zlatan Ibrahimovic le ha aportado mucho al United, aunque ha supuesto menos oportunidades para Marcus Rashford como delantero centro. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
La llegada de Zlatan Ibrahimovic supuso de inicio menos oportunidades para Marcus Rashford como delantero centro. Foto: Focus Images Ltd.

No fue titular por primera vez hasta finales de septiembre, cuando respondió a las primeras muestras de confianza de José Mourinho con algún que otro gol. Sin embargo, a Rashford le costó encontrar la regularidad esperada. Ha alternado la titularidad con la suplencia, y sobre todo los goles se le han resistido durante largas fases de la temporada. Aunque es cierto que no siempre ha jugado como delantero centro, pues le ha tocado convivir con Ibrahimovic, para un futbolista de sus características anotar solo tres dianas entre octubre y marzo parecía un bagaje escaso.

Sin embargo, cuando se ha acercado la fase decisiva de la temporada Marcus Rashford ha aparecido. El todavía adolescente inglés ha mostrado una personalidad llamativa en varios encuentros claves y no le ha pesado la responsabilidad de convertirse en el delantero centro del Manchester United a raíz de la lesión que ha apartado a Zlatan Ibrahimovic de la recta final de curso. Desde que arrancó el mes de abril, Rashford acumula fotografías para el recuerdo: un gol contra el Chelsea en un partido de Premier, la diana en la prórroga contra el Anderlecht que le dio la clasificación para las semifinales de la Europa League y la participación en los dos goles de los red devils en la eliminatoria contra el Celta. En la ida, Rashford marcó el 0-1 de falta y en la vuelta puso un centro tenso y medido en la cabeza de Fellaini para asistir al belga en el tanto mancuniano.

Marcus Rashford of Manchester United scoring their third goal during the EFL Cup match against Northampton Town at Sixfields Stadium, Northampton Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526 21/09/2016
Marcus Rashford ha llegado en forma al tramo decisivo de la temporada. Foto: Focus Images Ltd.

La energía y la verticalidad de Rashford son armas relevantes en el engranaje ofensivo del Manchester United. Fuese en la banda izquierda o ahora ejerciendo de delantero centro, el atacante inglés aporta profundidad y velocidad a un equipo que no anda sobrado en este ámbito. Además, Rashford mezcla bien con Mkhitaryan, que desde que se convirtió en una pieza importante para José Mourinho de cara a la segunda parte de la temporada es otro elemento de la plantilla valioso en este campo para correr con espacios. Letal para galopar al contragolpe y con una punta de chispa para acelerar y recortar para abrirse un hueco en choques en los que los espacios son más reducidos, Rashford es uno de los futbolistas que puede castigar la candidez del Ajax en la final de la Europa League. Ante un equipo al que le gusta defender lejos de su portería, que en ocasiones se expone en exceso porque asume riesgos, Rashford puede disponer de un nuevo escenario en el que marcar la diferencia. A pesar de que, por edad, precisamente es uno de los pocos futbolistas del Manchester United que no desentonaría en la plantilla de Peter Bosz.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*