La resurrección de Matías Delgado

Matías Delgado Besiktas Foto: Esteban869 bajo licencia Creative Commons 3.0

El fútbol tiene estas cosas. El Basilea llegaba al partido ante el Valencia lamentando la ausencia de su goleador Marco Streller, autor de 15 tantos esta temporada, y acabó festejando un triunfo construido a partir del acierto ante portería de Matías Delgado, que sólo había anotado una vez -y ante un equipo de la tercera división suiza, en Copa, en septiembre- desde su regreso a la entidad de St. Jakob-Park. El argentino, que llegó a Suiza con veinte años tras destacar con Chacarita en su país, fue un ídolo en el cuadro RotBlau entre 2003 y 2006 ya que, pese a su juventud, cumplió con creces el papel de sustituir al talentoso Hakan Yakin, el hermano del que hoy es su entrenador. Delgado se marcharía luego al Besiktas turco dejando un buen puñado de millones en la cuenta corriente del Basilea. Después se iría aún más lejos: a la aventura de los Emiratos Árabes con el Al-Jazira. El pasado verano volvió a su primer club en Europa, pero su presencia en la plantilla dirigida por Murat Yakin, que había sido compañero suyo durante aquellos tres años -justo antes de retirarse-, estaba siendo prácticamente testimonial. Hasta que llegó el partido contra el Valencia, faltaron todos los delanteros y el entrenador inventó un sistema sin nueve y le pidió que intentara ser aquel que marcó 18 goles en la liga suiza siendo un media punta ocho años atrás.

Basilea - Football tactics and formations

Con este esquema, el Basilea fue superior al Valencia en el primer tiempo. Confirmó algunas cosas que ya sabíamos (Schär y Stocker son buenísimos) y apuntó otras que desconocíamos (Aliji no pinta nada mal y Taulant Xhaka igual empieza a merecer que se le conozca por su nombre y no como el hermano de Granit). El equipo de Pizzi se quedó en algo indefinido: con Keita muy retrasado, no mordía la salida del rival y no robaba en zonas que le dieran ventaja. La lesión de Senderos y la ubicación de Barragán como central complicaron las cosas, pero ya antes del percance el cuadro suizo estaba siendo mejor.

En el segundo tiempo, y después de que el Basilea sufriera modificaciones en la línea defensiva –Xhaka acabó de lateral y Fabian Frei de central por la lesión de Schär-, el Valencia mejoró ostensiblemente. Generó suficientes ocasiones para el 2-1, pero falló algunas muy claras de manera inexplicable. Lo dicho: el fútbol tiene estas cosas. Alcácer, que lleva siete goles en 2014, y Eduardo Vargas, que había anotado en los dos últimos encuentros, erraron situaciones sencillas. Delgado, que desde septiembre sólo le había marcado al Münsingen, firmó un doblete con un gran disparo lejano y un desmarque académico para rematar de primeras un centro lateral. Y encima, cuando ya se había ido sustituido, vio a Valentin Stocker casi sentenciar la eliminatoria con una vaselina de tremenda categoría en una contra provocada por la desesperación de un Valencia que debió pensar que el 2-0 era tan malo que asumir el riesgo de encajar el tercero estaba justificado.

Foto de portada: Esteban869 bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

3 comments

Jo Axel, este Valencia es muy débil y surrealista (no me adjetivarlo como lastimoso).
Aquí en Vlc la gente hablando de llegar a la final para salvar la temporada (la prensa de aquí, tela…) la misma semana que perdemos 1-3 en casa, contra el Getafe… el peor Geta de hace años. La gente despreciando al Basilea, que ha hecho en Europa el doble que el VlcCF en los últimos dos años.
De la venta, sin pistas, de fichajes, a coste cero (y cuando se gastan kilos échate a temblar… Helder Postiga). Si no fuese porque es el VlcCF, competiríamos en el mercado con el Levante UD (en el mercado, en la tabla ya lo hacemos). Da la sensación de que hay alguien que le ha chupado mucho la sangre al murciélago del escudo, y no se sabe si el que está ahora también anda chupando.
Que sí, que la afición del VlcCF a veces se pasa de exigente, pero nos están tomando el pelo. Preguntaría, si a alguien le apetece responder, no si es posible remontar el resultado, si no levantar este club en un plazo de 2-3 años, que vuelve a ser ese club que en Europa era respetado.

A mí la sensación que me lleva dando el Valencia durante varios años en el plano futbolístico es que es un equipo lleno de buenos jugadores, pero que ninguno quiere asumir responsabilidad. Que Parejo, Feghouli, Vargas, Jonas, son jugadores capaces de desequilibrar un partido, pero luego desaparecen en otros dos. Y así es imposible que un equipo funcione.

Un Basilea supremo. Algunos jugadores son muy muy buenos. Un Valencia flojo y que aun asi, pudo haberse ido incluso ganando eh. Lo que se fallo no tiene nombre. No es disparatado pensar en la remontada eh.

Deja un comentario

*