Como siempre

Everton vFocus

El pasado fin de semana en la Premier League al Everton le pasó lo que llevaba tiempo esperando que pasase: que todo recordase al año anterior, que su fútbol fuese fluido y que los jugadores que brillaron hace unos meses volviesen a hacerlo tras un inicio de campaña con peores resultados. Fue un contundente 3-0 contra el Aston Villa en el que hubo un regusto dulce de la última temporada, algo inevitable. Por ejemplo, la asistencia del primer gol fue de Baines y además fue con la derecha. El lateral izquierdo se vio a banda cambiada -justo después de sacar un córner- y lejos de desconfiar de su pierna mala encaró a su par y sacó un centro que Jagielka lo mandó a la red. El segundo gol fue de Lukaku, que sin haber empezado entonado este curso ya suma 3 goles y los toffees necesitan que el belga vaya cogiendo ritmo y efectividad. En el tercer tanto ocurrió lo que tantas veces pasa cada vez que juega el Everton, una seña característica de su juego y una jugada que los define: centro del lateral izquierdo, Baines, y remate en el área del lateral derecho, Coleman, que volvía tras varias semanas de baja y que sigue siendo el defensa con más goles de la Premier League en las dos últimas temporadas. Además, uno de los mejores futbolistas del partido fue James McCarthy, con multitud de robos en el centro del campo, con distribución sencilla y, sobre todo, con un block épico cuando el resultado todavía era de 1-0 que evitó que el empate subiese al marcador. Pero, por encima de cualquier recuerdo que tuviese que ver con el primer gran año de Roberto Martínez al cargo del Everton, fue la presencia de Ross Barkley la que más activó el partido: el centrocampista inglés volvió de una lesión y completó una actuación magnífica, tomando responsabilidades, pidiendo el balón constantemente, dando pases al hueco y generando peligro. El regreso de Barkley es una magnífica noticia para el Everton en un momento en el que las cosas no les estaban marchando como querían.

Everton Barkley FocusRoss Barkley reapareció el sábado y dejó muy buena imagen (Foto: Focus Images Ltd)

Las dos ausencias de Mirallas y Stones son de gran importancia para la plantilla del Everton (ambos serían titulares en un once ideal), que sin embargo dispone de otros futbolistas secundarios para tapar agujeros: la Europa League es la competición en la que Besic debe confirmar que puede ser titular -ya lo ha sido varias veces en liga con sensaciones dispares-, la Europa League es donde Atsu debe rendir en cada minuto que tenga, pues en el último partido en Krasnodar duró hasta el descanso y fue sustituido. Sin embargo, el equipo de Roberto Martínez ha tenido fortuna con los resultados ajenos de su grupo, ya que después de ganar al Wolfsburgo y sacar un empate a domicilio en Rusia son primeros de grupo con 4 puntos.

El Lille (2 puntos) todavía no ha ganado y sus resultados han sido un 1-1 ante el Krasnodar y un 1-1 ante el Wolfsburgo, de modo que puntuar en casa ante el Everton se convierte en una prioridad para los de René Girard. El hombre a seguir es Divock Origi, que disfruta (y aprovecha) su primer año en propiedad del Liverpool estando cedido en el club del que lo ficharon, un Lille que ya ha visto al belga marcar 3 goles en esta temporada. El joven de 19 años es la referencia en el ataque y ha marcado uno de los 2 goles que los franceses llevan en esta competición (el otro fue obra de Kjaer). El mal momento liguero reciente del Lille -tres derrotas en cuatro partidos- ha coincidido con la ausencia de su capitán Mavuba, que a los 30 años es el jefe del centro del campo y que se perdió dos de esos partidos perdidos (Niza y Lyon).

Lille vs Everton - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Haría bien el Liverpool en recuperar en enero, si es posible, a Origi. Eso, o darle una oportunidad a Samed Yesil, porque Balotelli… uff…

Deja un comentario

*