Mi primera vez con Krychowiak

Krychowiak Sevilla- Focus

Me gustaba la vida en 2007. Éramos jóvenes, aunque unos más que otros. Me faltaban tres años para sacarme el carnet de conducir, otros dos para empezar la carrera y uno para salir del colegio. Ese curso suspendí matemáticas pero no cuenta porque también lo hice en el anterior y volví a insistir en el siguiente. Además sólo habían pasado unos meses desde que Zidane se había retirado, no casi una década, y un poco más tarde iría a mi primer concierto de Bruce Springsteen en el Palacio de los Deportes de Madrid. Más cosas. En 2007, en el fútbol aún no se había producido la explosión española por Europa y el mundo entero, Fabio Capello ganaba su segunda liga en el Santiago Bernabéu y hasta Kaká valía lo que se pagó por él algo después. Mi única preocupación en verano era que no llegase septiembre, pues soy de los que cumple años en agosto y nunca los ha celebrado con sus amigos del colegio –lágrimas-, pero he logrado salir adelante a pesar de las dificultades. En esas vacaciones pasé un mes en Ottawa, Canadá, donde surgió con éxito mi primera relación amorosa, pero ése no es el tema.

El tema es que en 2007 vi un partido de Grzegorz Krychowiak por primera vez y no contento con eso encima fui consciente de lo que hacía, pues no son pocas las cosas mejores en el mundo antes que ver a la selección polaca subloquesea. Sin embargo, fue difícil olvidarse de su nombre: en la primera que tuvo en el partido inaugural, una falta desde lejos del área, la clavó perfecta en la portería de Brasil. Era un Mundial Sub-20 y en la selección canarinha estaban Pato, Marcelo o David Luiz, pero en Polonia estaba Krychowiak, tres años más joven, y para qué más. ¿Dónde se estaba disputando ese Mundial? En Canadá. Y me pilló allí. A mí, un adolescente, enfermo por el simple hecho de ser un adolescente, en una de las sedes del campeonato y con una familia encantadora que me regaló entradas para todos los partidos que se jugaban en Ottawa, en un estadio sin fondos y al lado del río. En esas semanas vi en directo a la Estados Unidos de Adu y de Altidore, a la Argentina del Kun, Di María o Banega y a la Brasil de los mencionados anteriormente. Por la tele vi la eliminación de la España de Piqué, Mata o Capel. De Polonia no volví a ver nada. Tampoco de Krychowiak, a quien nunca olvidé aunque andaba por Francia y ya lo daba por perdido. Es más, añado un dato importante: de Krychowiak no he vuelto a ver un partido hasta el 27 de mayo de 2015.

La diferencia es que ahora dudo que me pierda el siguiente.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

No has visto ningún partido de Krychowiak este año? Ni cuándo jugaban contra un grande o alguna eliminatoria de la Europa League?

Espero una profundización mayor en el tema de Canadá 2007 en el English Breakfast, señor Don Álvaro de Grado.

Y fenomenal artículo, en tu línea

Gran y entretenido artículo, pero creo que ya son 3 los que se centran en este señor, gran futbolista, sin duda, pero bueno que…

Deja un comentario

*