Baño de realidad

Henrikh MKhitaryan of Arsenal during the UEFA Europa League match at the Emirates Stadium, London
Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979
22/02/2018

El Milan de Gattuso chocó de bruces con la realidad en el partido de ida de los octavos de final de la Europa League. El Arsenal destapó las carencias que el técnico rossonero había camuflado en los últimos encuentros y se ensañó con sus puntos débiles para tomar San Siro con una contundencia, e incluso suficiencia, sorprendente dadas las circunstancias en las que llegaban ambos equipos. El conjunto gunner encarriló la eliminatoria con una primera mitad pragmática y eficaz y no necesitó mostrar su mejor versión para neutralizar a un Milan que pareció inofensivo, atenazado por los nervios y la inexperiencia de una plantilla joven, con hasta siete futbolistas menos de 25 años. La línea de mediapuntas londinense perforó su centro del campo y Koscielny se encargó de neutralizar los intentos del Milan por añadir mayor emoción a la eliminatoria.

Milan 0
Arsenal 2 (Mkhitaryan 15′, Ramsey 45+4′)

Milan vs Arsenal - Football tactics and formations

El arranque de partido local fue prometedor. El Milan saltó al césped con ganas de comerse el mundo, pura determinación, empujado por el ímpetu de Patrick Cutrone. El canterano rossonero es uno de los futbolistas que mejor encarna el espíritu del cuadro de Gattuso: saltó a presionar a los centrales, peleó los balones largos y forzó pérdidas en situaciones comprometidas en la mitad de la cancha gunner. Cutrone no daba un respiro a Mustafi y Chambers, que tenían que sacudirse el balón de encima y lo regalaban cerca del círculo central. Así, el Milan recuperó el cuero lejos de la portería de Donnarumma y asedió el área de Ospina con varios córners y jugadas de estrategia de relativo peligro.

El vendaval milanista apenas duró diez minutos. Pronto el Arsenal encontró ciertas facilidades para progresar en campo contrario. Si lograba superar la primera presión de Cutrone, el resto era bastante más sencillo. Arsène Wenger acostó a Özil al sector derecho, pero otorgó una libertad absoluta al mediapunta alemán para participar por el carril central, punto de partida de Jack Wilshere. Así el inglés y el teutón se juntaban por dentro y luego buscaban el envío hacia la izquierda para que Mkhitaryan encarara a Calabria en situación de uno contra uno. Con Kessié acompañando a Cutrone en la presión, el Arsenal se ensañó con el perfil más débil de la zaga italiana, también el lado en el que menos colaboraba el extremo a nivel defensivo. Los gunners volcaron su juego hacia el atacante armenio y Calabria lo pasó fatal. Y precisamente por ahí llegó el primer tanto de la noche, en una pérdida del lateral transalpino cuando quiso salir jugando desde atrás. El Arsenal recuperó el balón en campo contrario, Özil habilitó a Mkhitaryan con un toque fabuloso a la espalda de Calabria y luego Mkhitaryan disparó al fondo de la red con una cierta dosis de fortuna, pues su remate impactó en Bonucci, en un desvío que imposibilitó la intervención de Gianluigi Donnarumma.

Gianluigi Donnarumma of Italy after the International Friendly match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 28/03/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Gianluigi Donnarumma no pudo hacer nada en los dos goles del Arsenal. Foto: Focus Images Ltd.

A partir del gol el Arsenal se hizo con el control absoluto del partido. Controló el balón y activó con asiduidad a su tridente de mediapuntas, que ganaba la espalda de Biglia y Bonaventura con facilidad para luego dirigir el juego hacia Mkhitaryan. Con el paso de los minutos las líneas del Milan se fueron separando. A diferencia de los encuentros anteriores, el equipo de Gattuso se fue haciendo más y más largo, como un acordeón, y cedió tiempo y espacio al Arsenal para manejar el cuero. El Arsenal leyó la situación a la perfección y se acercó al área de Donnarumma con bastante peligro: el portero italiano realizó dos paradas de mérito para negar el segundo tanto gunner, Mkhitaryan remató al larguero en el descuento de la primera parte y Ramsey amplió la diferencia en el último suspiro previo al descanso tras una fantástica asistencia de Mesut Özil.

La segunda mitad fue plácida para el Arsenal, que se limitó a replegarse a media altura para estorbar los primeros pases de un Milan cada vez más nervioso con la presión del cronómetro. Los de Gattuso jugaron un segundo tiempo desordenado en el que llevaron la iniciativa pero movieron la pelota con poco criterio. Todas sus aproximaciones fueron incursiones casi individuales, esfuerzos puntuales, pases precipitados que terminaban sin madurar la jugada. Le costó conectar con sus futbolistas de ataque y únicamente Bonaventura, a menudo con disparos desde muy lejos, intentó poner en apuros a David Ospina. Gattuso agitó el encuentro con la introducción de dos puntas, abrió a Bonaventura a la izquierda y también terminó con Borini como lateral derecho, pero nada sirvió para desestabilizar a la defensa gunner, que por si acaso introdujo a un tercer central para los últimos compases. El Arsenal incluso acabó el encuentro manejando la pelota, administrando la posesión en campo rival, ante la impotencia milanista. Los pupilos de Arsène Wenger lograron una victoria balsámica en un estadio de prestigio para cortar de raíz una racha de cuatro derrotas consecutivas y encauzar la clasificación para los octavos de final de la Europa League. Mucho tiene que cambiar el panorama en una semana para que no estén entre los ocho mejores del torneo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

El título del artículo refleja perfectamente este momento del Milan. Esta racha de victorias era bastante irreal, apenas agarrados a los goles de Cutrone y a dejar la puerta a 0 (6 partidos consecutivos sin encajar hasta ayer). De hecho, de no haberse suspendido la jornada, yo creo que se habría perdido con el Inter. No obstante, el Milan desde que está Gattuso es el tercer equipo que más puntos ha sumado en Serie A, tras Juve y Napoli, pero le va a penalizar su mala primera parte de la temporada de cara a clasificar a Champions. La Roma no está bien, el Inter es impredecible y la Lazio también ha tenido una crisis de resultados recientemente, pero creo que al Milan no le va a alcanzar. Y volver a la Copa de Europa era el gran objetivo de esta temporada, no nos olvidemos. Se contaba con mayores aportaciones de los fichajes, desde luego, porque Conti no ha estado desde el principio y André Silva y Kalinic no han sumado las cifras que se esperaba de ellos. Aún así, a esta plantilla le faltan todavía muchas cosas para volver a Copa de Europa. La experiencia y la jerarquía en primer lugar. El único que la tiene es Bonucci y ayer pareció un jugador bastante peor que el año pasado sólo por lo que tenía a su alrededor. Y es una pena, porque un jugador como él te da un plus competitivo en Champions tremendo, pero al Milan no le va a dar tiempo a aprovecharlo antes de que entre en declive, me temo. Si es que no se marcha antes. Todavía nos quedan años de “struggles” en Casa Milan, aunque viendo de donde venimos, cualquier brote verde nos parece un gran salto. Paciencia, no queda otra.

Por cierto, se me ha olvidado comentar un detalle que me está pareciendo curioso en esta era Gattuso. El equipo busca salir por abajo y sumar pases, pero se queda rápido sin ideas cuando trata de establecerse en campo contrario. Era algo que ya pasaba con Montella y, de hecho, esa espesura unida a la fragilidad defensiva le costaron el puesto. Parece que Gattuso sólo ha conseguido mejoría en lo que se podría esperar del jugador que fue, la faceta defensiva. Y con bastante arreglo a su personalidad, pues no se está defendiendo mucho mejor, sino que se está defendiendo más. Es decir, actitud, coraje, correr y tal, pero pocos conceptos. Rino Gattuso, vamos. Calabria es buen ejemplo de esto. Se ha asentado en el 11 por asumir muy bien esos valores (entre lo heroico y lo esperpéntico cuando sigue en el campo ¿lesionado?), pero sufre una barbaridad por falta de calidad defensiva. Sin embargo, en ataque ha habido pocas o ninguna solución. Menos paciencia que con Montella y recurrir al pase largo con más frecuencia, además de buscar progresar por las bandas, que es donde más talento hay, que, para colgar balones a Cutrone. Lo curioso es que yo esperaba que con Gattuso el Milan se “italianizara” de forma drástica y, sin embargo, quedan bastantes vestigios en los jugadores de querer mandar con la pelota. Entre otras cosas creo que responde a que los jugadores fueron seleccionados para jugar de una forma y sus características les piden eso más que defender “a lo Conte”, por ejemplo. Es un plan bastante incompleto, pero nunca habría dicho que Romagnoli saldría jugando con Rino en el banquillo, la verdad. No sé si seguirá Gattuso el año que viene (dependerá de como acabe en liga y si logra ganar la Coppa), pero la línea debe ser esa, jugadores que te den un salto de calidad asociativa. Y no sé si Gattuso es el idóneo para implementar la forma de jugar que mejor casa con el perfil de estos jugadores.

Yo creo que al final ha mejorado ostensiblemente lo que había y ha recuperado al equipo anímicamente, que era lo primero cogiéndolo a media temporada en un punto bajo. El Milan perdió sus seis primeros partidos ante los rivales del TOP7 de la clasificación en Italia y en eso también se está mostrando más competitivo. Aunque sí coincido que seguramente había ese punto de irreal, de burbuja, en los últimos partidos. Y al final fue el Arsenal quien lo destapó.

Respecto a lo que es el Milan con el balón, en otro artículo recientemente explicaba un par de matices de la propuesta de Gattuso para pulir lo que comentas (http://www.marcadorint.com/serie-a/cambio-orientacion-del-milan/). Es un equipo con dificultades para conectar con sus centrocampistas, así que a menudo se salta líneas con desplazamientos largos. Que no siempre son pelotazos, todo sea dicho. Quizás sea la forma con la que Gattuso intenta unir ese carácter asociativo de varios de sus futbolistas con algunas precauciones de cara a la transición defensiva (para no perder el balón en zonas delicadas). Pero tiene mucho recorrido por mejorar en este aspecto, en eso coincido.

Deja un comentario

*