La noche de sus vidas

Konoplyanka - Dnipro - Focus

El Dnipro se marchó de Nápoles con un botín generoso para lo que ofrecieron los ucranianos en tierras italianas, pero el gol de Seleznyov condicionará enormemente el choque de vuelta. Ante 70.000 espectadores en Kiev, donde se prevé un estadio lleno, los de Rafa Benítez deberán exhibir más personalidad que nunca, pues al menos están obligados a marcar en Ucrania. El Nápoles afronta una guerra de desgaste, un choque de paciencia en contra del reloj, con menos margen para el error que en la ida, cuando gozaron de ocasiones de sobra para rematar a un rival que parecía sometido por completo en el segundo tiempo. Pero, sobre todo, el gol en Nápoles legitima el plan del Dnipro, que cree en su idea, y la aplica con una fe absoluta. Markevych pide equilibrio, trabajo defensivo y paciencia sin balón, que alguna tendrá Konoplyanka para salir al contragolpe, y los ucranianos se lo creen a pies juntillas. Tal es el embrujo del veterano técnico que el equipo defiende con orden militar y casi no concede espacios entre líneas, sobre todo cuando alinea a Fedorchuk, Kankava y Rotan por el carril central. Y hasta Konoplyanka, que es la figura ofensiva y el esteta del equipo, se sacrifica sin cesar para echar una mano a Leo Matos en su flanco.

El partido de vuelta en Kiev es el choque más importante que habrán disputado los futbolistas del Dnipro, que no han vivido una oportunidad así en toda su carrera profesional. Y puede que jamás repitan en un escenario de estas características. Al menos hasta la final de Varsovia, si logran clasificarse. Así se explica que jugándose la segunda plaza de la liga (de acceso a Champions) el pasado fin de semana, Markevych alineara un once completamente alternativo, con solo tres titulares, ante el Zorya. El Dnipro perdió por 0-2, pero poco le importará si disfruta de su primera final europea el próximo 27 de mayo. Saltará al césped de Kiev con un marcador que le clasificaría y lo normal es que busque protegerlo. Sin replegarse a propósito alrededor de Boyko, pero sin pudor alguno a pasar un buen rato encerrado en su campo si el Nápoles empuja y se lo exige. Saben resistir y por arriba Douglas es inexpugnable. Aunque el Dnipro no renunciará al contraataque o a las acciones a balón parado para inquietar a Andújar.

“En la ida concedimos demasiado espacio a Higuaín, que no necesita demasiado para crear peligro ante la portería. Hemos trabajado durante una semana en este aspecto del juego y buscaremos asegurarnos de que goce de poco espacio”. Douglas.

Higuaín (Focus)

Higuaín fue protagonista en el choque de ida. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, tampoco hay que olvidar la ingente cantidad de ocasiones que generó y desaprovechó el Nápoles en el partido de ida. Pese al repliegue del Dnipro, el equipo italiano se armó de paciencia y abrió la lata en una acción a balón parado que terminó con la férrea defensa ucraniana y abrió espacios entre líneas que el conjunto partenopeo aprovechó para rajar y casi rematar la eliminatoria. En un escenario similar, lo lógico sería que las grietas terminen apareciendo, siempre que el Nápoles no se desespere y mantenga la cabeza fría a partir de la hora de partido. Si se precipita y únicamente centra balones al área, Douglas se impondrá. Pero, al fin y al cabo, un equipo con Callejón, Hamsik, Higuaín, Mertens, Insigne y dos laterales de recorrido como Ghoulam y Maggio debe generar ocasiones de peligro. Si gestiona bien la pelota, no la pierde en zonas de riesgo, utiliza las bandas sin abusar del centro lateral y obliga al Dnipro a abrirse como un acordeón, surgirán las oportunidades de gol. Luego ya entra la efectividad o la solidez de su transición defensiva. De Guzmán y Zúñiga se han quedado fuera de la convocatoria, pero los partenopeos gozan de recursos suficientes para superar a su adversario.

Más allá de lo que ocurra sobre el césped, parece que el futuro de Rafa Benítez no está estrictamente ligado a lo que ocurra sobre el césped ucraniano, aunque no superar al Dnipro supondría una decepción mayúscula en varios frentes. Por un lado, la Champions se alejaría mucho de Nápoles. Por el otro, los partenopeos se quedarían sin la ansiada final europea, privilegio del que no disfrutan desde la UEFA de 1989. Y, además, perduraría la sensación de que un rival de menor entidad, de enorme corazón y orden pero con menor cantidad de recursos, ha frustrado su mejor campaña continental en décadas. En una ciudad tan exigente como Nápoles, costaría de digerir una decepción así cuando el sorteo de las semifinales parecía beneficiarles tanto. No será la noche más importante de la carrera de Higuaín, Albiol y varios más, pero habrán vivido pocas experiencias tan dolorosas como caer ante el Dnipro, que disputará el choque más importante de su historia en clave europea casi doce meses después de la marcha de Juande Ramos.

Alineaciones probables (21:05 CET por Gol Stadium):

Napoli vs Dnipro - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*