Lacazette, Génésio y Fekir en una segunda parte inolvidable

Picture by John  Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356.14/02/2013.Supporters of Olympique Lyonnais before the UEFA Europa League match at White Hart Lane, London.

Todo elogio se queda corto para definir la victoria del Olympique de Lyon frente a la Roma en uno de los partidos más bonitos que ha dejado la actual edición de la UEFA Europa League. La formación del Ródano remontó ante el cuadro italiano en una segunda mitad extraordinaria, colosal, en la que demostró el carácter de un equipo que se cree capaz de ganar a cualquiera y alzar el título. Todas sus estrellas comparecieron para primero darle la vuelta al partido y luego al marcador, empequeñeciendo a la Roma a medida que corrían los minutos. Aunque seguramente una destacó por encima de las demás. Fue Alexandre Lacazette, que no encontró el gol hasta el último minuto a pesar de firmar una actuación excepcional. El delantero lionés se movió por todo el terreno de juego, cayó a las bandas, ganó constantes duelos a los tres centrales de la Roma y mejoró a sus compañeros, a los que siempre se ofreció. Lacazette fue el socio de todos, altruista como ninguno para mejorar cada jugada que pasaba por sus botas, aunque se permitió el lujo de cerrar la goleada con un zapatazo violentísimo desde la frontal que obliga a los italianos a ganar por dos tantos de diferencia en la vuelta si quieren disputar los cuartos de final.

O.Lyon 4 (Diakhaby 8′, Tolisso 47′, Fekir 74′, Lacazette 92′)
Roma 2 (Salah 20′, Fazio 33′)

xi-roma-ol-intermig
Infografía: Sharemytactics.

Con una segunda mitad imperial el Olympique de Lyon arregló su mal primer tiempo. El equipo local se adelantó muy pronto, en una jugada balón parado rematada en el segundo palo por Diakhaby, pero sufrió para frenar el poderío ofensivo de la Roma. El cuadro transalpino gozó de demasiados espacios para correr y no los desaprovechó. El Lyon intentó presionar arriba y jugar con las líneas adelantadas, por la Roma perforó su centro del campo con excesiva facilidad. A pesar de que Génésio fortaleció la medular con Tousart y Gonalons en el doble pivote para que dos futbolistas mantuviesen la posición a cambio de liberar a Tolisso por detrás de Lacazette, el doble pivote concedió demasiadas recepciones entre líneas y Salah anduvo muy suelto. El egipcio apareció a menudo para rajar a la zaga francesa con varias de sus acciones favoritas. Asimismo, la Roma también dominó el centro del campo gracias a un pequeño matiz de Spalletti en su once inicial, pues Nainggolan abandonó su condición reciente de mediapunta y jugó a la misma altura que Strootman.

La Roma se aprovechó de un resbalón de Diakhaby a la hora de salir a despejar un balón sencillo en el centro del campo para igualar mediante la velocidad de Salah y le dio la vuelta al electrónico con un cabezazo de Fazio en una jugada a balón parado. Con dos goles y la permanente sensación de peligro que transmitían sus hombres de ataque, la Roma había dado un paso de gigante hacia la siguiente ronda. Sufría la pareja de centrales local, con Dzeko buscando constantemente a Mammana para chocar y con Diakhaby algo perdido tras el error que originó el 1-1. Anthony Lopes intervenía más de la cuenta mientras Alisson vivía bastante tranquilo, aunque el Lyon ya había amenazado con trazar jugadas de peligro cuando se juntaron Lacazette y Ghezzal cerca del perfil derecho del ataque galo. Insinuó su potencial, pero no lo desplegó hasta después del descanso.

Diakhaby apunta a titular. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).
Diakhaby marcó el 1-0 y falló en el 1-1. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Todo cambió en el arranque del segundo tiempo, cuando el Lyon asedió a la Roma desde el primer instante y empató con un zapatazo de Tolisso. El autor del gol dibujó una doble pared de fantasía con Lacazette y sorprendió a Alisson con un disparo potentísimo, imparable para Alisson. El tanto reforzó la confianza del Olympique de Lyon, que se lanzó sin miedo en busca de la victoria. Con un despliegue impresionante, los de Génésio atacaron con muchísimos efectivos al mismo tiempo que reforzaron su presión tras pérdida y transición defensiva para ahogar a la Roma en su campo. El elenco italiano se encontró con muchas más dificultades a la hora de desplegarse, asediado por el O.Lyon, que atacaba permanentemente. Salvo alguna carrera de Salah o alguna aparición de Nainggolan, los de Spalletti vivieron cerca del área de Alisson. En pleno asedio, el arquero brasileño salvó tres disparos peligrosísimos de Gonalons, Lacazette y Valbuena, mientras Fazio se erigía como una figura vital en el corazón del área para despejar el bombardeo de centros laterales, pues Morel y Valbuena encontraron un filón en la banda izquierda en constantes 2×1 ante Bruno Peres. Fue en ese momento, con el viento a favor en el minuto 71, cuando Bruno Génésio dobló la apuesta.

O. Lyon vs Roma - Football tactics and formations

El entrenador del Olympique de Lyon introdujo a Fekir para que su zurda firmase el gesto definitivo que acercara a los del Ródano a la victoria. Sin embargo, Génésio arriesgó más de lo esperado con el hombre sustituido. Mammana se marchó para que Gonalons retrasara su posición, Tolisso pasara a jugar en el doble pivote junto a Tousart y así multiplicar la pólvora en la frontal del área con Fekir, Valbuena, Ghezzal y Lacazette. Bastó un pequeño chispazo para que Fekir hiciese estallar de júbilo al público del Parc OL, con una jugada mágica. En una exhibición de su brutal técnica con la zurda, Fekir se zafó de tres defensas en una baldosa para abrirse un pequeño hueco que le permitiese armar un disparo potente y preciso a la esquina más alejada, abajo, fuera del alcance de Alisson.

En el intercambio de golpes final, el Olympique de Lyon asestó el 4-2 defintivo con un zapatazo de Lacazette que hizo justicia a su fenomenal rendimiento individual. El delantero local fue decisivo para activar las asociaciones cerca del área italiana y acelerar todas las jugadas de ataque para que la pelota circulara a una velocidad difícil de frenar para la zaga romanista. El Olympique de Lyon disfrutó e hizo disfrutar a su afición, pero la Roma aún tiene mucho que decir en el partido de vuelta. Bien lo saben en tierras galas: están locos estos romanos.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*