Otra prueba de exigencia para Mazzarri

Mazzarri-Inter-Focus

Dos victorias en siete jornadas de liga no son un buen balance para un club de la dimensión del Inter de Milán. La competencia por las plazas europeas es feroz y la regularidad es un concepto a menudo desconocido para los interistas, por lo que esta temporada resulta más factible que los de Mazzarri se clasifiquen para la Champions a través de la segunda competición continental. El camino en la Europa League no ha empezado mal para el equipo italiano, que lidera su grupo tras ganar los dos primeros duelos y ha abierto una distancia notable respecto al segundo clasificado, el Saint-Étienne, ayudado por la poca puntería de los franceses, que aún no han marcado en los 180 minutos disputados en su grupo.

Así pues, una victoria del Inter dejaría a los de Milán en una muy buena situación para alcanzar las eliminatorias, que es lo que de verdad importa. Además, por fin parece que los equipos italianos están rindiendo a su mejor nivel en la Europa League, sea por el nuevo premio que espera al campeón o porque les corre prisa mejorar su coeficiente para que sean cuatro y no tres los combinados de su país que disputen la Champions. Sin embargo, el Inter no pasa por días tranquilos. Su juego no es constante y sólo suma un punto de los últimos nueve en juego en la Serie A, salvado con un gol de Hernanes en el descuento ante el Nápoles. Escoció, sobre todo, el 1-4 encajado frente al Cagliari de Zeman. Además, un personaje importante como Moratti, actual presidente honorífico del club, ya ha alzado su voz criticando a Mazzarri. Moratti atizó al técnico interista por los malos resultados, que ni siquiera vienen acompañados de visos de mejoría de cara a próximas citas. No obstante, Mazzarri no ha querido entrar en la confrontación dialéctica: “No he tenido tiempo para pensar sobre lo que dijo Moratti, ni tampoco quiero gastar energías en responderle. Estoy centrado en el Saint-Etienne“, contestó el extécnico del Nápoles.

Van Wolfswinkel Focus

Ricky van Wolfswinkel celebra su único gol con el Norwich… en agosto de 2013. Desde entonces sólo ha marcado otro gol, ya con el Saint-Etienne. Foto: Focus Images Ltd.

Mayor tranquilidad se vive en el Saint-Étienne, con alguna dificultad para compaginar las competiciones europeas con las domésticas. No obstante, es un equipo bastante rocoso, que no concede demasiados goles, motivo por el que es difícil de batir. Ruffier es un portero de nivel y las distintas combinaciones de centrales (dos entre Sall, Pogba y Perrin) dotan a los franceses de poderío físico y aéreo en esta parcela. Como contrapartida le cuesta bastante perforar la portería rival: no marcó en los dos primeros encuentros de la fase de grupos y no anota dos goles en un mismo partido desde el 17 de agosto. Su fútbol es rápido, dinámico y vertical, pero, sin el lesionado Erding, Ricky van Wolfswinkel es la única alternativa para jugar en la punta de ataque. El delantero holandés, que sólo ha marcado dos goles desde que salió del Sporting en verano de 2013, fijará a los centrales para que sorprendan los futbolistas que lleguen desde la segunda línea y ejercerá de referencia para que sus compañeros lo busquen en centros laterales. Vidic no es el mejor rival al que medirse en este tipo de acciones, pero los carrileros del Inter sí que pueden sufrir bastante si los encaran. Sobre todo en la banda derecha, sin Nagatomo ni D’Ambrosio, donde Obi y el joven Mbaye compiten por un puesto en el once. Además, ni Osvaldo ni Medel estarán disponibles para enfrentarse al Saint-Etienne, que no contará, en este caso por decisión técnica, con Clerc y Mollo. Un último aliciente es la posibilidad de que jueguen dos chavales nacidos en 1997 como Saint-Maximin (Saint Étienne) y Bonazzoli (Inter).

Alineaciones probables (21:05 CEST)

Inter vs Saint Etienne - Football tactics and formations

 

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*