Pavelka castiga el desatino sevillista

sevslovan92

El Sevilla FC ha empatado 1-1 con el Slovan Liberec en el Ramón Sánchez-Pizjuán pese a haber sido superior en propuesta, ocasiones y posesión. El conjunto checo no sorprendió con su habitual repliegue intensivo y su cesión del balón. Su técnico, Jaroslav Šilhavý, planteó el encuentro de forma similar al de hace dos semanas para intentar puntuar contragolpeando y desesperar a un equipo sevillista poco profundo con Rakitić fuera de zona o ausente. En esta ocasión, los de Nervión estuvieron especialmente inspirados y voluntariosos, consiguieron anular los pocos recursos ofensivos del equipo de los Sudetes y dominaron con comodidad gracias al desequilibrio de sus volantes, Perotti y Reyes. La pega para la escuadra hispalense fue no transformar las muchas ocasiones generadas, que hicieron corto el marcador parcial de 1-0 y permitieron que, en una acción aislada, el Slovan se llevase de su cancha un punto que los acerca a los Dieciseisavos de Final.

El Sevilla neutralizó los escasos recursos de un Slovan replegado

Fue necesario poco tiempo para comprobar cómo el Slovan Liberec le cedía completamente el balón y la iniciativa al Sevilla FC. La naturaleza contragolpeadora y defensiva del cuadro de los Sudetes les lleva a buscar el gol a partir de tres mecanismos muy concretos: el juego directo sobre su trabajador delantero Michael Rabušic, la explotación de las bandas y el contraataque si hay robo a buena altura. El equipo de Unai Emery dio la sensación de haber aprendido en Liberec hace dos semanas que anular estas tres vías de ataque implica reducir al mínimo al Slovan. De esa forma, solo es un equipo replegado que difícilmente puede llegar al área rival y al que con insistencia se le puede encontrar un hueco por el que dañar.

Por un lado, se apreció una mejoría en la presión sevillista con respecto a los últimos encuentros como local en La Liga. Los cuatro hombres más adelantados (Rusescu, Perotti, Rabello y Reyes) se instalaban en el comienzo del partido sobre la frontal del área del Slovan Liberec sin balón para bloquear los primeros pases del cuadro checo e intentar robar. Si los blanquiazules la superaban, había una segunda línea formada por Rabello y el doble pivote (doble mediocentro Cristóforo-Mbia) para frenar el avance de los atacantes y la continuación de la jugada ofensiva por las bandas. Por otra parte, la titularidad de Federico Fazio, pese a estar recién salido de lesión, fue muy positiva. Sus características físicas y su altura (195cm) le permitían ganar a Rabušic en prácticamente todos los duelos aéreos, neutralizando el mecanismo de salida en largo del Slovan y fomentando el crecimiento de la posesión de balón (que ya de por sí cedían los checos).

Durante el primer tiempo, estos dos factores sirvieron para apagar en ataque al Slovan Liberec y convertir en mayúsculo el dominio del Sevilla FC en el encuentro. En consecuencia, a los de Emery solo les hacía falta encontrar la manera de profundizar y romper la red defensiva del equipo visitante.

La posición de Frýdek y el ímpetu de Perotti y Reyes

“Estamos pensando qué hacer con Ondřej [Kušnír]. A veces se deja llevar, a pesar de que tiene experiencia de sobra”. Esta crítica de Jaroslav Šilhavý acabó pasando desapercibida en la previa del partido, pero tuvo muchas consecuencias en el desarrollo del mismo. Ondřej Kušnír, lateral derecho titular del Slovan Liberec, está a una tarjeta amarilla de ser suspendido una jornada, y el técnico checo cuenta con él para el partido ante el SC Freiburg en la República Checa de finales de este mes, donde su equipo podría sellar el pase a los Dieciseisavos de Final. No se esperaba que este factor le impidiera ser titular, pero directamente Šilhavý lo reservó para ahorrarse disgustos y no lo incluyó en la convocatoria definitiva para el partido. Siquiera se sentó en el banquillo. Ante esta medida conservadora, lo normal hubiese sido ver a Vladimír Coufal, lateral diestro suplente, ocupar el sector derecho de la zaga. Sin embargo, Šilhavý entendió que Coufal no es lo suficientemente profundo por su costado como para jugar un partido en el que la explotación ofensiva de las bandas puede resultar importante, y colocó en esa demarcación a Frýdek, un volante zurdo bastante ofensivo.

Su sufrimiento en labores defensivas era evidente. Perotti apenas tuvo que aparecer un par de veces por su zona para que el improvisado lateral recibiese una tarjeta amarilla clara, prueba de su desconocimiento de labores defensivas. Esa tarjeta, vista a los 9 minutos, fue la señal que el Sevilla FC necesitó para entender que, con Rakitić en el banquillo y con CristóforoMbia en la medular, la mejor vía para profundizar sería el juego exterior. Diego Perotti y José Antonio Reyes, titulares y con ganas de reivindicarse, acabaron convirtiéndose en los hombres más dañinos para el repliegue intensivo blanquiazul. Sus gestos de volantes –diagonales, movimientos fuera-dentro y asociaciones rápidas con los laterales Navarro y Coke– desestabilizaron a una zaga que tenía a un lateral derecho que no era tal (Frýdek) y a un lateral izquierdo al que se le puede hacer sufrir fácilmente como Fleišman. El argentino y el utrerano desbordaron cuanto quisieron, y provocaron que los apoyos de Rabello y los primeros pases de Cristóforo fueran hacia sus posiciones. Tuvieron ocasiones, hicieron aparecer al punta rumano Raul Rusescu en su primera titularidad como sevillista (que falló 3 ocasiones muy claras ante Hroššo) y, sobre todo, generaron faltas y córneres muy aprovechables pese a la suplencia del preciso lanzador Rakitić. El 1-0 es un golazo de tiro libre directo de Diego Perotti a la media hora de juego, y los remates de córner podían haber abultado el marcador de haber sido precisos (Mbia de esa forma podría haber marcado hasta en tres ocasiones).

Foto: www.sevillafc.es.

No ocurrió así y el partido llegó al minuto 70 con un 1-0 corto a tenor de todas las ocasiones marradas por un Sevilla FC dominador y muy superior (aunque fallón). El partido parecía estar controlado, y con el 0-0 entre GD Estoril Praia y SC Freiburg parecía que los de Nervión iban a obtener el acceso matemático a Dieciseisavos de Final. Pero el fútbol no es previsible.

La falta de acierto local hizo trascendente el golazo de Pavelka

Tras todos los fallos de Reyes, de Rusescu y de Perotti; tras todos los esfuerzos de la primera parte en la presión para hacer desaparecer el Slovan y centrarse en buscar espacios; y tras haber podido golear solo con remates en jugadas de balón parado, el Slovan Liberec consiguió empatar el partido en su primer disparo a portería (’71). Radoslav Kováč, central diestro ex de West Ham y Spartak Moskva entre otros, evitaba el avance de Reyes sobrepasada la frontal del área y le cedía el balón a David Pavelka, interior que había retrocedido para ayudar. A partir de ahí, conducción, cambio de ritmo y disparo desde fuera del área para poner con un golazo –consentido por Cristóforo y, sobre todo, por Cala– el 1-1 en el tanteador. No parecía esperárselo siquiera un Jaroslav Šilhavý que acababa de introducir a Coufal en el lateral derecho como cambio defensivo para fortalecer su repliegue y evitar un resultado abultado en contra.

El Sevilla FC se volcó. Emery acababa de dar entrada a Rakitić por Rabello para que el croata hiciese daño en la media punta, y el técnico vasco acabó por introducir a Bacca (por el falto de ritmo Rusescu) y a Víctor Machín (por Perotti) para refrescar el ataque y animar a su plantilla a que se instalara en el área de Hroššo, arquero titular por la sanción de Kovář. Tuvo ocasiones para el segundo gol, incluyendo un remate de falta de Cala que se fue al palo en el minuto 95. No ser capaz de cerrar el partido por falta de puntería, de acierto e incluso de suerte tiene estas cosas, por mucho que el oponente esté anulado siempre puede haber un despiste. Ahora el Sevilla FC es líder del grupo con 8 puntos y el Slovan Liberec sigue a 2 de distancia con 6 unidades. La clasificación de los de Nervión está prácticamente en el bolsillo por el 0-0 de Estoril, pero el resultado no es lo positivo que podía haber sido para un Sevilla FC presionado y cuestionado.

Deja un comentario

*