Penúltima cita europea en el Juventus Stadium

Jesus verá el partido desde la grada por sanción. Foto: Focus Images Ltd.

La superioridad de Benfica sólo se reflejó en el marcador gracias a un genial movimiento de un chaval de 20 años que rompió a la zaga juventina y permitió que Lima perforara la portería de Buffon. Sin ese destello, sin ese detalle, el partido de vuelta sería muy diferente. Ahora es Benfica quien se beneficia del empate inicial. Y la Juve quien debe proponer. Una Juventus que desearía haber peleado por jugar la final del 24 de mayo que se disputará en el mismo escenario de la ida de esta eliminatoria. Pero deberá conformarse con aspirar a repetir duelo europeo en su propio estadio dentro de dos semanas. Tras Feÿenoord (2002) y Sporting CP (2005), sería la tercera vez que esto ocurre en la UEFA/Europa League.

La palabra “miedo” no forma parte de nuestro vocabulario. Antonio Conte.

Los de Conte son mejores, son favoritos, pero no tanto como para creerse finalistas antes de empezar. Benfica anuló a Pirlo durante gran parte del choque de ida y costó que Pogba y Marchisio asumieran la responsabilidad. El francés siempre llega al área, puede desequilibrar el choque con una conducción, un misil desde fuera del área o un pase en profundidad. Pero no es constante. Va y viene. Aparece, deja destellos y se desvanece si no está muy metido en el encuentro. Marchisio no está completando una buena temporada, pero al menos mostró carácter en la segunda mitad en Lisboa y generó varias ocasiones de peligro. Lo mejor es que volverá Vidal, que será titular. El chileno es una de las figuras juventinas esta temporada y está en todos lados: muerde en la presión, recupera cerca de ambas áreas, lleva el balón al campo rival, aparece para rematar y ha anotado poco menos de una veintena de goles entre todas las competiciones. Su regreso relegará a uno de los dos interiores al banco.

Tévez Pirlo Juventus Focus

Carlos Tévez será la principal amenaza para el Benfica. Foto: Focus Images Ltd

Pero la gran amenaza es Carlos Tévez. Si lo encuentran entre líneas, como en la ida, difícilmente la Juventus se quedará fuera de la final. Para intentar que participe lo menos posible no estará Fejsa. Con el “5” como mediocentro, la solidez del Benfica aumenta. Con la pelota es más limitado, pero su manejo es correcto. Sin el serbio, la duda reside, una vez más, en quién lo sustituirá. André Gomes sería una propuesta más atrevida en el caso de no estar sancionado, pues el joven portugués, titular en la ida, es un futbolista de vocación claramente ofensiva: centrocampista talentoso, técnico, un buen pasador, pero no tan buen defensor. Cuando tocó proteger el 1-0 en Da Luz entró André Almeida, que podría ser de la partida en Turín para ejercer de guardaespaldas de Enzo Pérez. La otra opción sería introducir a Ruben Amorim, un futbolista de corte defensivo de similar naturaleza. Estas son las dos opciones para hacer frente al imprevisible Carlos Tévez. Control orientado por aquí para superar la marca del rival, pase filtrado entre líneas para el desmarque de su compañero cuando parece que no hay espacio por allí, disparo peligrosísimo casi sin armar la pierna pese a la presión del oponente en cualquier momento… Entre quien entre, deberán vigilarlo de cerca. Un mínimo despiste y se quedan sin final. Pero tampoco podrán despreocuparse de su socio en ataque, sea Llorente o Giovinco.

Carrileros como alternativa

Si Pirlo no se siente cómodo y Tévez no recibe entre líneas, quedan los carrileros juventinos. Lichtsteiner fue la gran amenaza turinesa en el choque de ida. Con la línea de tres zagueros atrás (sobre todo si está Cáceres, rapidísimo) y el marcador inicial en contra, se espera que ambos tengan una importante presencia en ataque. Ahí será clave el trabajo y desgaste defensivo de los extremos visitantes y la buena colocación de sus compañeros para tapar las líneas de pase. Con Pirlo ofuscado, los carrileros son (junto a los desplazamientos en largo de Bonucci) la principal alternativa para que los interiores y Tévez puedan recibir en campo rival. El carrilero debe dividir la atención de la defensa encarnada. Si atrae al mismo tiempo al lateral y extremo de su banda, Tévez o el interior de dicho costado pueden recibir con más espacio si se filtra un pase de calidad. Debe estar bien coordinado el Benfica para bascular bien y tapar la línea de pase. Para ello la Juve debe mostrarse acertada en lo técnico y el campeón portugués no debe replegarse muy atrás, pues entonces negaría cualquier espacio entre líneas en favor de ceder la iniciativa al club italiano.

Juve-Benfica 2

Si la presión benfiquista falla, la Juve podría generar superioridades en banda.

Rodrigo a la espalda de Pirlo

Rodrigo Moreno se encuentra en un momento muy dulce. Decisivo en cuartos, participativo en el choque de ida y especialmente acertado de cara a portería, es una de las amenazas para la Juventus. Si recibe a la espalda de Pirlo el Benfica generará jugadas de peligro. Si baja para combinar con Enzo Pérez, el juego encarnado será más fluido. Si Benfica necesita aguantar el balón, Rodrigo lo sabrá conservar. Y podrá encontrar a Markovic o Salvio (convocado, llega justísimo) en carrera si los turineses se vuelcan en busca del billete para la final. Para frenarlo, será clave la atención de los tres centrales juventinos. Pese a la presencia de los molestos Cardozo/Lima para fijar arriba, no sería extraño que uno de los zagueros abandonara su posición para perseguirle e impedir que el hispanobrasileño se gire en zonas de riesgo. Posiblemente sería la mejor manera de ayudar a Pirlo.

Artículo relacionado: La madurez de Rodrigo

El principal surtidor de balones a Rodrigo debería ser Enzo Pérez. El centrocampista argentino podrá estar en el choque de vuelta después de que la UEFA decidiera no sancionar a posteriori un codazo del benfiquista sobre Chiellini. Archivado este caso, que ha generado controversia en Portugal (el vicepresidente del Benfica, Silvio Cervan, llegó a afirmar que “a la UEFA le interesa que la Juve sea finalista”), Benfica evita lo que habría sido una ausencia muy sensible, pues André Gomes, su otro centrocampista de carácter más creativo, se perderá la vuelta por sanción. Llega algo mermado el campeón portugués, pues Fejsa y Silvio (lesionados) tampoco estarán disponibles. A cambio, Salvio y Gaitán, que no pudieron jugar la ida, están listos para disputar el último choque previo a la gran final. En la Juve, Pepe es la única baja.

Tottenham Hotspur v BenficaUEFA Europa League Rodrigo

Rodrigo es uno de los jugadores más en forma del Benfica. Foto: Focus Images Ltd

Se quedó muy cerca Benfica del título el año pasado. Se quedó cerca de la final en 2011, cuando el Sporting de Braga de Domingos Paciencia le privó de una final contra el Porto de Villas-Boas con un cabezazo de Custódio. El campeón de liga y finalista de las dos copas portuguesas (en ambas se jugará el título contra el Río Ave) busca imitar lo que hizo el Bayern de Heynckes en 2013: pasar de perder todas las competiciones posibles en el partido decisivo a ganarlo todo doce meses después (sin Champions). Antes, no obstante, debe superar la visita a Turín. En Lisboa esperan que no sea la única esta temporada.

XI Juve-Benfica
Alineaciones probables
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Deja un comentario

*