Pirlo solo hay uno

Pirlo - calciostreaming

Montella encontró la horma del zapato de la Juventus y amordazó durante tres cuartas partes del encuentro al máximo favorito para hacerse con el título: Borja Valero encimó a Pirlo sin perderlo de vista en ningún instante, incluso Mario Gómez ayudó en esa laboriosa tarea, y Vargas y Aquilani, interiores en el 4-4-2 viola (en rombo), sujetaron a Pogba y Arturo Vidal limitando al máximo sus incorporaciones desde segunda línea. El chileno fue una sombra de sí mismo, desdibujado, incapaz de despegarse de su marcador. Con el cerebro bloqueado y los dos pulmones encharcados, solo el Apache se salió de la carretera en sentido único que es esta todopoderosa Juve, por momentos carente de improvisación. El argentino bajó a recibir a la espalda de Pizarro y cayó a ambas bandas, evitando la marca de los centrales, tratando de entrar en contacto con la pelota para resolver el rompecabezas perfectamente elaborado por el técnico de Castello di Cisterna. Únicamente Tévez pareció entender que la mayor corrección era salirse del guión, porque la Fiore tenía armas para combatir la salida de balón lateral (Isla y Asamoah) y los desplazamiento en largo en busca de las recepciones de espaldas de un Llorente extremadamente apagado.

Angelo Alessio (2º entrenador de la Juventus): “Nos molestó que se dijera que a la Juve no le interesaba la Europa League, pero nosotros nunca hemos hecho mucho caso y seguimos a lo nuestro”.

Con la pelota, Cuadrado se sumó al ataque a la mínima que pudo mientras Tomovic guardaba un poco más su posición; de modo que la Fiorentina cerraba con tres atrás y mantenía el equilibrio en el centro del campo, puesto que Aquilani y Vargas no se soltaron demasiado. La consigna era clara: balones a Valero, exprimidísimo, y desde la media punta el español tenía encomendada la labor de conectar con Mario Gómez e Ilicic. Borja lo bordó, pero Mario estuvo desacertado. El internacional alemán dejó la sensación de que con poco es capaz de poner en apuros a la -para muchos- mejor defensa del fútbol italiano y sin embargo Buffon no tuvo que hacer intervenciones de excesivo mérito. Los locales desactivaron el planteamiento de Conte si bien carecieron de claridad para ponerse con el marcador a favor cuando tuvieron la oportunidad de conseguirlo.

Juventus vs Fiorentina - Football tactics and formations Onces iniciales

Chiellini, Bonucci y Cáceres fueron exigidos atrás y las ocasiones juventinas llegaron más por calidad individual -desbordes de Tévez- que por continuidad en el juego. La imagen de la izquierda (abajo) refleja la organización defensiva de la Fiore: redujeron al mínimo la aportación de los tres medios, presionaron a los dos centrales marcadores y Valero fue una sombra de Pirlo. Liberaron a Bonucci, con margen para salir en conducción hasta que Ilicic y Gómez rectificaban su posición y forzaban el golpeo en largo o un pase en paralelo hacia uno de los dos carrileros. A la derecha, la salida de balón de la Fiorentina: Cuadrado asume un papel protagonista desde el lateral, Borja retrasa su posición, Mario es la referencia arriba y Josip le da continuidad al ataque con apoyos en corto a su ‘9’.

Pizarro y la pareja de delanteros dispusieron de tres ocasiones francas en las proximidades de la portería defendida por Buffon, pero sus tres remates se marcharon desviados. Pogba y Tévez silenciaron a una grada entusiasmada con la personalidad de su equipo, aunque tampoco consiguieron mover el 0-0 del marcador al descanso.

Vincenzo Montella: “El partido se decidió por un hecho puntual gracias a la habilidad de un gran jugador (Pirlo). La Juventus no fue superior y todo se decidió en una jugada a balón parado”.

Fotor0320222347Salida de balón de la Juve desde atrás (izquierda) y salida de balón de la Fiore (derecha).

Ninguno de los dos equipos estaba dispuesto a dar un paso en falso, prueba de ello es que Montella decidió dar entrada a Ambrosini (por Pizarro) a la vuelta de los vestuarios, quizá con la intención de contener un poco más a Tévez. El partido seguía siendo intenso, vibramente, pero también algo pegajoso. No rompía. Matri sustituyó a Goméz, exhausto, y la Fiorentina parecía tenerlo todo bajo control. Hasta que Llorente controló con calidad un balón en la frontal del área y al girarse fue derribado por Gonzalo Rodríguez, que ya había sido amonestado en la primera parte. Expulsado. Pirlo cogió la pelota y no hay nadie que estando en el campo o viéndolo por la televisión no pensase que esa falta acabaría en el 0-1. Absolutamente nadie. La mimó, la puso en el césped, tomó carrerilla, se arqueó lo suficiente para pegarle por abajo y la pelota salió disparada al palo defendido por Neto. El brasileño reaccionó como pudo, pero no llegó a desviar un balón que se coló por la escuadra de su portería. Andrea no estaba apareciendo, Valero lo secó durante más de setenta minuto… “¿Y qué?”, se preguntarán en Florencia. “Si tiene una y la mete”. Y sí, así fue. Tras ejecutar al Genoa hace solo un par de días, anoche acabó con la Fiore. 

Montella, en inferioridad, retiró a Ilicic, introdujo a Roncaglia y adelantó a Cuadrado. No surtió efecto… Pirlo ya había pinchado la burbuja. 

Foto de portada: calciostreaming

¡Ya puedes descargarte la aplicación para Android!

¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!
aquí puedes descargártela para iPhone:

[app-store-download id=760410884]

 

Related posts

3 comments

Perfecto Pirlo. No es la primera vez que lo hace, ni será la última. Puedes secarlo durante todo el partido… es más, debes hacerlo. Pero le basta un libre directo para marcar y decidir, o incluso una falta lateral para buscar a cualquiera de los cabeceadores de la Juve y regalarle el gol. Sólo encuentro a un jugador similar: Juninho Pernambucano, aquel mediapunta del OL.

Deja un comentario

*