Por qué perdió el Benfica si durante tantos minutos fue mejor

La hinchada del Benfica sufrió otra decepción (Foto: Celine Aussourd)

Jorge Jesús no sabía qué cara poner. Hace diez días, el entorno del Benfica hablaba de triplete. Hoy su realidad es la siguiente: salvo milagro -salvo que el Paços de Ferreira, sin jugarse nada, le saque algún punto al líder Oporto-, su único premio posible será la Taça, en la que se va a enfrentar al Vitoria Guimaraes. Es muy poco para un equipo que no perdió un partido en la Liga Sagres hasta la penúltima jornada, y muy poco para un equipo que en una final le dominó grandes fases del partido y le jugo muy bien a todo un campeón de Europa.

Pero esta historia no es nueva. El año pasado ocurrió algo similar. El año pasado, con Javi García y Emerson de centrales porque no había centrales, el Benfica jugó un partido asombroso en Stamford Bridge. Mereció remontar el 0-1 de la ida. Pero perdió 2-1. Por Cech, por su desacierto de cara a portería, por ser más atrevido que letal. Como hoy.

 

La hinchada del Benfica sufrió otra decepción (Foto: Celine Aussourd)
La hinchada del Benfica sufrió otra decepción (Foto: Celine Aussourd)

Uno intenta explicar por qué ganó el Chelsea y no encuentra demasiadas causas estructurales. En lo estructural, de hecho, el Benfica fue mejor. Le hizo daño al rival buscando la espalda de esa pareja de medios centros que no son medios centros (Lampard es un box to box y David Luiz un central brasileño de aquellos a los que les gusta mucho atacar). Tuvo en Matic y Enzo Pérez a, quizá, los dos mejores futbolistas del partido durante muchos minutos. Y perdió.

¿Por qué? Porque pareció agarrotado ante la portería contraria. Porque ninguno de sus atacantes, en las múltiples opciones que tuvieron, tuvo la frialdad de Fernando Torres en el 1-0. Porque les marcaron un gol en una situación nacida de un saque de puerta con la mano y por el centro que dejó al delantero español en situación de uno contra uno -¡inaudito en una final!-. Porque Ivanovic es mejor que André Almeida y Jardel atacando un balón aéreo por mucho que él tenga que venir corriendo hacia atrás y los otros dos ya estén en el sitio en el que el balón va a caer. Y claro, estas cosas también cuentan. Y mucho, además.

Related posts

5 comments

Hola Axel,

Y, añado, porque no sabe defender lo elemental. Lo ha venido a decir Benitez en Onda Cero de una manera muy elegante.

Borja

Sobre todo porque el Chelsea tenía un tercer central que nadie veía, que estuvo impressionante ocupando los espacios y sacando todos los balones divididos en lá área blue. Estuvo enorme el fatasma de Bella Guttman.

Hay que decir que el Chelsea se ha hecho experto en sacar este tipo de partidos adelante, en los que el equipo contrario lo hace todo y ellos convierte un gol por cada tres ¡huy! en contra.

Deja un comentario

*