Fernando y Quaresma ante un Sevilla evolucionado

Do Dragao Edgar Jiménez

FC Porto y Sevilla FC se ven las caras en Do Dragão (21:05 CEST) en la ida de los Cuartos de Final de la UEFA Europa League. Mucho han cambiado las cosas desde que dragões y sevillistas se enfrantaron por primera –y última– vez en 2011. El Sevilla consiguió lo que era toda una hazaña por aquel entonces: ganar como visitante (0-1) al Porto de André Villas-Boas en el año de su consagración. Esa temporada, el Porto solo perdió 4 partidos en todas las competiciones y 3 de ellos fueron en casa (CD Nacional, SL Benfica y Sevilla). Luis Fabiano marcó un tanto que estuvo a punto de eliminar de Europa al Porto de Falcao y Hulk. Aquel equipo accedió a Octavos por el valor doble de los goles en campo contrario (1-2) y, desde entonces, arrasó a todos sus rivales continentales hasta alzar la copa de la Europa League al cielo de Dublín. Hoy el FC Porto no es ni la sombra de aquel equipo: está descartado de la pelea por la liga, por la que deambula 3º, y ha superado las dos primeras eliminatorias europeas sufriendo ante Eintracht Frankfurt (5-5) y SSC Napoli (3-2), sin parecer para nada un aspirante. Tampoco el Sevilla actual se parece al de aquellos tiempos tras su cambio generacional y la desaparición de todo vestigio de la era Juande Ramos. El equipo de Nervión llega en mejor momento al encuentro de hoy tras las evoluciones tácticas de Unai Emery en los últimos partidos. No obstante, jugará la eliminatoria más igualada de esta penúltima ronda en la segunda competición continental ante un respetable campeón de Europa.

FC Porto

El FC Porto está viviendo una temporada convulsa y bastante poco competitiva en términos de resultados. Si bien es cierto que sigue vivo en todas las competiciones y que ha llegado a las Semifinales de las dos copas, está en la tercera plaza de la liga portuguesa y sin visos de poder acercarse a SL Benfica (a 15 puntos de distancia) o a Sporting CP (a 8). Es por esto por lo que hace apenas un mes el técnico mozambiqueño Paulo Fonseca fue destituido. Hoy en día lidera a los dragões un Luís Castro que no ha cambiado en exceso el juego de un equipo parpadeante. La estructura del 4-3-3 se mantiene y, con ella, los problemas derivados del juego de unos futbolistas prácticamente inamovibles en los onces. Con Fonseca y con Castro, los equipos que le han presionado al FC Porto han conseguido hacerle sufrir. Los blanquiazules no logran sacar la pelota jugada porque Fernando, el mediocentro titular, sufre cuando se le echan encima y no encuentra línea de pase segura. Los rivales le empujan hacia la defensa y con ello, las fórmulas de ataque del Porto se reducen al juego directo sobre el ariete colombiano Jackson Martínez, muy hábil descolgando balones aéreos, y al juego exterior que este genera cuando, al haber retrocedido para bajar la pelota, puede encontrar a alguno de los extremos. Esta dependencia del punta para jugar por los costados se debe a que Alex Sandro y Danilo, los laterales, no son dados a ofrecer salida en raso, presionados o no. Alguna vez reciben en altura de los extremos o de Jackson y hacen daño con centros laterales, pero la frecuencia con la que esto ocurre últimamente es baja.

Cuando los oponentes del Porto se repliegan, el problema del equipo es muy similar. Fernando, que se ofrece para la salida a los centrales, está lejos de los interiores. No porque le hayan alejado sino porque Steven Defour, Carlos Eduardo o Héctor Herrera están entre las líneas el oponente y retroceder para ayudar al ‘5’ brasileño implica desaparecer en ataque: ninguno de los 3 interiores está siendo capaz de profundizar conduciendo por el carril central en los últimos encuentros. El que más se ha aproximado ha sido el mexicano Herrera, lo cual le ha valido para quitarle el sitio a Carlos Eduardo. El retroceso de uno de los dos que juegan (normalmente se ofrece primero Defour) se traduce en el arrastre hacia la divisoria del otro, porque se queda muy alejado como para recibir entre líneas. El Porto se encuentra así con la primera o la segunda línea del repliegue rival y tiene que recurrir a las bandas para que Ricardo Quaresma y Silvestre Varela, que se ofrecen por detrás de su posición de partida, asistan a Jackson, que en este escenario depende de ellos y no al revés. Eso siempre que los rivales no cierren bien sus bandas. De hacerlo, Quaresma y Varela quedan aislados y, salvo que hagan por meterse en la media punta, el Porto se parte y se bloquea, recurriendo de nuevo al juego directo sobre Jackson. De todo esto se deriva que sea cual sea la actitud del rival, el Porto ataca con balones aéreos a Jackson o por las bandas (sobre todo, la del inspirado y fundamental Quaresma). Apenas hay jugadas de elaboración o ataque posicional por dentro, algo que influye en los sistemas de presión y los esquemas defensivos.

Salida del FC Porto

Una de las pocas cosas que han cambiado con el paso de Fonseca a Castro es la forma de presionar. Hasta el pasado mes el esquema de presión más visto en el equipo de Do Dragão era el que tenía como hombres adelantados a Jackson y a Fernando, que buscaban apretar la salida y el primer pase del rival para robar en altura y encontrar casi en el área del oponente a los extremos o a los interiores, respectivamente. Si no se producía el robo y el rival avanzaba, la (casi) línea de 5 que se formaba tras el delantero comenzaba un retroceso progresivo con el cual absorbía el ataque del oponente. Castro, hasta ahora, no ha adelantado a Fernando. Seguramente se deba a que su espalda es fácil de conquistar por su tendencia a bascular demasiado. Son los dos interiores los que acompañan a Jackson cuando los centrales rivales buscan al mediocentro o una salida en largo. Así, fuerzan dos posibles situaciones: que los centrocampistas rivales que logran avanzar por dentro tengan que enfrentarse a un centrado Fernando (más sólido) o que los defensas opten por salir por bandas, donde los extremos del Porto se sacrifican (especialmente Quaresma), ayudan a los laterales e incluso roban para transitar.

Fernando FC Porto FocusFernando es clave en este FC Porto desde el punto de vista táctico. Foto: Focus Images Ltd.

Siempre que se sobrepasa a Fernando o que la presión no surte efecto se inicia un rápido repliegue de los 5 centrocampistas que están tras Jackson, de forma parecida al que se veía en tiempos pasados. Si esa primera capa de 5 futbolistas es superada, el Porto normalmente registra una ocasión de gol en contra. Los cuatro miembros de la línea defensiva están experimentando problemas de compenetración. Los laterales son asimétricos, a veces uno retrocede más o más tarde que el otro y no acaban de cerrar bien. El centro de la zaga no tiene una pareja estable y compenetrada desde que el Valencia comprase en invierno a Nicolás Otamendi. El francés Eliaquim Mangala, miembro indiscutible del once, no ha acabado de mezclar ni con el repescado Abdoulaye Ba, ni con el mexicano Diego Reyes ni con el brasileño Maicon Pereira. A su vez, estos tres no se han encontrado cómodos cuando han formado parejas de dos en los últimos partidos. El Sevilla FC, con delanteros móviles, podría hacerlos sufrir.

Para este partido, Luís Castro ha dejado fuera de la convocatoria a los lesionados Helton (tendón de aquiles de la pierna derecha) y Maicon Pereira (aductor de la pierna derecha). Tampoco está en la lista Abdoulaye Ba, vetado en la Europa League (ya jugó la Fase de Grupos con el Vitória Guimarães en el que estaba cedido). Josué y Kelvin se caen de la convocatoria del técnico portugués por decisión técnica. El once que dispondrán esta noche los portugueses es bastante previsible. Fabiano continuará entre palos y la defensa tendrá como eje al tándem Diego Reyes-Mangala, los dos únicos centrales convocados. Fernando hará de ‘5’ y jugará junto a Defour. Una de las dudas es el acompañante del belga, aunque el reciente rendimiento le da el favoritismo al profundo Herrera antes que al trabajador Carlos Eduardo. Silvestre Varela, recuperado de una lesión, podría ser titular en el extremo derecho junto con su homólogo Quaresma, con el que se intercambia el carril. En caso de que el internacional portugués no se encontrase al 100%, su banda sería la segunda duda de la alineación pues podría ser ocupada por Licá, por Ricardo Pereira o por el argelino Nabil Ghilas. Jackson Martínez, Mangala y Fernando (además de Josué) están apercibidos de suspensión, con lo que una tarjeta amarilla hoy les impedirá jugar en 7 días en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Sevilla FC

El Sevilla FC viaja a Portugal después de haber perdido ante el Celta de Vigo (1-0) y de haber acabado con dos rachas: una de 5 victorias consecutivas en todas las competiciones y otra de 6 triunfos seguidos en La Liga (algo que no había conseguido en su historia). Pese a ese mal resultado, el equipo de Nervión ha superado el revés de la lesión de Sebastián Cristóforo en los últimos partidos, la cual tenía un componente táctico muy importante. El Sevilla se quedaba días antes del duelo ante el Real Betis (0-2, vuelta del Euroderbi) sin el mediocentro que mejor salida en raso da y que hace que el equipo asuma la posesión y la utilice con buen criterio. Todo apuntaba a que el equipo de Nervión involucionaría con respecto a grandes partidos (1-3 en Almería, 4-1 al Real Valladolid) y volvería a ser el Sevilla rakitićista de los desplazamientos largos que tanto sufre cuando le dan el balón.

No obstante, una de las claves de la remontada del Benito Villamarín fue la evolución táctica que dio Unai Emery a su escuadra. Ivan Rakitić ejerció de mediocentro en el doble pivote pese a coincidir con el mediocentro puro Stéphane Mbia, algo que se tradujo en fracaso durante los meses anteriores porque el camerunés (o sus homólogos Iborra y Carriço) tenían que encargarse de la continuidad de la jugada en raso. No obstante, el croata realizó un movimiento que le resultó cómodo y que suele hacer cuando juega en tres cuartos: caer a la izquierda. Concretamente, a la demaración del lateral izquierdo. Cuando el equipo bético le cedió la posesión al Sevilla, sus centrales buscaron en el inicio de las jugadas a Rakitić en la banda izquierda. Antes de ese pase hacia el lateral, Alberto Moreno se colocaba como volante izquierdo (posición que conoce bien) y empujaba hacia el carril central al volante adaptado Marko Marin, que se ofrecía a la zona vaciada por Rakitić. Empezar así las jugadas le dio al Sevilla un doble circuito de salida en raso a través de su capitán: Rakitić-Alberto Moreno y Rakitić-Marin. El hecho de que el Real Betis, desgastado, no presionase, ayudó a que el plan funcionara, pero este sistema incluso mejoró el ataque del Sevilla con respecto al que se daba con Cristóforo, cargado fundamentalmente a los hombres de banda. Durante casi todo el Euroderbi, los sevillistas generaron más peligro que los béticos controlando bien la posesión.

Rakitic lateral en salida

Desde ese partido no se ha vuelto a ver un Sevilla con la misma organización táctica, pero sí se ha atisvado cómo el mediocentro más posicional ha buscado alguna vez meterse en la posición de Alberto Moreno para no utilizar abusivamente desplazamientos largos y transiciones. Sin embargo, con estos mecanismos propios del Sevilla de inicios de febrero, los de Emery ganaron en Pamplona a CA Osasuna (1-2) y perdieron en Vigo. Ante el posesivo Real Madrid CF, el Sevilla no tuvo balón. En parte porque acusó el desgaste físico que supuso la prórroga europea y la concatenación de 3 partidos en 7 días. Pero en parte también porque quiso replegarse y aguantar defensivamente un empate 1-1 provisional que era bueno tal y como había empezado el partido. La solidez del repliegue –a veces reducida por Modrić y sus pases– implicaba dificultades para transitar, pero la mezcla del juego exterior vertical (CokeJosé Antonio Reyes sobre Marcelo) y la salida larga sobre Carlos Bacca y Rakitić (mediapunta) permitió ver transiciones rápidas y verticales, como las que deslumbraron a la Real Sociedad en el mejor partido de un Sevilla contagolpeador esta temporada. Todo esto implica que Emery ha conseguido sacar beneficios de un mecanismo en el que ya pocos confiaban (Rakitić de ‘5’) y ha logrado que el Sevilla sea plural en términos estilísticos. Ahora, aunque su equipo prefiera contragolpear y no tener el balón, sabe ser vertical teniéndolo poco y sabe cómo construir cuando se lo ceden. La teoría parece aprendida, y el único impedimento que puede haber de aquí a junio es el desgaste de varias competiciones simultáneas.

Bacca sevillafc.esLa velocidad y la movilidad de Carlos Bacca fueron claves para las buenas transiciones ante el Real Madrid. Foto: www.sevillafc.es.

El Sevilla no ha podido incluir en la convocatoria a los lesionados de larga duración Cristóforo (ligamento cruzado anterior pierna izquierda) y Denis Cheryshev (esguince de tobillo). Tampoco han viajado los sancionados Federico Fazio y Stéphane Mbia. Las dudas principales en el equipo de Unai Emery son Daniel Carriço y Beto. El arquero, ex del FC Porto, se lesionó un aductor y no pudo jugar en Vigo el sábado, aunque en la previa del partido ha manifestado su disponibilidad y todo hace pensar que estará entre palos. Carriço, por su parte, se ha recuperado antes de lo previsto de una lesión de tobillo y podría ser de la partida si recibe el OK médico. Jugaría como central ante la escasez de zagueros en la plantilla y la sanción de Fazio. De no poder hacerlo, Fernando Navarro entraría en esa posición adaptado. La ausencia de Mbia, las lesiones y la poca confianza de Emery en Piotr Trochowski seguramente lleven a que Rakitić vuelva al doble pivote junto al único mediocentro convocado del primer equipo: Vicente Iborra. Su retroceso abre la posibilidad de que Marko Marin sea mediapunta y no volante, y que Reyes, Víctor Machín, Jairo e incluso Diogo Figueiras puedan jugar como atacantes de bandas. Esta configuración, favorable al mecanismo del “Rakitić lateral”, podría desbordar por completo a Fernando tanto si el Sevilla tiene el balón como si no lo tiene, y llevaría a Defour a trabajar en defensa, lejos del área sevillista. A priori, el enrachado Carlos Bacca será el único punta. Figueiras, Alberto Moreno, Coke y Jairo están apercibidos de suspensión y no jugarían como locales ante el FC Porto de ver hoy una amarilla.

Onces previstos en el FC Porto – Sevilla FC.
Foto de portada: Edgar Jiménez.

Related posts

3 comments

Buenas,

dos apuntes de este partido:

-Josué fuera por decisión técnica? creo que ese futbolista tiene algo distinto, sobre todo ambición y de triunfar por supuesto no exento de calidad y velocidad.

-En cuanto al Sevilla, siendo duda Carriço, si juega creo que lo hará en el doble pivote con Rakitic, dejando como centrales a Pareja y Navarro.

Saludos.

Buenas,

Si la defensa del Oporto tiene problemas con delanteros hábiles y móviles ¿no tendría máss sentido colocar a Gameiro?.

Si el Sevilla abusa de colgar balones tiene el partido perdido.

Otra cosa que preocupa en Sevilla es,ante la ausencia de altura de Fazio, quien será el encargado de frenar los balones colgados del Oporto a Jackson.. ¿Carriço mejor que Pareja o Navarro no?

Deja un comentario

*