Olympique de Marsella-FC Salzburgo: de Nyon a Lyon pasando por el Vélodrome

thauvin-capi Olympique Marsella Marcadorint

Hace un año, el lunes 24 de abril de 2017, el Red Bull Salzburgo ganó al Benfica y se proclamó campeón de la UEFA Youth League en Nyon. El equipo austríaco alzó la Champions juvenil con una generación de futbolistas prometedores que jugaba a una velocidad alta, que presionaba durante noventa minutos, provocaba robos en campo contrario y luego golpeaba con contundencia. Bajo las órdenes de Marco Rose, brillaban futbolistas como Xaver Schlager (que se perdió los últimos partidos por lesión) o Amadou Haidara. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que ese estilo y esos futbolistas no destacaban únicamente por una preparación física óptima que causaba estragos en un torneo juvenil. Doce meses más tarde, Marco Rose es el entrenador del primer equipo del Red Bull Salzburgo, Xaver Schlager una de sus estrellas y Amadou Haidara una pieza indispensable del engranaje ofensivo. Otros como Hannes Wolf entran a veces desde el banquillo. El técnico alemán ha exportado al primer equipo su esquema (4-3-1-2) y las mismas líneas maestras, con un par de matices respecto a la propuesta del Salzburgo de temporadas anteriores. Ha eliminado a representantes de tres de las mejores ligas del continente (Real Sociedad, Borussia Dortmund y Lazio) y ahora está a dos partidos de la final que se disputará el próximo 16 de mayo en Lyon. Si marco Rose quiere completar el viaje de Nyon a Lyon necesitará superar el reto marsellés. El Vélodrome apretará como nunca en busca de su primera final europea en 14 años.

“Confío en que mi equipo sabrá jugar ante más de 60.000 espectadores. Queremos jugar de forma ofensiva y esto no cambiará ni siquiera ante 67.000 espectadores”, manifestó Marco Rose con convicción en las horas previas al partido. El Salzburgo es un equipo atrevido, valiente, con personalidad, y ya ha sobrevivido a una de las pruebas más parecidas al infierno marsellés, pues el cuadro de la bebida energética fue capaz de ganar en Dortmund en los octavos de final. Y también sacó un 0-0 de su visita al Vélodrome en la fase de grupos. Cuando OM y Salzburgo se cruzaron en la primera fase, el equipo austríaco conquistó la primera posición del grupo: empató en Francia y ganó por 1-0 en su feudo. Nada tendrá que ver a nivel ambiental con el precedente más reciente, pero reforzará la fe del cuadro de Marco Rose. Hasta ahora ha jugado casi todos los partidos del mismo modo. Con descaro, buscando la presión alta y la transición vertical. Si el choque de Marsella deriva en un enfrentamiento pasional, loco, quizás se sentirá cómodo. Porque no sabe jugar a otra cosa. Suele disfrutar en el caos, aunque le cuesta rebajar la temperatura de los partidos. Es un defecto que comparte con el Leipzig, que cayó goleado en Marsella hace un par de semanas.

Rudi Garcia. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Rudi Garcia. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Este será el verdadero reto del Salzburgo en Marsella. Implantar su idea de juego, cortocircuitar el dominio del Olympique de Marsella y provocar pérdidas en zonas delicadas, pero al mismo tiempo no exponerse a un intercambio de golpes constante. Así salió perdiendo ante la Lazio y así cayó goleado el Leipzig, pues el Olympique de Marsella rebosa calidad en ambas áreas. Sobre todo en el área contraria, con Florian Thauvin y Dimitri Payet en un momento de forma descomunal. Si los dos futbolistas más talentosos del OM tienen espacios y metros para pensar y ejecutar, el Salzburgo lo lamentará profundamente. Junto con Maxime Lopez, el equipo de Rudi Garcia cuenta con futbolistas capaces de sortear trabajo del centro del campo austríaco.

“Es un partido muy importante. Uno de los más importantes de mi carrera. Hace catorce años que los hinchas esperan ver al OM en una semifinal europea”. Florian Thauvin.

Más problemas tiene Rudi Garcia en defensa. Hiroki Sakai se lesionó el pasado fin de semana y no podrá participar en la eliminatoria ante el Salzburgo. Tampoco está disponible Boubacar Kamara, que no se ha recuperado a tiempo de sus problemas físicos. Por otro lado, Rolando es duda. Así pues, resultará interesante ver cómo plantea el partido el OM, que quizás no cuente con suficientes efectivos para repetir la línea de tres defensas que funcionó ante el Leipzig, con Luiz Gustavo en el eje del trío de zagueros. Si llega Rolando, podría apostar por el ex del Oporto, Luiz Gustavo y Rami y abrir a Amavi y Bouna Sarr a las bandas, lo que permitiría juntar a Payet y Thauvin por el carril central en ataque. Otra alternativa más convencional es que el técnico marsellés apueste por un 4-2-3-1 más clásico, con Ocampos, Thauvin y Payet en tres cuartos, Luiz Gustavo en el doble pivote y Amavi y Sarr en los laterales de la línea de cuatro. También es sensible la baja de Mandanda, que sigue lesionado. Yohann Pelé no ofrece las mismas garantías.

Bouna Sarr.
Bouna Sarr está jugando de lateral derecho esta temporada. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Rudi Garcia aspira a clasificar al Olympique de Marsella para su tercera final de la UEFA Europa League, la primera de ellas tras el cambio de formato. El OM perdió ante el Parma en 1999, volvió a caer ante el Valencia de Rafa Benítez en 2004 y ahora sueña con una oportunidad para resarcirse en Francia. Más lejos queda la última final europea del club austríaco, la que perdió el Austria de Salzburgo en 1994 ante el Inter de Milán. En el once del equipo salzburgués, club transformado de cabo a rabo con la llegada del dinero de la Red Bull, estaba Leo Lainer. 24 años después, su hijo Stefan ocupa el lateral derecho del FC Salzburgo. Stefan Lainer es uno de los principales argumentos ofensivos del equipo centroeuropeo y uno de los futbolistas más cerebrales cuando toca sobreponerse a las adversidades y salir jugando desde atrás, con algo más de pausa porque el adversario cede la pelota. Lainer es profundo, pisa la línea de fondo y pone centros maravillosos. En la medular, Berisha y Schlager también pueden poner pausa antes de activar las descargas de espaldas de Dabbur o la velocidad al espacio de Hwang, uno de los principales peligros para la zaga marsellesa. El dinamismo del ataque austríaco será una prueba exigente para la defensa de emergencia que tenga que alinear Rudi Garcia. El éxito galo en esta eliminatoria seguramente residirá en que su talento de tres cuartos pese lo suficiente como para compensarlo.

Alineaciones probables: O. Marsella-FC Salzburgo, 21:05h en beIN SPORTS ESPAÑA

FC Salzburgo vs O. Marsella - Football tactics and formations

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

No quiero ser hater, pero la última final europea de un equipo austríaco es la de Recopa que pierde el Rapid con el PSG en 1996.

Deja un comentario

*