Planteamientos del Sevilla para una Final imprevista

Unai Emery Sevilla www.sevillafc.es

Mediados de julio de 2013. Barrio de Nervión, Sevilla. El calor nocturno impide a muchos dormir, y las terrazas de los bares rezuman jolgorio y vida iluminados por las farolas de las calles. En una mesa, un grupo de amigos habla de fútbol. Más concretamente, del Sevilla FC. Solo unos días atrás se había conocido que el equipo sevillista disputaría la presente edición de la UEFA Europa League. La victoria (sufrida) por 4-3 ante el Valencia CF en la última jornada había significado un noveno puesto en Liga que, entre la Final de Copa del Rey y las sanciones a terceros, acabó traduciéndose como “Europa. Está siendo un verano de mucho tráfico en el Sánchez-Pizjuán y en la mesa se comentan las últimas transferencias. Se han ido de la ciudad los últimos representantes del Sevilla de Juande Ramos (Palop Navas), y junto a ellos están saliendo otros jugadores importantes como Negredo (12 en total hasta el cierre de mercado). Estaban llegando futbolistas prometedores, propios de una política de construcción de proyectos a medio plazo. No había ninguna garantía de éxito. Se estaba iniciando un nuevo ciclo histórico en la institución. En esa mesa sonaban los nombres de Marko Marin, de Víctor Machín, de Daniel Carriço… Todo era muy nuevo. Emery, que dirigía los mandos desde unos pocos meses atrás, estaba llamado a poner los cimientos de un nuevo equipo. Tenía la misión de pasar página tras varios años de entrenadores destituidos en enero por no cumplir objetivos muy ambiciosos con plantillas degradadas. Emery iba a ser quien tirase el estirado chicle del Sevilla para que el club mascase otro nuevo. Unos días más tarde, al Sevilla le toca acabar las vacaciones de verano y empezar su andadura en la Europa League jugando la Ronda Clasificatoria 3 ante el Mladost Podgorica. Esa noche, en la mesa nadie osa a plantear una Final con presencia del equipo sevillista.

Unai Emery Sevilla www.sevillafc.esUnai Emery ha llevado a un Sevilla nuevo a la Final de Turín. Foto: www.sevillafc.es.

Sin embargo, está en ella. Esta tarde (20:45 CEST) esos amigos de la terraza verán en el Juventus Stadium de Turín cómo el Sevilla FC disputa la quinta final europea de la historia. La tercera de la UEFA Europa League. Enfrente estará el SL Benfica de Jorge Jesus, un equipo “rebotado” de la Champions y ligeramente favorito. No solo por su plantilla o sus actuaciones en el continente durante esta campaña, sino también por todo lo comentado sobre el Sevilla en esa calurosa noche de verano. Es la primera vez que el Sevilla no es considerado favorito en una Final de la segunda competición continental. El Middlesbrough de 2006 y el RCD Espanyol de 2007 tenían sobre el papel (y con el background histórico siempre presente) menos argumentos que el SL Benfica de hoy. No obstante, el no favoritismo no es tan importante en esta ocasión como la presión que experimenta el cuadro de las águilas. Por un lado, la padecen por querer romper la maldición de Béla Guttman, técnico con el que ganaron la Copa de Europa de 1962 y que al salir del club declaró que el Benfica no volvería a ser campeón de Europa (ha perdido las 7 Finales europeas que ha jugado desde entonces). Por otro, la sienten por lo acaecido en el pasado curso, en el que la Liga ZON Sagres, la Taça de Portugal y la UEFA Europa League se fueron en los últimos compases de los últimos partidos de cada competición. El bloque es casi el mismo que el año pasado y Jorge Jesus quiere resarcirse de todo esto. Pero las exigencias no siempre son buenas.

Para combatir contra el Benfica, el Sevilla FC va a mostrarse tal y como es ahora, tras su gran transformación. Los pupilos de Unai Emery se replegarán para intentar dañar con transiciones y juego directo a un Benfica que, cuando ataque con la posesión, sufrirá las ataduras defensivas de un equipo con doble mediocentro sólido. Considerando la actualidad reciente del equipo hispalense, y por decisiones como la de retirar a Carlos Bacca en la Semifinal de Mestalla con 2-0 en el marcador porque estaba apercibido, se puede afirmar que lo más probable es que Emery alinee a los suyos en 4-2-3-1. Con Bacca de único punta y con Ivan Rakitić por detrás para marcar diferencias. El bloque defensivo de 6 hombres del Sevilla actual no parece cuestionable (Carriço-Mbia doble pivote, Alberto Moreno y Coke en los laterales, Fazio y Pareja de centrales ante la portería de Beto). La duda está en las bandas, en las que las molestias físicas de Víctor Machín podrían llevar a otros planes diferentes al que hoy se considera el “A”. Atendiendo al ideario actual de Emery, el Sevilla podría plantear el siguiente partido:

– Fase defensiva –

Las tareas del doble mediocentro

El Sevilla se va a replegar a una altura media ante un Benfica que no emplea la figura del mediapunta sino que juega habitualmente con dos delanteros de entre Rodrigo Moreno, Lima y Óscar Cardozo. Resultará crucial idenfiticar en primer término cuál es el arma principal que emplearán los hombres de Jorge Jesus. Por su historial reciente, porque Bacca y Rakitić harán de primer obstáculo en el Sevilla y porque tendrán una posesión que saben utilizar, lo más probable es que el Benfica opte por el juego exterior. Los equipos que le juegan al Sevilla priorizando los costados motivan que el doble mediocentro hispalense se disocie para empujar a los atacantes rivales hacia las líneas laterales del campo. Sirva como ejemplo el trabajo de Stéphane Mbia y Daniel Carriço en la vuelta de Cuartos de Final ante el FC Porto. Este trabajo orientado hacia las bandas del camerunés y del portugués (previsiblemente el tándem titular en el centro hoy) es una gran ayuda a unos laterales que últimamente ven con preocupación lo poco que les ayudan los volantes replegados.

Otro examen al cierre de bandas

El Benfica se ha mostrado en la segunda vuelta, influido por la salida de Nemanja Matić, como un equipo especialmente exterior. Ha ido priorizando más el ataque por las bandas a medida que se ha ido asentando el novedoso sistema de 4-4-2. Futbolistas como los hoy sancionados Eduardo Salvio y Lazar Marković, además de jugadores como Nicolás Gaitán o Miralem Sulejmani, han sido los encargados de llevar el balón a los delanteros y de desbordar en la escuadra encarnada en los últimos meses. Ante un equipo que repliega como el Sevilla, con un doble mediocentro físico bloqueando cualquier conexión interior centrocampista-delantero, lo lógico es que el Benfica siga utilizando los carriles exteriores para acercarse a Beto. Esto significa que el Sevilla tendrá enfrente al tercer rival europeo consecutivo (tras FC Porto y Valencia CF) que le atacará más por fuera que por dentro, y por lo visto hasta ahora, eso puede generarle problemas.

Reyes Sevilla www.sevillafc.esJosé Antonio Reyes. Foto: www.sevillafc.es.

El cierre de los costados en fase defensiva está siendo problemático en el tramo final de temporada. El desgaste físico de los volantes titulares (José Antonio Reyes lo vivió en el cruce ante el Valencia y Víctor Machín llega tocado a la Final) y la falta de cultura defensiva de sus “sustitutos” (mediapuntas adaptados como Piotr Trochowski o Marko Marin) hacen que defender adecuadamente las bandas sea difícil. Es cierto que el Benfica tiene menos opciones de sacarle partido a este problema en comparación con Porto y Valencia, pues no tiene efectivos influyentes que permitan cambiar el juego exterior por el interior en una misma jugada. El Benfica, que seguramente forme con Rúben Amorim y André Gomes en el doble pivote por sanciones y lesiones, no tiene un Steven Defour, un Eduardo Vargas o un Sofiane Feghouli. No obstante, en los costados tiene a futbolistas de la talla de Gaitán que bien exigen una cobertura defensiva trabajada. Un mediocentro ayudando a un lateral puede quedarse corto si a Gaitán (y/o a Sulejmani) le ayudan los laterales (ofensivos como Maxi Pereira y Guilherme Siqueira). Son situaciones de 2 para 2 en las que el Benfica no haría nada fuera de lo común en ataque y el Sevilla haría un esfuerzo que con el tiempo puede provocar fallos del sistema defensivo (caída del mediocentro a la banda). Es necesario, pues, que en el carril estén en la ayuda Reyes, Víctor Machín o Marko Marin. Para el Sevilla es un examen final de cierre de bandas.

La protección argentina

El dúo que más ha mejorado a lo largo de la temporada de todos los dúos posibles en el juego del Sevilla es el del centro de la zaga. Federico Fazio, pese a aparecer en las fotos de los goles de la Semifinal de Mestalla, es una torre infranqueable que despeja de cabeza casi todos los centros laterales del rival y que remata casi todas las faltas y córneres merced a sus 195 centímetros y a su confianza en sí mismo. Su compañero Nico Pareja se ha asentado en la línea defensiva y su presencia continuada (por obligación al ser el único central puro del equipo junto a Fazio) le ha llevado a recuperar sensaciones y a mejorar su identidad de central corrector con respecto a la de aquel Pareja que salió de Barcelona camino de Moscú. Los dos argentinos forman un tándem complementario, en el que últimamente se puede confiar. Tener al doble mediocentro por delante influye, pero su nivel individual actual hace pensar que un hipotético juego directo del Benfica sobre sus puntas sería bien neutralizado por ambos. Fazio podría impedir que un ariete de los dos encarnados baje el balón al césped, y Pareja podría anular la conexión del ariete que retrocede con el delantero que no lo ha hecho. Además, están en condiciones de responder satisfactoriamente a contextos en los que André Gomes o Rúben Amorim ejercen de lanzadores de un Benfica frustrado por el repliegue sevillista. Esos hipotéticos desplazamientos largos, hechos por futbolistas no muy sobresalientes en esa faceta, están llamados a ser anulados por los protectores argentinos.

– Fase ofensiva –

Transición tras robo para apurar a Garay y a Luisão

Teniendo en cuenta que Ljubomir Fejsa es el único mediocentro puro de la plantilla del Benfica y que está lesionado (aunque no 100% descartado), el doble pivote del Benfica va a estar seguramente formado por dos interiores. Aunque es cierto que André Gomes sabe ejercer de ‘5’, no lo es, pues su naturaleza ofensiva a veces le traiciona con pérdidas en la salida de balón o en el primer pase de las jugadas. La ausencia de un “ancla” llevará al Benfica a dar pasos hacia delante ante el repliegue del Sevilla. Aunque sea de forma inercial. En ese caso, si el doble pivote benfiquista recibiera, el doble mediocentro sevillista reaccionaría centrándose y recuperando posiciones por dentro. Si esto sucede, y con Bacca-Rakitić de primera línea del sistema defensivo, es probable que el Benfica tenga pérdidas en zonas sensibles que permitan iniciar contragolpes, pues avanzar desde esa zona central implica normalmente estrellarse ante el muro Mbia-Carriço. Las transiciones tras robo son el punto fuerte del Sevilla en los últimos meses, y no tenerlas es sinónimo de problemas (el Valencia CF lo anuló así en la Semifinal de Mestalla). Con André Gomes y Amorim adelantados, habría espacio para que los relativamente descansados Bacca, Rakitić y Reyes (además de los Marin, Machín y Gameiro) puedan correr.

Bacca Rakitic Sevilla-Real Sociedad www.sevillafc.esBacca y Rakitić en el tramo final de una transición ante la Real Sociedad. Foto: www.sevillafc.es.

Los encargados de absorber estas transiciones de unos futbolistas rápidos cuando están en plenitud son los centrales, Ezequiel Garay y Luisão. El argentino y el brasileño son centrales que van bien por arriba y que tienen un cierto ímpetu ofensivo que les puede jugar malas pasadas. Si están bien posicionados, se tendrán que batir en duelos individuales o de 1 para 2 con los atacantes sevillistas. No serían los favoritos en ellos porque en el contexto planteado no hay ayudas: Amorim y Gomes estarían adelantados y, en consecuencia, Maxi Pereira y Siquieira desplegados en ataque. Pero también pueden darse situaciones en las que no estén colocados: en la Semifinal ante la Juventus se ha visto a Garay y a Luisão subir al área contraria para rematar saques de banda, pese a  lo arriesgado que resulta para el sistema defensivo. Un descontrol, una pillería o un robo con los centrales fuera de sitio puede ser castigado duramente por un Sevilla de transiciones que, enfrentándose a ellos en su área natural, también tendría opciones de dañar.

Continuidad lateral: un recurso que aprovecha la posesión

La transformación del Sevilla en esta temporada se ha debido a la ausencia de interiores. No se podía obtener rendimiento de las salidas en raso por dentro, pues no hay futbolistas en la plantilla con criterio y visión constructiva desde que Geoffrey Kondogbia puso rumbo a Mónaco. Por eso, el Sevilla de la primera vuelta perdió tiempo intentando incrustar entre centrales a Rakitić y llegó a ser colista en la tabla de La Liga. Ahora, el Sevilla ha asumido que no tolera la posesión salvo por una excepción, descubierta en la remontada ante el Real Betis en la vuelta de los Octavos de Final de esta competición. Esa excepción es la continuidad lateral. No necesariamente se consigue incrustando a Rakitić en el lateral izquierdo durante la salida, como en aquella noche en el Benito Villamarín. Basta con que la salida sea en raso por los costados y que el oponente no cierre del todo bien las bandas.

Alberto Moreno Sevilla www.sevillafc.esAlberto Moreno. Foto: www.sevillafc.es.

El Benfica, habitualmente, cierra bien los carriles exteriores. Pero las sanciones de Salvio y del trabajador Marković seguramente provoquen la inclusión de dos volantes zurdos en las bandas (Gaitán y Sulejmani). Vaya quien vaya en el sector derecho tendrá que sufrir a Alberto Moreno en fase ofensiva. Las incorporaciones ofensivas del canterano le hacen ser favorito de cara a aparecer en el once titular esta tarde, pues se podrá librar más fácilmente del primer escollo benfiquista al ser un volante sacado de su hábitat natural (pese a que Gaitán y Sulejmani han jugado ya a banda cambiada en el pasado). Si Alberto Moreno encuentra a Reyes o a Víctor Machín significa que habrá llegado a una altura tal en la que podrá interactuar también con Rakitić y con Bacca, pues en el doble pivote encarnado no habrá un ‘5’ puro que bloquee al colombiano y al croata. La banda izquierda del Sevilla podrá generar peligro merced a las asociaciones verticales que en ella se produzcan.

Un juego directo poco prometedor

La opción del clásico juego directo sobre Bacca, sobre Rakitić o sobre los volantes parece, a priori, poco prometedora ante este Benfica. En primer término, porque los centrales del Benfica (Luisão y Garay) controlan el juego aéreo y podrían neutralizar tanto los balones aéreos como los retrocesos de los dos atacantes para bajarlos. Y por otra parte, porque si el Sevilla pusiese el balón en el césped, las jugadas deberían ser individuales por parte del receptor del balón largo. Esto se debe a que los laterales benfiquistas estarían siempre situados en la defensa en este contexto (sin balón y en inicio de jugada del Sevilla), con lo que podrán controlar los movimientos de los volantes nervionenses, más productivos cuando contragolpean a sus espaldas que no cuando se les busca para asociaciones.

Si Víctor Machín no llega…

Víctor Machín Vitolo Kévin Gameiro www.sevillafc.esVíctor Machín. Foto: www.sevillafc.es.

Víctor Machín fue sustituido en el descanso del partido ante el Villarreal CF de hace 2 semanas (0-0) y es duda para la Final por un esguince de tobillo. El futbolista canario podría forzar para aparecer en el partido, pero de no hacerlo, su ausencia sería significativa en el Sevilla. El ex de la UD Las Palmas, entonado desde el invierno, ha sido clave en las transiciones del Sevilla en los últimos tiempos frente a rivales que atacan más por fuera que por dentro. No queda lejos en la memoria las transiciones en el Sánchez-Pizjuán ante el Valencia CF, en los que aprovechó a la perfección el hueco que dejaba el impetuoso João Pereira. En caso de que no pudiese jugar, se pueden dar dos escenarios:

  • a) Reyes juega por la banda izquierda y Marko Marin (favorito para caer a un costado antes que Trochowski) por la derecha. En este caso, la ausencia de Machín se apreciaría menos porque el mediapunta sin cultura defensiva estaría en la banda menos potente del Benfica (Maxi Pereira, lateral derecho, se incorporó al ataque menos que su homólogo Siqueira en las Semifinales ante la Juventus). Así pues, un esfuerzo por parte del mediapunta alemán, sumado a la disociación del doble pivote (Mbia ayuda a Coke), permitiría controlar al volante zurdo (Gaitán o Sulejmani).
  • b) Reyes juega por la banda derecha y Marko Marin por la izquierda. Sin el volante canario, este contexto es dañino para el Sevilla por lo visto en cuanto a cierre de bandas en los últimos encuentros. Siqueira y Sulejmani/Gaitán dañarían con frecuencia por el costado y serían superiories en los 2 para 2 que se crearían con la reacción defensiva de Alberto Moreno y Carriço. Se da la circunstancia de que la banda izquierda fue la preferida del Benfica en un partido poco sometido a un contexto determinado como fue la ida de Semifinales ante la Juventus, en la que Siqueira y Sulejmani agotaron a Martín Cáceres.

En fase ofensiva, no obstante, la presencia de Marko Marin sería bien recibida. El futbolista cedido por el Chelsea formaría una “escalera” acudiendo a la recepción a zonas intermedias entre el doble pivote y Rakitić. Así se convierte en un jugador que puede llevar hacia dentro (y a la espalda del doble pivote benfiquista) un juego exterior iniciado por Moreno y Coke desde la salida de campo propio.

“Los médicos nos han autorizado a tomar la decisión que consideremos oportuna y a los jugadores [Vitolo y Gameiro] a forzar”

Unai Emery en la rueda de prensa previa al partido.

El revulsivo Gameiro

Si a la preconvocatoria de 25 futbolistas de Unai Emery se le quitan los lesionados, los sancionados y los canteranos, se obtiene la que muy posiblemente sea la lista definitiva de 18 convocados para la Final. En ella, las únicas alternativas plausibles al plan “A” de Unai Emery son la colocación de Diogo Figueiras como volante derecho y la más evidente entrada de Kévin Gameiro como segundo ‘9’. No obstante, el francés llega tocado por un esguince de rodilla que le impidió viajar a Getafe este pasado domingo (derrota 1-0). En este caso, no es tan importante que no sea titular, pues la presencia de Carlos Bacca está asegurada. No obstante, sí es positiva su presencia en el banquillo para poder sumar como revulsivo en caso de que la Final no vaya por buen camino de acuerdo con los intereses sevillistas.

Kévin Gameiro Sevilla www.sevillafc.esKévin Gameiro. Foto: www.sevillafc.es.

Se ha visto en repetidas veces esta temporada: Emery, apurado, introduce a Gameiro junto a Bacca y pasa a un esquema de 4-4-2 en el que Ivan Rakitić pasa a ser interior. Desde una posición tan retrasada, el croata tiene varias opciones. La más productiva en los primeros momentos de evolución de este Sevilla fue la de servir desplazamientos en largo con su precisión de cirujano. Estos desplazamientos de balón, acaecidos siempre en el comienzo de contragolpes tras robo, suponían una manera de desconcertar a la defensa rival durante las carreras de Bacca, Gameiro y los volantes. Ofrecía siempre un pase orientado hacia diferentes lugares del campo como un buen y poco previsible lanzador del equipo. La opción menos existosa fue la de incrustarse entre centrales para sacar jugado un balón que nadie podía llevar hacia delante con asociaciones (la plantilla no tiene interiores). Y la más novedosa pero poco frecuente es la de colaborar en la continuidad lateral cayendo a la zona de Alberto Moreno (o Coke) para que el lateral se la ceda, corra sin balón y se vuelva a ofrecer más arriba a un pasador preciso que se la devolverá a buena altura, lo cual desencadena que el volante haya avanzado hacia el área rival y el equipo haya dado un paso adelante mientras Rakitić aguardaba para la devolución desde campo propio.

Las ventajas evidentes de tener dos delanteros sobre el campo se manifiestan en un mejor juego directo. Con dos arietes sí podría ser viable este mecanismo de ataque ante Luisão y Garay, pues Gameiro podría retroceder a bajar el servicio, arrastrar a uno de los zagueros encarnados y aprovechar el hueco que deja para filtrar un pase a Bacca que descolocaría al zaguero que no salió.

– Un posible once –

El once del Sevilla, salvo por la duda de Víctor Machín, parece previsible. Las únicas bajas son los lesionados Sebastián Cristóforo (ligamento cruzado anterior pierna izquierda), Denis Cheryshev (esguince de tobillo) y Cicinho (rodilla derecha), así como el sancionado Jairo Samperio, que vio su tercera tarjeta de la competición en Mestalla.

SEVBENPosibles onces del Sevilla FC – SL Benfica. Infografía: Share my Tactics.

Todos los textos sobre la final Sevilla-Benfica en MI

Foto de portada: www.sevillafc.es.

Related posts

4 comments

Una corrección y dos apuntes.

1-Bacca fue sustituido por Gameiro con el 2-0 en el marcador de Mestalla, no el 3-0.

2-Menudo trabajo te has dado para preparar el artículo David, grande.

3-Sé que no soy objetivo, pero yo no le daré mucho mérito Emery por esta copa si la gana haciendo lo que le hizo al Valencia y ante un Benfica muy muy lastrado por los sancionados y lesionados.

Un saludo y suerte (que no os irá mal).

Muchas gracias por el punto 2, Víctor. Sobre el 3, lo del mérito de Emery va más bien por darle la nueva identidad al equipo. Se ha transformado como técnico, se ha abierto a un abanico de estilos y ha acabado abrazando el más conveniente por la configuración de su plantilla. Y a pesar de hacer este proceso de adaptación, en la temporada en la que lo ha hecho con un grupo casi nuevo (y en consecuencia poco cohesionado), ha competido y se ha levantado de un mal arranque con una gran segunda vuelta. Yo personalmente creo que los equipos que viven esos procesos de transformación, o que tienen que iniciar un nuevo proyecto, suelen fallar. Y es comprensible que fallen; hay que ser pacientes en el fútbol, algo que cada vez ocurre menos. Pero el Sevilla ha llegado (de aquella manera, pero llegado al fin y al cabo) a la Final de la Europa League y ha optado a puesto Champions hasta casi el final de La Liga.

No solo es trabajo de técnico, claro. Es también propósito, trabajo y valía de los futbolistas que lo hacen posible. Pero yo en octubre o noviembre no me hubiese creído que el Sevilla tenía mimbres para ser el equipo que es ahora, con una idiosincrasia clara y una identidad muy marcada. Y creo que tiene mérito que Emery se la haya dado. Que pasara de querer la pelota sí o sí a proponer transiciones, “fusionándose ideológicamente” con la plantilla.

Deja un comentario

*