Un polifacético Sevilla ante un Valencia de bandas

Feghouli Bacca Focus www.sevillafc.es

Sevilla FC y Valencia CF abren en el Ramón Sánchez-Pizjuán (21:05 CEST) la Semifinal española de esta UEFA Europa League. Va a ser la cuarta ocasión en lo que va de siglo en la que dos clubes de La Liga se disputan directamente el acceso a la Final de la segunda competición continental. Se da la circunstancia de que, en estos 14 años, el equipo que se ha impuesto en una Semifinal así ha ganado el torneo, como bien saben tanto Valencia como Sevilla. Los chés se impusieron a estas alturas del torneo al Villarreal CF en 2004 y se hicieron con la copa mientras que en 2012 cayeron en esta instancia ante el Atlético de Madrid, a la postre campeón. Los de Nervión, por su parte, avanzaron ante CA Osasuna en 2007 y al final obtuvieron su segunda Copa de la UEFA. En esta ronda tan avanzada del torneo, la situación clasificatoria en el campeonato doméstico no es muy significativa, porque el pase a la Final se decide en 180 minutos y no en lo acaecido desde agosto. Pero esta vez evidencia quién llega mejor al partido. El Valencia, lejos de parecerse al que llegó hace 10 años al Sánchez-Pizjuán para asegurarse un título de Liga, se ha quedado sin objetivo en el campeonato doméstico y está arrostrando bajas en defensa. El Sevilla, sin embargo, viene de una racha de 3 victorias consecutivas y convincentes y de sumar 27 puntos de los últimos 30 posibles. Además, tiene a un duelo directo de distancia (contra el Athletic Club el domingo) el último cupo de Champions League. Son factores que tienen su peso en un duelo que, por los factores anímico y deportivo, será igualado.

Sevilla FC

Unai Emery ha conseguido que el Sevilla tenga múltiples versiones, variados recursos y diversas ideas para adaptarse a cualquier contexto o forma de jugar del rival. El hecho de que todas estén funcionando cuando se aplican demuestra en la práctica que el técnico vasco ha completado una evolución estilística que le ha llevado meses y que está dando éxito en los momentos decisivos de la temporada. Entre la remontada ante el FC Porto (4-1) y el día de hoy, el Sevilla ha mostrado tres versiones distintas de sí mismo. En el Derbi Sevillano ante el Real Betis (0-2), el Sevilla dio descanso a Ivan Rakitić y fue muy directo y pragmático. Dio un paso atrás en su desarrollo del juego exterior con balón, pues ante el Porto ya se había mostrado solvente defendiendo las bandas con dos redes de seguridad fiables. Esto sucedió por las ventajas que el equipo bético obtenía por los costados.

La banda era la única vía de salida rasa para los de Gabriel Humberto Calderón por el repliegue a media altura sevillista. Además, José Antonio Reyes no estuvo nada atinado en los duelos contra Juanfran, quien se escapaba siempre por el carril derecho y contactaba con Baptistão y los puntas verdiblancos para generar ocasiones de gol. Esa superioridad constante del oponente en la banda izquierda del Sevilla, sumada al hecho de que Piotr Trochowski ocupaba la banda derecha sin ofrecer retorno defensivo, obligó a los de Emery a centrar todos sus esfuerzos en cerrar las bandas en fase defensiva. Desde el comienzo, el Sevilla tuvo que utilizar el ya dominado recurso del juego directo. Se dedicó a generar peligro con él tanto antes como después de la expulsión de Juan Carlos a la media hora. Buscaron a Kévin Gameiro entre líneas para que contactase en altura con Carlos Bacca y viceversa, mandaron al área bética los balones que Vicente Iborra recuperaba gracias a su altura cuando el Real Betis no ponía con acierto un balón largo en campo contrario y colgaron balones directamente a ambos arietes cuando estaban incrustados entre los centrales. En una acción así, Carlos Bacca encontró el penalti que supuso el 0-1 y la mencionada expulsión. Avanzada la segunda parte, con un Real Betis volcado y desordenado por las lesiones, Ivan Rakitić apareció y generó una jugada asociativa para sentenciar. Una acción que fue una excepción con respecto a la forma de atacar sevillista.

Lo lógico es que hoy juegue Rakitić como titular y sea Carlos Bacca el único punta. No por ello el juego directo dejará de ser una opción productiva para el Sevilla, más si se tiene en cuenta lo ofensivo que es nominalmente el doble pivote esperado en el Valencia (Parejo-Keita) y el hecho de que Javi Fuego tendrá que jugar como central adaptado por las lesiones chés.

Bacca Gameiro www.sevillafc.esEl juego directo sobre Bacca y Gameiro es un recurso que domina el actual Sevilla. Foto: www.sevillafc.es.

En el encuentro ante el Granada de este domingo (4-0), el Sevilla volvió a parecerse más al que jugó contra el RCD Espanyol (3-1) y contra el FC Porto. Se vio a un Sevilla que combinó dos de sus registros futbolísticos más novedosos: el preocupado por la continuidad lateral y el que utiliza la “escalera”, esa cadena de pases que se generó por primera vez en Maribor cuando un mediapunta como Marin ocupó una banda y no hizo más que recibir centrado, por delante y por detrás de Rakitić. El club de Nervión puso algún balón directo en alguna ocasión a Gameiro (único punta), pero fue la opción menos escogida. Esto se debió a que el Sevilla atesora la posesión y saca provecho de ella cuando se preocupa por la continuidad lateral. Así se vio a Coke ser el hombre más trascendente en el juego del equipo: fue el más elegido para sacar el balón de campo propio con el beneplácito de Piti y Yacine Brahimi, atacantes de banda del Granada que apenas ayudaban atrás. En la banda de Coke partía Marko Marin, que tenía en paralelo a un interior ofensivo como Recio por lo asimétrico de la configuración del centro del campo nazarí (en el perfil de Víctor Machín estaban apostados dos mediocentros como Coeff e Iturra). La presencia del mediapunta alemán en esa zona se tradujo en la mencionada “escalera”. Así, Coke podía servir centros al área o cederla para que Marin encontrase espacios a la espalda de Recio y líneas de pase para Rakitić y Gameiro. El croata aparecía en altura cuando el Sevilla atacaba, el equipo producía con una posesión bien mantenida y defensivamente respondía con el esfuerzo del doble mediocentro (Carriço-Mbia) y con el retorno de Coke, que minimizaron a Piti, Brahimi, Recio y El Arabi.

El cuidado de las bandas y la tenencia del balón gracias a ellas es algo que el Sevilla podría mantener hoy, pues el Valencia ha sufrido ante equipos que percutían por los costados (como Osasuna, su último rival). Pero la “escalera” podría ser contraproducente por algo que ya se vio en Do Dragão: Marin no tiene cultura defensiva suficiente como para contener a un rival que anteponga el juego exterior a cualquier otro mecanismo. Y el Valencia, como buen equipo de Pizzi, es este tipo de rival.

Descubrir el planteamiento de Unai Emery (extécnico del Valencia) es uno de los principales alicientes de la Semifinal. Las mencionadas versiones de su Sevilla se han combinado en los últimos 3 meses con otras de transición tras robo, de asociaciones verticales, e incluso de salidas en raso, algo poco habitual desde el pasado otoño. Sea la que sea, el Sevilla ha conseguido trabajar lo suficiente como para conseguir dos objetivos que no dependen del rival. El primero y más importante: dejar de depender de Rakitić. El capitán del equipo ya puede elegir si asociarse en vertical, si moverse en horizontal, si ofrecerse a los mediocentros que le escoltan o si hacer desplazamientos en largo. Ya no está condenado a hacer esto último por la falta de mecanismos para atacar del equipo o a retrasar su posición hasta la de ‘5’ encargado de sacar la pelota. Esa libertad le ha quitado presión a un futbolista que llevaba meses rindiendo muy por encima de lo exigible y que empezaba a fallar en muestras de su condición humana. El otro objetivo alcanzado es la solvencia defensiva. Asociados a las versiones del Sevilla de los últimos meses siempre hay planes defensivos efectivos. El repliegue a media altura y el cierre de bandas han mejorado, los centrales de la plantilla (Federico Fazio y Nico Pareja) han ganado en seguridad y confianza y el Sevilla concede menos en campo propio.

Las dudas en el once de hoy se centran en el doble pivote (donde jugarán dos de entre Daniel Carriço, Stéphane Mbia e Iborra) y en la punta, donde Bacca es favorito para jugar de inicio tras rotar el domingo. La ocupación de las bandas demostrará qué idea tiene Emery en mente, pero la opción más cabal ante un equipo de Pizzi sería la disposición de Víctor Machín y José Antonio Reyes. Coke, expulsado ante el Porto, es baja por sanción, con lo que Diogo Figueiras será el lateral derecho. Fernando Navarro es favorito para ser titular en el izquierdo, pues Alberto Moreno ha entrado en la preconvocatoria pero acaba de salir de una lesión de tobillo. Sebastián Cristóforo (ligamento cruzado anterior pierna izquierda) y Denis Cheryshev (esguince de tobillo) causan baja por sus lesiones de larga duración.

Valencia CF

El Valencia ha mostrado en los últimos tiempos que su técnico, el argentino Juan Antonio Pizzi, ya se ha hecho completamente con las riendas del equipo. La escuadra valencianista es abierta, le da prioridad absoluta a la salida y al juego por las bandas y no depende de la posesión por el desborde que genera por los costados. Estas premisas son las señas de identidad del ideario del preparador de Santa Fe, que ya le dieron buen rédito en San Lorenzo con jugadores como Ángel Correa, Ignacio Piatti o Leandro Romagnoli. Las lesiones y las diferentes sanciones que ha padecido el equipo en Liga y en Europa League han llevado a que en el último mes se haya estabilizado por la fuerza un once concreto, unas alternativas muy concretas y un esquema casi invariable de 4-4-1-1. Eduardo Vargas se ha asentado por detrás de Paco Alcácer en un esquema que tiene a Fede Cartabia y a Sofiane Feghouli como volantes y a Juan Bernat y a João Pereira como laterales de largo recorrido. Las lesiones de los centrales, el problema de las inscripciones en la Europa League y las sanciones han llevado a que Seydou Keita y Dani Parejo se hayan asentado como doble pivote ofensivo en los últimos partidos y a que el mediocentro Javi Fuego se haya adaptado forzosamente a la demarcación de central. El funcionamiento del Valencia de las últimas semanas se puede apreciar en la eliminatoria de Cuartos de Final de Europa League ante el FC Basel. Los chés hicieron frente a una escuadra suiza con una disposición claramente defensiva, que jugó con trivote puro tanto en su estadio como en Mestalla y que quería minimizar el impacto de Feghouli y de Cartabia en los costados.

En Basilea, los de Pizzi ponían la pelota en juego y salían de campo propio a través de sus laterales para atacar por fuera. Sin embargo, su rival cerraba los costados con un imponente achique lateral: el volante presionaba y si se le superaba, retrocedía para unirse al mediocentro más exterior del trivote y al lateral en un ejercicio defensivo que le dejaba muy pocos metros a los volantes del Valencia. La presencia de tres mediocentros defensivos en el centro del campo bloqueaba cualquier intento de búsqueda de Eduardo Vargas o Dani Parejo entre líneas, y el Valencia no podía atacar. Conscientes de ello, los valencianistas hicieron esfuerzos para evitar que el FC Basel atacase. Su planteamiento defensivo sacrificaba el ataque por dentro: 3 mediocentros y un mediapunta como falso ‘9’ por lesiones como era Matías Delgado. La única vía real de ataque eran unas bandas que, con trabajo de los anulados Cartabia y Feghouli, se volvía casi inocua. El partido se va 2-0 al descanso para el cuadro helvético principalmente por un motivo de índole táctico: el maliense Seydou Keita no supo ejercer de mediocentro y su espalda fue el espacio ideal para que el FC Basel atacara. Matías Delgado se coló por esa zona y Stocker desgastó ese espacio yéndose constantemente hacia el centro. Además, la defensa estaba compuesta por Jérémy Mathieu (lateral hasta hace 2 temporadas) y Antonio Barragán (lateral) debido a la lesión de Philippe Senderos a los 20 minutos.

Feghouli Bernat Pereira FocusFeghouli, João Pereira y Bernat, de izquierda a derecha, forman junto a Cartabia las bandas del Valencia actual. Fotos: Focus Images Ltd. Edición: MarcadorInt.

El FC Basel tuvo que dejar de lado el planteamiento defensivo que se propuso por las lesiones de varios futbolistas (Philipp Degen y Delgado) y las adaptaciones del equipo a los cambios inherentes a ellas. No pudo contener a Feghouli y Cartabia, se descompuso por dentro y el Valencia generó muchas ocasiones, tanto por bandas como por dentro, merced a la movilidad de Vargas. El duelo de Mestalla, condicionado por las lesiones del FC Basel, fue una demostración de cómo funciona el mejor Valencia a día de hoy. La idea de Murat Yakin fue la misma, pero la composición del trivote varió. Su equipo empezó a estar saturado a la media hora de juego.

Los de Pizzi consiguieron obligar al FC Basel a elegir qué sector del campo defender. O lo que es lo mismo, hicieron que fuese imposible contener de forma simultánea bandas y centro. Todos los mecanismos de ataque valencianistas funcionaban al mismo tiempo para buscar la remontada.

Si los suizos protegían las bandas –de forma menos efectiva que en la ida por la condicionada colocación de sus futbolistas–, Feghouli y Cartabia buscaban una línea de pase para Parejo, que conquistaba fácil el espacio que dejaban los miembros más exteriores del trivote. El interior madrileño tenía espacio para buscar a Vargas y a Alcácer en el espacio comprendido entre el mediocentro más centrado y los defensas. Si los suizos elegían defender el centro, algo que prefirieron en exceso, los volantes apenas tenían oposición para penetrar o centrar. El factor diferencial fue la incorporación frecuente al ataque de Bernat y Pereira. Su presencia en altura hizo incontenible juego exterior del Valencia para los laterales del Basel por sus deficientes y escasos apoyos. La movilidad y la participación en el juego de un inspiradísimo Paco Alcácer, el suficiente retorno defensivo de Feghouli y Cartabia y la mejoría defensiva de Keita como ‘5’ provisional fueron los complementos de una trabajada y comprensible remontada.

Alcácer Catherine KõrtsmikEl internacional español sub 21 Paco Alcácer marcó un hat-trick ante el FC Basel. Foto: Catherine Kõrtsmik.

Esa preponderancia del juego exterior del Valencia podría forzar al Sevilla a colocar a dos volantes puros que trabajen en los costados con los laterales, pues los mañana locales ya han sufrido ante equipos exteriores como el ché por no hacerlo (Marko Marin contra Steven Defour). El papel de Vargas ante Mbia, Carriço o Iborra va a ser determinante para un Valencia que podría quedarse sin la opción de cambiar de bandas al centro por lo denso del doble pivote sevillista. El juego directo, aunque existente, no es excesivamente productivo en los de Pizzi. Alcácer, por movilidad, puede bajar balones aéreos, aunque las defensas rivales tienden a acomodarse con el retroceso del internacional sub 21 si tienen ayudas de mediocentros consistentes (como fue el caso de Francisco Silva y Raoul Loé en el 1-1 ante CA Osasuna del pasado sábado). Cuando se lo aplican al propio Valencia, la mermada zaga sufre. Javi Fuego, Rúben Vezo y Mathieu han tenido problemas ante Manucho en casa del Real Valladolid (0-0) y ante Oriol Riera en Pamplona. La escuadra de Mestalla también ha tenido problemas protegiendo sus costados. El esfuerzo defensivo de Cartabia y de Feghouli no es constante aunque fuese el idóneo ante el FC Basel hace 2 semanas. Incluso, varía durante el partido, como demuestran las indicaciones constantes de Pizzi desde el banquillo hacia estos dos futbolistas. Los rivales pueden hacer daño al Valencia como más le gusta al propio Valencia por esta circunstancia y por el Keita mediocentro.

Seguramente Fuego ejercerá de central y Keita de ‘5’ en Sevilla por las lesiones de Víctor Ruiz (recto anterior de la pierna izquierda) y Ricardo Costa (isquiotibiales de la pierna izquierda), así como por las molestias de un Philippe Senderos aún no recuperado al 100% de su lesión en los isquiotibiales de la pierna derecha. El joven central portugués Rúben Vezo no está inscrito en la Europa League, como tampoco lo está el atacante brasileño Vinícius Araújo. Además, Vicente Guaita estará entre palos por la lesión de Diego Alves (bíceps femoral de la pierna derecha).

SEVVALPosibles alineaciones del Sevilla FC – Valencia CF. Infografía: Share My Tactics.
Fotos de portada: Focus Images Ltd. y www.sevillafc.es. Edición: MarcadorInt.

Related posts

3 comments

A priori, veo mejor al Sevilla. Ahora bien, sus carrileros pueden sufrir mucho con los extremos del Valencia. Será determinante la aportación en defensa de Reyes. Si se dedica sólo a atacar (algo a lo que es proclive), su lateral lo echará en falta.

Yo prefiero a marco marin antes que reyes ni marin ni reyes son jugadores que defienda pero marin tiene mas calidad. No creo que fernado navarro suba mientra que el otro lateral alberto moreno sube por que vitolo es mas defensivo que marin y reyes para mi el partido. Va a esta en el centro de campo si el valencia no deja pensar a rakitic robando balones a los espacios de fazio el valencia tiene posiblidades lo mismo si hace el sevilla no dejando pensar a parejo y dando balones a marco marin y a Rakitic es sevilla arriba es mas peligroso. Con bacca o gameiro que valencia

Deja un comentario

*