Quaresma y Zelgin, cara y cruz en el Alvalade

Alvalade Sporting Naveira 3

Cuenta la leyenda que lo primero que hizo Quaresma, incluso antes de llorar, fue intentar dar una patada a la comadrona con el exterior de su pie derecho. El extremo luso ha envejecido, ya no es tan rápido ni explosivo como antaño, pero sigue causando estragos con la parte exterior de su bota derecha en el Besiktas. En su enésimo regreso al José Alvalade, Ricardo Quaresma saltó al césped dispuesto a convertirse en uno de los protagonistas del choque. El equipo turco necesitaba puntuar para superar la fase de grupos y eliminar al Sporting, entidad en la que precisamente se formó Quaresma antes de dar el salto al Barcelona.

Quaresma fue el protagonista de la primera hora de partido, en la que reinaron las imprecisiones y el descontrol, los pases precipitados y las pérdidas innecesarias. En este escenario de ida y vuelta emergió el extremo portugués para poner buenos centros desde la banda izquierda. Mario Gómez desperdició con un pésimo control un envío soberbio con el exterior a los doce minutos y solo Rui Patricio evitó que Sahan inaugurara el marcador en el 40′ al empalmar otro centro de Quaresma. A la tercera llegó la vencida, ya en la reanudación, cuando en una acción calcada a la del primer tiempo Quaresma sirvió en bandeja a Mario Gómez el 0-1 que encarrilaba la clasificación. Por supuesto, con un centro con el exterior del pie.

Quaresma - Luis Pinto
Ricardo Quaresma se formó en el Sporting CP. Foto: Luis Pinto.

Sin embargo, en la media hora decisiva el Besiktas se descompuso. El elenco otomano falló cuando lo tenía todo de cara y concedió muchas facilidades a un Sporting que se volcó en busca de la victoria. Por un lado dio un paso al frente Bryan Ruiz, que asistió a Slimani en el tanto del empate y anotó el 2-1 en el minuto 72. Pero en ambas dianas tuvo una cuota de responsabilidad importante el meta turco, Tolga Zengin. El arquero del Besiktas se quedó a media salida en el 1-1 de Slimani, cuando un mal control del ariete argelino parecía echar a perder la ocasión de gol, y no fue capaz de detener un remate a priori asequible de Ruiz, potente pero al primer palo. A última hora el Besiktas se quedó fuera de las eliminatorias de Europa League, donde no podrá acompañar a sus vecinos ciudadanos, el Fenerbahçe y un Galatasaray rebotado de la Champions.

Teo Gutiérrez puso el broche definitivo al triunfo lisboeta con el tercer tanto en el minuto 78, una diana que quiso festejar escribiendo un mensaje con el aerosol del colegiado. El delantero colombiano le birló el espray e intentó dejar una marca en el césped tras anotar, pero el aerosol se rebeló y dejó de echar espuma a media celebración. Jorge Jesus aspira a disputar su tercera final de la Europa League, después de perder una en el descuento ante el Chelsea y caer derrotado doce meses después ante el Sevilla en una resolución desde el punto de penal. Aunque fuese con las águilas que vuelan al otro lado de Lisboa.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*