Querer hasta el final

Jürgen Klopp (Foto: Focus Images Ltd)

¿El Liverpool remonta por sus futbolistas o porque tiene a Jürgen Klopp? ¿Qué tipo de valor se le debe dar a un entrenador que condiciona el estado anímico de un club entero en una eliminatoria que está perdida? Anfield lo tuvo claro desde el día en que llegó: hay que seguirle. Klopp es la persona más importante no del equipo, sino del proyecto y sólo así se entiende que si él quiere, el Liverpool quiere. Están obligados a querer. Contra el Borussia Dortmund quiso hasta el final y logró lo inexplicable (4-3) para llegar a las semifinales de la Europa League.

¿Cómo hizo daño el Dortmund?

La presentación del Borussia Dortmund en Anfield fue fulminante. De las que dejan sin respiración. Dos salidas en velocidad, ambas tras robos en el centro del campo, y dos rotundos goles. Mkhitaryan fue el protagonista de la primera carrera -que terminó en un gol suyo- y Marco Reus reventó a medio Liverpool en la segunda -que terminó en gol de Aubameyang-. En un suspiro había un margen de dos goles, como si los de Tuchel hubiesen decidido que primero había que marcar la diferencia entre un equipo y otro, y luego jugar el resto del partido. Pudieron sentenciar al final del primer tiempo, pero el inicio del choque fue demoledor. De hecho, hay una coincidencia en los tres goles del Dortmund: robos al rival. En el primero hay un mal pase de Coutinho hacia Alberto Moreno que aprovecha Mkhitaryan; en el segundo, Reus recoge un balón cerca del centro del campo para salir rápido al ataque; y en el tercero, es Hummels quien anticipa en campo rival y termina dando un pase en profundidad antológico para Reus.

Marco Reus, protagonista de la noche (Foto: Focus Images Ltd)
Marco Reus, protagonista de la noche (Foto: Focus Images Ltd)

Las dos reacciones

El Liverpool tuvo que levantarse dos veces en el partido: con el 0-2 y con el 1-3. Ambos resultados parecían definitivos, de los que cierran eliminatorias, pero los reds sacaron a relucir su espíritu heroico para volver a estar vivos.

La primera crisis duró exactamente siete minutos, desde el segundo gol del Dortmund hasta la primera ocasión de Origi. En ese breve espacio de tiempo, el Liverpool asimiló lo que acababa de suceder y, poco a poco, se hizo con el control de la posesión. En cuanto llegó la oportunidad del belga, surgieron veinte minutos repletos de llegadas al área de Weidenfeller. Anfield había sido golpeado por primera vez, pero la respuesta había sido inmediata: dos ocasiones de Origi, una de Lallana y dos más de Coutinho. A pesar del resultado adverso, casi desmotivador -eran necesarios tres goles para clasificarse-, el Liverpool estaba mentalmente dentro del choque.

El segundo golpe se pasó en cinco minutos, desde el tanto de Reus hasta los cambios de Klopp. Había marcado el alemán del Dortmund el gol que robaba las esperanzas, un 1-3 que en muchos sentidos apagaba el fuego de los ingleses: muy poco antes habían logrado recortar distancias gracias a un tanto de Origi -precedido de una imperial arrancada de Emre Can- y, en plena euforia local, calmaba al Liverpool obligándole a marcar tres goles más en el segundo tiempo.

Cambio táctico de Klopp a falta de media hora (Foto: Focus Images Ltd)
Cambio táctico de Klopp a falta de media hora (Foto: Focus Images Ltd)

En cuanto Klopp movió el banquillo, el Liverpool volvió a coger ritmo. Metió a Sturridge y a Allen por Firmino y Lallana, pasando así a una formación en rombo con los dos laterales subiendo mucho al ataque. El protagonismo de Allen no tardó en llegar, pues con sus primeras intervenciones incendió el ambiente: toques precisos abriendo a banda, saques rápidos de falta, inteligencia entre líneas para combinar. Con este nuevo esquema sobre el césped, el Liverpool encontró la superioridad en el centro del campo que dio origen al 2-3, un buen disparo de Coutinho tras una pared con Milner, ambos en posiciones céntricas y cercanas al área.

Magia

El tramo final de la eliminatoria, imposible de explicar, según Thomas Tuchel, porque no fue lógico, tuvo relato, pasión y goles decisivos. El Liverpool ya se había abalanzado sobre el Borussia Dortmund empujados por Anfield, que a falta de dos goles para estar en las semifinales de la Europa League creían que era posible. Hay situaciones en el fútbol que responden a lo que se respira en el estadio… y en Liverpool había fuego. En dos centros laterales, los defensas reds ganaron sus duelos porque tenían más hambre. En el primero, Lovren bloquea a Pisczcek para regalarle un remate en solitario a Sakho. En el segundo, en tiempo de descuento, el propio Lovren vence a Ramos en el palo largo tras una jugada de Milner por la banda.

Si el Liverpool es semifinalista de la Europa League es porque en octubre, con la misma plantilla que le dieron, llegó Klopp para cambiar la mentalidad de todos.

Sakho, autor del 3-3 (Foto: Focus Images Ltd)
Sakho, autor del 3-3 (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

partidazo épico….pero dececpionante Dortmund, buenos jugadores, juega bien…pero equipo blando y con alguna laguna (jugar con unp ortero semi-retirado, y un lateral derecho sin nivel como Piscek, con lo que bien que estuvo Ginter a princpios de temporada)
no le veo haciendo daño al Bayern
en cuanto alLiverpool, creciendo mucho con Klopp, con buenos refuerzos luchará el año que viene por la premier, y ojo que no gane la EL.

amen, sin un solo fichaje y muchisimas bajas kloop le ha dado alma y espiritu al equipo, y con eso + anfield todo es posible.

ansioso de ver que vemos el año que viene con los fichajes que haga el aleman y los de ahora con las ideas kloopquianas mas asimiladas, poder tocar rocanrol en toda su expresion!

ahora veo que le ha tocado el villarreal… veremos

Deja un comentario

*