Remontada épica en un Euroderbi para la historia

derbi93

Si la eliminatoria entre Sevilla y Betis ya iba a quedar marcada en los anales de la historia por ser la primera vez que los dos equipos de la capital hispalense se veían las caras en competición europea, más aun todavía tras el guión y el resultado final que se produjo en Heliópolis. En mitad de un escenario y ambiente incomparables, nadie podía imaginar que el desenlace se fuera a decidir en la lotería de los penaltis y de la manera en que se sucedieron los hechos. Unos y otros, al borde de un ataque de nervios convertido, al final, en grandes dosis de decepción y éxtasis respectivamente.

Tras lo ocurrido hace siete días en Nervión, Calderón nuevamente jugó al despiste. Durante la previa ensayó con una defensa confeccionada por cuatro centrales. Sin embargo, decidió dejar en el banquillo a Paulao -recién salido de una lesión- y apostar por Juan Carlos como lateral zurdo. Aparentemente, se podía intuir que el argentino volvía a la defensa de tres centrales y dos carrileros. En cambio, la disposición del equipo verdiblanco tras el pitido inicial fue de un 4-4-2 que se mantuvo durante todo el partido. Emery, con desventaja y poco más a perder, salió con todo. Gameiro y Bacca en ataque y una defensa con dos laterales ofensivos (Diogo y Alberto Moreno) más la novedad de Pareja junto a Fazio. En el doble pivote, el sustituto del sancionado Iborra fue el camerunés M’Bia, acompañado de Rakitic. En la banda ya se preveía la entrada de Marko Marin en la izquierda, desplazando a Reyes a la derecha.

El planteamiento del técnico guipuzcoano se impuso de salida al de Calderón. Dominio sevillista sin imprimir un gran ritmo pero con constancia, es decir, sin volverse loco (como ya apuntara durante las horas previas). Ayudó en gran parte el terreno que cedió un Betis exageradamente agazapado, sin intención de cuidar la pelota en abuso del balón largo. Demasiado espacio para un Sevilla que supo aprovecharlo presionando arriba para forzar pérdidas cerca del arco. Cuando los verdiblancos intentaban estirarse, los de Emery no tenían miramientos en montar peligrosos contragolpes que acabaron metiendo el miedo en el cuerpo al conjunto bético. La desgracia, en forma de lesiones, tampoco quiso perderse la cita. Perquis tuvo que ser sustituido al lesionarse en un contraataque que inició el Sevilla en campo propio -tras perdida por individualismo de Baptistao-. El entrenador verdiblanco decidió dar entrada a Nono (ausente por sanción en la ida), obligando a N’Diaye a formar pareja con Jordi en la cobertura. Un movimiento efímero porque un mal despeje del senegalés, a centro de Alberto Moreno, sirvió para que Reyes abriera el marcador y Calderón buscara otra solución. Pasar a Juanfran al lateral, Amaya junto a Figueras y N’Diaye de nuevo en la medular.

derbi93

La cara: la alegría de los jugadores del Sevilla tras certificar el pase a Cuartos (Foto: www.sevillafc.es)

Conforme iba avanzando la primera parte, el Sevilla fue acrecentando su dominio hasta llegar casi al asedio. Por bandas para ganar la espalda a la defensa o en rápidas combinaciones en la zona ancha buscando la entrada de hombres de segunda línea. Rakitic, lejos de posiciones de peligro pero con infinita soltura, movió al Sevilla a sus anchas ante un Betis temeroso y sin pólvora. Baptistao intentó generar siempre de manera individual, mientras Rubén Castro seguía sin entrar en juego. Una sociedad a destacar fue la que formaron Alberto Moreno -autor de dos asistencias- y Marko Marin por el costado zurdo. El alemán fue a menos pero el talento del que dispone está por encima del estado físico.

El Betis necesitaba tener mayor posesión y por momentos intentó pausar el ritmo, sin que el balón le quemara tanto. Porque no daba visos de poder aguantar esta situación. El planteamiento hacía aguas y el Sevilla insistía en la presión, provocando consecuentes imprecisiones en sectores de peligro. Al descanso, la cuestión radicaba en cómo frenar la superioridad nervionense sabiendo que adelantar líneas te puede condenar atrás pero buscar el error del rival cerca de su portería -como sucedió en el Pizjuán- te acerca al objetivo. Emery lo tomó como ejemplo desde el primer minuto y M’Bia tuvo la ocasión de igualar la elimiantoria justo antes del descanso. Calderón pareció concienciar a los suyos para volver al plan de la ida tras el paso por los vestuarios. No obstante, y aunque las piernas empezarían a flaquear, el Betis salió con más atrevimiento aunque el peligro sevillista en zona ancha rival continuaba siendo de alto voltaje. Un presagio de lo que sucedería después fue la parada salvadora de Beto a disparo de Baptistao. La clave radicó en ejercer la presión, buscar y provocar el fallo del rival. En ambos lados. A pesar de que el Betis pareció entenderlo tarde, logró que el Sevilla perdiera continuidad en su dominio sin que ello no ocultara sus amenazas.

Los recambios se movieron aunque de manera sigilosa, conscientes ambos entrenadores de que esto podía alargarse, aunque ninguno de ellos aportó excesivamente. Tal vez Salva Sevilla fue el más participativo al dotar de fluidez la circulación de su equipo, cuando éste dejó de notar el efecto de reacción. Marin parecía desfondado cuando se sacó una apertura para el carril de Alberto Moreno y éste sirvió a Bacca para fusilar a Adán. Error tremendo de la defensa, empezando por la espalda de Juanfran y por la colocación de los centrales verdiblancos. Ninguno llegó a intuir una asistencia más que evidente en otra muestra más de la verticalidad sevillista.

BET-SEV013.JPG.700x380_q85_crop-center

La cruz: la decepción de los jugadores del Betis tras caer derrotados en la tanda de penaltis (Foto: www.realbetisbalompie.es)

El autor del segundo tanto en Nervión tuvo las últimas del tiempo reglamentario antes de una prórroga, donde el cansancio acumulado condicionó las posibilidades de dos conjuntos que parecían aceptar el reto de jugársela desde los once metros mientras los aficionados de uno y otro no cabían en sus asientos. Antes de agotarse el reloj, Adán volvió a aparecer para reafirmar su estela de salvador bajo palos. Primero en una doble ocasión de Gameiro (con estirada espectacular) y Bacca, y después deteniendo la primera pena máxima a Vitolo. Una parada que parecía casi definitiva. Sin embargo, los errores de N’Diaye y Nono ante un Beto agigantado voltearon la situación para condenar a los suyos en pleno delirio sevillista. Un nuevo golpe -tal vez el definitivo- para un equipo marcado por la desgracia en la presente y confirmando las sospechas de que él mismo es su mayor enemigo. El Sevilla fue mejor en el cómputo global de la eliminatoria y merecedor del pasaporte a Cuartos. No supo materializarlo en su estadio pero sí en el de su eterno rival, devolviendo el golpe y adjudicándose el primer Euroderbi que quedará marcado en la historia por un guión de auténtica locura.

Foto de portada: www.sevillafc.es
¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!
aquí puedes descargártela para iPhone:

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*